º C Lun 22 de julio, 00:27 hrs. La Plata, Buenos Aires.

Roberto Carrillo

El director de un instituto de menores de La Plata quedó en la mira acusado de promover una revuelta feroz

El fin de semana pasado hubo una batalla campal entre distintos grupos de internos del Instituto COPA, ubicado en la localidad de Abasto. Durante la semana fueron brindando testimonio ante la justicia varios de los menores que participaron de la pelea, y este portal accedió a algunas declaraciones que incriminan al director del establecimiento. Los internos hablaron sin tapujos sobre el papel de esa persona, Roberto Carrillo. Aseguran que promovió "el combate" y que lideraba una red de comercialización de drogas y otros bienes que se vendían en el lugar. También, que en su escritorio encontraron cadenas de oro y otros objetos de los detenidos.

por Gabriela Cesarini

15/03/2019

Q

Imagen ilustrativa



El instituto en cuestión se llama COPA, y está ubicado en la localidad de Abasto, en la calle 520 y 226. Las primeras crónicas sobre una batalla campal que se desató en la madrugada del domingo mencionaban que “los jóvenes exigían la presencia del director de la institución, Roberto Carrillo”.

Con el correr de los días, y en base a testimonios de familiares de los detenidos que se sumaron a las declaraciones en sede judicial, Info BLANCO SOBRE NEGRO logró reconstruir no sólo el desarrollo de la trama menor (la refriega bestial entre los pibes) , sino el sistema que había montado en el instituto y que beneficiaba a algunos celadores. Todo, claro está, con la venia y la dirección del mandamás del lugar, según aseguran fuentes confiables que consultó este portal. Esas personas que testimoniaron lo que compartimos con nuestros lectores y lectoras temen por la vida de muchos internos. Esta crónica explica los porqué de tanto miedo.



La versión repetida entre varios de los detenidos es que fue el director Roberto Carrillo quien los instó a “resolver sus problemas”, para lo cual organizó la pelea entre dos grupos muy enfrentados. “Había lío habitualmente entre los chicos, pero el sábado a la noche el clima estaba más tenso y hubo algunas peleas aisladas”, explicó a este portal el padre de uno de los internos. Y agregó: “Entonces, Carrillo los llevó a un pabellón grande y los juntó a todos. Y les dijo: ‘si tienen tantos problemas arréglenlos de una vez, ahora mismo’”.

De acuerdo al relato, que chequeamos consultando a otros familiares, se dispusieron dos grupos que concentraron al resto de los internos. Una especie de Boca – River del COPA. Drogados y alcoholizados, los detenidos fueron por todo. Incluso se apoderaron de la oficina del responsable del lugar. “Encontramos cadenitas de oro y otros objetos de valor que nunca nos habían llegado y pensábamos que se los robaban los guardias”, le dijeron varios chicos a sus familiares.

Pero otro dato no puede pasar inadvertido: el descarado montaje mediático que siguió a la batalla campal.

En medios locales y provinciales se publicó una versión que dejaba a Carrillo como una de las víctimas, y no sólo eso, se lo ubicó en la escena del lado de los pacificadores, y hasta como un ídolo de los internos, tal como mencionamos párrafos antes en esta crónica (“los jóvenes exigían la presencia del director de la institución, Roberto Carrillo”).

Por el contrario, según las fuentes consultadas durante la semana, el papel de esa autoridad fue todo lo contrario a lo que inocentemente publicaron algunos medios, en particular uno local.

“Mi hijo me confesó que cuando entró al COPA (tenía 16 años) había consumido sólo marihuana y pegamento. Ahora me cuenta que ya probó todas las drogas, y que igual se le hace imposible seguir viviendo ahí. Cada vez que lo voy a visitar llora como cuando era un chiquito”. El relato fue brindado por una mamá, que además asegura estar dispuesta a dar testimonio en sede judicial una vez que su hijo esté a resguardo.

También involucró a las mujeres celadoras que la revisaban cada vez que había turno para las visitas. “Se sentía un olor impresionante a marihuana desde la puerta. Yo preguntaba: ¿cómo las autoridades del lugar y los responsables de la seguridad no olían nada? Después me explicaron que eran ellos los que vendían la droga desde la puerta para adentro. Y también se quedaban con cosas ricas que les dejábamos a los chicos, o con objetos de valor”, agregó.


Luego de la gran pelea, hubo ocho menores trasladados, dos de los cuales quedaron alojados en comisarías. Por supuesto, violando una vez más el fallo que prohíbe alojar adultos o menores en sedes policiales.

Info BLANCO SOBRE NEGRO se contactó con responsables de prensa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que aclararon: “La seguridad de los institutos está a cargo del Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires”. Como es tradición desde hace tres años y tres meses, el sector de prensa de esa cartera es inhallable. Queríamos que Carrillo diera su versión y nos permitiera visitar el COPA. Ya que no pudimos, repetimos públicamente nuestro deseo de que se nos autorice a visitar el Instituto, y dialogar con los internos.



Las reglas no escritas del COPA (Relatos de familiares)

“Cada pibe tenía diez minutos de máxima para hablar por teléfono. Si se pasaba de tiempo había un sistema de sanciones: entrega de cigarrillos, dinero u otros objetos. De lo contrario, el castigo se efectivizaba mediante la reclusión en sectores más duros de soportar que los habituales” (De la hermana de unos de los chicos).


“Una vez le quise entregar un celular a mi hijo. Arreglé con un guardia que me dijo que lo tirara a la noche por sobre el paredón envuelto en un trapo grueso, que él se lo alcanzaba. En vez de dárselo, le cobró dinero a cambio de no quedárselo él. Y cuando mi hijo se lo dijo al director, le respondió: ‘no sé de qué hablás’” (La palabra de una mamá)


“Hay pibes que no fumaban y no se drogaban antes de quedar presos acá. Y no solamente lo empezaron a hacer para soportar el lugar de encierro, sino que está muy mal visto por los chicos más pesados que los nuevos no se droguen . A mi hijo le rompieron la cara la primer noche para que esa regla le quede clara, y me lo contó al día siguiente. Le respondí: ‘bueno hijo, hacé lo que te piden’”. (Testimonio del padre de uno de los trasladados luego de la pelea)


“Cuando dos chicos se empiezan a golpearse los guardias nunca los separan. Al contrario, llaman a otros guardias y se ríen. Está arreglado y aclarado a todos que si hay alguna pelea, ellos no intervienen. Yo me preguntaba al principio: ¿si no están para eso, para qué están? Es evidente que lo que más les preocupa es el esquema de comercialización que funciona dentro de la institución”. (Testimonio de uno de los abogados que intervinieron tras el combate generalizado).


Info BLANCO SOBRE NEGRO recogió numerosas declaraciones de este tenor. Por eso fuimos hasta el Ministerio e intentamos en vano acceder a la palabra de los guardias apuntados, y fundamentalmente del responsable del lugar.

Ofrecemos a ellos y a cualquier otra autoridad vinculada al COPA este espacio para brindar su versión de lo que ocurrió en la noche del sábado y también para ofrecer alguna respuesta a los testimonios de los familiares y allegados a los internos.


Noticias relacionadas

  • Barrientos

    Entre la agricultura familiar, de precisión y los drones: una apuesta al futuro laboral

    El presidente de la Comisión de Prevención de las Adicciones de la Cámara de Diputados de la Provincia, Mauricio Barrientos, donó drones y entregó subsidios para proyectos relacionados con el campo. Horticultura, floricultura y pilotaje de drones, una salida laboral en el interior.
    21/07/2019

  • Lluvia

    Elevaron a “Amarillo” el Nivel de Atención del Riesgo por tormentas

    Anuncian que habrá "fuertes con ráfagas de viento y ocasional caída de granizo durante la jornada de hoy". Activaron las tareas de prevención con la limpieza de sumideros y el monitoreo de las condiciones climáticas.
    21/07/2019

  • Ss

    Desesperada búsqueda de un hombre que sufre Alzheimer y Parkinson, y que se extravió sin su medicina

    Se llama Rodolfo Sanzana Figueroa (63 años) y vive en 48 bis entre 127 y 128, en El Dique, partido de Ensenada. Esta mañana fue tomado por una cámara de seguridad del Hospital Naval (ubicado en 129 entre 51 Y 53) merodeando por la zona. Pero súbitamente, pese a las dificultades motrices que padece, desapareció también de ese lugar. Debería tomar su medicación cada tres horas. (Publicada domingo 18.32 hs)
    21/07/2019