El que la armó tiene 23 años
Cayó una fiesta clandestina en La Plata y atraparon al supuesto responsable cobrando entradas en la puerta

Info Blanco

Tenía lugar en un barrio cerrado y te contamos quién “puso la cara”.

 

 

Cayó una fiesta clandestina en La Plata y atraparon al dueño cobrando entradas en la puerta, mientras participaban más de 200 personas. Todo ocurrió en un barrio cerrado cuyo nombre de fantasía es “Buenos Aires Sur”, y cuyos propietarios aún no fueron identificados. También deberán dar explicaciones.

Vale aclarar que les correspondería a ellos también, de acuerdo a la normativa que existe para este tipo de ilícitos, una fuerte sanción económica por tener corresponsabilidad en el desarrollo del evento. Y que fue desarticulado en la madrugada por agentes de gran cantidad de organismos y tras violar abiertamente las medidas restrictivas dispuestas a raíz de la pandemia de coronavirus.

Hubo llamados de particulares que advirtieron sobre el ilícito al número de emergencias 147, de lo contrario nadie sabe si hubiese sido detectada la actividad. 

 

Nombre y apellido. O impunidad

En el lugar intervino, de acuerdo a lo que confirmó este medio por fuentes policiales,  personal de ReCAP, de ReBA, de la Policía Ecológica , de la Agencia de Seguridad Privada, de la Superintendencia de Seguridad Siniestral, de grupos operativos GPM y GAD, de la dirección de Bomberos , y de la secretaría de Control Ciudadano (ex control urbano) de La Plata. Podría decirse que casi un ejército de agentes estatales.

La actividad se desarrollaba en una casa ubicada en el kilómetro 13 de la ruta 11, en el partido de La Plata y camino al de Magdalena, al sur de la capital bonaerense. Como siempre en estos casos, las y los agentes secuestraron bebidas alcohólicas, equipos de sonido, consolas y frezeers.

También el personal que intervino asegura que tras detectar el operativo,  comenzó una huida en masa por los fondos del predio, pero todavía no se brindó ningún dato sobre cantidad de detenidos exacta, sobre sus edades,  ni sobre el organizador de esta fiesta.

Extraoficialmente INFO BLANCO SOBRE NEGRO accedió al nombre del organizador de la lujosa, clandestina y  lucrativa fiesta.

Se llama Iván Kalinoswki y tiene 23 años. “Se veía que habían estacionado unos 40 automóviles”, señaló la misma fuente, que estuvo en los primeros lugares del grupo que llegó al lugar. Allí  secuestraron bebidas alcohólicas, equipos de audio, parlantes, consolas, frezeers y otros elementos.

También se constató que el lugar no contaba, obviamente, con habilitación ni con las condiciones necesarias para la reunión de personas, por lo que labraron actas rubricadas por todas las fuerzas intervinientes.

Además, el organismo bonaerense que regula la comercialización de bebidas con alcohol, el REBA, informó que en el predio secuestraron gran cantidad de bebidas alcohólicas en botellas y packs de latas, hielo y equipos de refrigeración. Pero tampoco brindó la identidad de quienes responsables del evento.

 

El anonimato como mecanismo de protección

“El escrache de esta gente es una herramienta que se suele eludir por parte del Estado, no se puede mirar para otro lado ante semejante regalo, como es el anonimato y la reserva de identidad, de parte de las autoridades locales, provinciales y nacionales”, señaló a Info Blanco Sobre Negro Daniel Giacone, de la ONG “Más derechos menos impunidad”.

Además, el vecino platense advirtió que “aunque las multas para quienes organicen fiestas clandestinas en bares, salones de fiestas o casa quintas puedan ascender 2 millones de pesos (según el artículo 104 del Código Contravencional), resulta más que llamativo que nadie brinde cada vez que cae una fiesta clandestina los datos de cada delincuente que las arma”.

“De esa manera se protege al victimario y se acentúa un doble standard, según el cual el escrache público es sólo para ladrones de bicicletas, y se monta una sombra de sospechas en favor de cada empresario formal o informal de la noche en pandemia que nadie puede disimular, por más que se intente”, concluyó.

En el aspecto estrictamente económico vale aclarar que la normativa en vigencia establece que la sanción para las juntadas masivas debería obligar a el o la responsable al pago de hasta 1 millón de pesos.

Pero también señala que dicha multa recaerá no sólo en quienes organicen el encuentro, sino también en los propietarios del inmueble en el que se desarrolle la fiesta ilegal, y también en todos los miembros del consorcio si se trata de edificios o barrios cerrados, de acuerdo al artículo 45 de la Ordenanza Municipal N° 6147.

 

 

 

 

 



Comentá desde Facebook
Next Post

La Municipalidad de Pehuajó entrega subsidios a instituciones para paliar la crisis económica 

Zurro apunta a dar continuidad a la obra pública.