Hacían una sentada en la puerta
El dueño de una clínica de La Plata increpó a trabajadores que reclaman salarios de abril, “¿De qué se quejan?” disparó

Info Blanco

Pese a todo, anda en un auto que cuesta unos 45 mil dólares.

 

Nicolás Harispe @nicolasharispe

 

A los trabajadores de la clínica Mater Dei de La Plata les adeudan los salarios de abril, mayo y junio. Como informamos en este medio hace poco más de dos meses atrásla clínica  se acerca al abismo en plena pandemia. 

Hoy empleadas y empleados de ese centro de salud realizaron una sentada frente al edificio (ubicado en 45 entre 13 y 14), como vienen haciendo una vez por semana desde principios de año.

El lógico: los dueños de la clínica tienen la mala costumbre de atrasar los pagos de salarios todo lo que pueden. Ya constituye una política de la empresa, al parecer.

Como señaló en una entrevista el titular de ATSA La Plata, Pedro Borgini , que publicó Info Blanco Sobre Negro a propósito de la crisis económica del sector, los empleadores sufren el impacto de la crisis económica que produce la pandemia.

El caso de Mater Dei es distinto. El vaciamiento de la clínica es anterior al coronavirus, y sus dueños no tienen otro vínculo con la Salud que lo económico , es decir, administran el lugar pero también podrían vender ropa deportiva o explotar una casa de comidas rápidas.

Incluso, el pater familias aunque se pasea como un adulto mayor que cobra la jubilación mínima suele ser confundido con algún mendigo que pide monedas en la puerta del lugar, es un poderoso millonario que explota a más no poder su negocio.

Su flamante adquisición es un Ford Territory Titanium, que en el mercado se vende a poco menos de 5 millones de pesos, contaron a este medio varias personas vinculadas a ese centro de salud, entre ellos varios profesionales médicos.

 

Ford Territory Titanium Plus Price List, Promos, Specs & Gallery

 

El delegado de ATSA, Luis Angles, contó a este medio: “Hace unos 25 años llegaron los dueños actuales y comenzó el declive de la empresa”.

“Mater Dei era como una vaca que daba leche pero a la que no le daban de comer”,  afirmó, y luego agregó: “Con el tiempo quedó en manos de Edgar Carlos Gainza, un hombre de 85 años nacido en Cochabamba, Bolivia. Él incorporó a sus hijos y ahora es, casi, una firma familiar”.

Hoy, al mediodía, Don Gainza se enojó porque sus empleados se tomaron el atrevimiento de reclamar sus sueldos.

Tremendo, y no sólo eso:  se animó a increpar a quienes son víctimas de su pulsión por el lucro, como puede verse en este video grabado mientras realizaban este mediodía una protesta en el acceso al establecimiento.

 

 

Vale aclarar a cualquier persona desprevenida que el victimario es el que increpa, y quienes no cobran sus haberes desde abril son los increpados.

Sólo en este país donde todo está patas para arriba se puede observar tamaño despropósito.

Además, los propietarios mantienen deudas salariales desde el año pasado y se niegan a dialogar con los representantes del gremio de la sanidad (ATSA) para alcanzar una solución al conflicto.

Los  incumplimientos afectan a más de 100 trabajadores a quienes les adeudan la totalidad de la primera cuota del aguinaldo de 2020 y parte del segundo tramo del aguinaldo que venció en diciembre del año pasado.

También les deben parte del salario de abril y el total de mayo de 2021.

La deuda incluye también todas las sumas no remunerativas incorporadas por paritaria a los sueldos.

“Llegamos a esta instancia con desesperación porque aunque seguimos con esfuerzo trabajando por la salud de los pacientes, los dueños de Mater Dei no nos pagan hace más de un año y  no quieren encontrar un acuerdo para cancelar sus deudas. Insisten maliciosamente que la variable de ajuste de su mala administración la tienen que sufrir los trabajadores”, explicaron los dirigentes de ATSA-La Plata en un comunicado.

Los representantes sindicales ya participaron de varias audiencias en el ministerio de Trabajo bonaerense, pero hasta la fecha no hubo avances en la solución del conflicto.

El próximo 10 junio habrá otra reunión para intentar un posible acuerdo.

“Los compañeros no pueden seguir más de esta manera, hay mujeres jefas de familia que no resisten más” aseguraron los delegados de ATSA.

“Los propietarios de la Mater Dei son tan impresentables que hace poco suspendieron por 20 días a un compañero que estaba internado por COVID. No se molestaron en averiguar su situación y lo perjudicaron”, señalaron también.

El delegado del lugar dijo a Info Blanco Sobre Negro este mediodía, además, que no cortan la calle y cuidan que los reclamos no afecten la atención al público. “Son protestas que hacemos una vez por semana para visibilizar el drama que estamos viviendo”, explicó.

 

 

Fundada por la Iglesia y en manos de un comerciante, la clínica Mater Dei se acerca al abismo en plena pandemia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Comentá desde Facebook
Next Post

El Municipio firmó un acuerdo para formar y capacitar en oficios con salida laboral

Buscan ayudar a la creación de nuevas empresas.