Realizó la autopsia del fotógrafo
La Facultad de Medicina de la UNLP investigará el papel de un docente en el crimen de Cabezas y podría definir su expulsión

Info Blanco

El Consejo Directivo pospuso la designación de Darío Amado como profesor adjunto y resolvió iniciar una investigación sobre las acusaciones en su contra.

 

Este miércoles el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNLP postergó la designación de Darío Amado como profesor adjunto de la materia Medicina Legal.

Amado fue el forense que realizó con severas fallas la primera autopsia del cuerpo del fotógrafo José Luis Cabezas.

En diciembre pasado, el docente ganó el concurso para el cargo y sólo faltaba la ratificación del Consejo Directivo para que se convirtiera en profesor adjunto de Medicina Legal.

Hasta ahora se desempeñaba como jefe de trabajos prácticos.

Sin embargo, en los últimos días surgieron serios cuestionamientos al nombramiento por su desempeño hace 24 años como forense oficial a cargo de la primera pericia que se realizó al cuerpo del fotógrafo José Luis Cabezas.

Fue tan irregular su actuación que el juez tuvo que ordenar una segunda autopsia.

La familia de Cabezas publicó un comunicado en el que acusó a Amado de haber ocultado evidencias y fraguado informes.

“Cuando realizó la evaluación craneal deliberadamente omitió mencionar uno de los disparos que había en la cabeza del periodista. Sólo habló de un orificio, acorde a la teoría de que el crimen lo cometió solo una persona. Luego ‘se olvidó’ también de marcar que en el cuerpo había rastros de golpes. Y finalmente fraguó la fecha de la firma de un policía de General Madariaga para hacer pasar como que estuvo presente durante los exámenes médicos del cadáver”, detalla el texto que difundieron los allegados al fotógrafo asesinado.

 



 

Según pudo averiguar Info Blanco Sobre Negro, ante estas acusaciones el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Médicas resolvió abrir una investigación institucional sobre Amado.

Las actuaciones estarán a cargo de la Prosecretaría de Derechos Humanos de esa unidad académica. Mientras tanto, el cargo docente continuará vacante.

En caso de comprobarse las acusaciones vertidas por la familia de Cabezas, Darío Amado no sólo no podrá asumir en el cargo para el que ganó el concurso sino que directamente sería expulsado como docente de la Facultad.

 

Repercusiones

En diálogo con este portal, Manuel Fonseca, consejero directivo por el claustro de graduados, explicó que “la Facultad viene avanzando en un camino de búsqueda por memoria, verdad y justicia”.

Y agregó: “En 2014 echamos al vicedecano Enrique Pérez Albizu y con el cambio de gestión se creó la Prosecretaría de Derechos Humanos, que no existía”.

El representante añadió: “En el marco de ese camino es muy importante que no haya sido designado Amado hasta que no se investiguen las denuncias en su contra, que no habían sido incorporadas en el expediente del concurso pero esperamos que se haga ahora”.

“Desde el claustro de graduados nos vamos a posicionar siempre por una formación académica con perspectiva de derecho y que defienda la vida”, afirmó.

En un comunicado, los graduados manifestaron que “de ser ciertas, esas conductas se encuentran absolutamente reñidas con la pertenencia al claustro docente en cualquiera de sus estamentos y la Universidad Pública en general, y ameritarían una decisión contundente en lo concerniente al compromiso de nuestra Universidad con los Derechos Humanos”.

 

 

 



Comentá desde Facebook
Next Post

UDOCBA ratificó su reclamo: "Urgente suspensión de la presencialidad en todos los distritos"

Piden "actuar con mayor celeridad para prevenir el colapso sanitario".