Piden solidaridad tras un incendio que se llevó todo
Familias agricultoras de Los Hornos perdieron sus viviendas: el problema de la posesión de la tierra, una vez más

Info Blanco

Cuatro casillas se quemaron en la zona de Ruta 36 y 90. Piden ayuda. El problema de la tierra es central para los productores familiares.




“Las condiciones de precariedad en las que vivimos quienes producimos el 60 por ciento de los alimentos que se consumen en el país posibilitan que estas imágenes se repitan una y otra vez. Pero nuestra desesperación, dolor y bronca no entran en esas imágenes ni la podemos expresar”, señaló el MTE Rural en un comunicado.

Esta viernes Info BLANCO SOBRE NEGRO dialogó con Aimé Olivera, integrante de esa organización, y productora del del cordón frutihortícola de La Plata, ubicado en la zona oeste de la capital bonaerense.

Allí, contó Aimé, el alquiler de cada hectárea cultivable cuesta por mes (en Olmos y Abasto, particularmente) unos 12 mil pesos. “A eso hay que sumar el costo de la luz y que los insumos se comercializan a valor dólar” detalló la entrevistada.



En este contexto, de no mediar alguna ley nueva, las condiciones de vida de esas familias siempre tendrán un destino inevitable: la precariedad . “Los propietarios legales no quieren que construyamos viviendas dignas, de material, porque temen que después no nos vayamos o les cueste derribarlas en caso de que las quieran vender. Esta precariedad hace que se generen desgracias como la del último incendio”, explicó la productora rural. Y aclaró: “El fuego comenzó por un cortocircuito y enseguida tomó los paneles de madera de las casillas. No quedó nada”.

“Si pudiésemos resolver este problema y se nos permitiera comprar la tierra de la forma en que podamos, y le sea beneficioso también a los actuales propietarios, no sólo se repetirán estos incendios, sino que continuarán los otros problemas que sufrimos por la falta de un techo digno, como el hacinamiento, la falta de calefacción y otros aspectos que hacen que nuestra calidad de vida empeora cada vez más”, agregó Aimé.


El MTE Rural había señalado en su comunicado esta mañana: ” Necesitamos que sepas que vivimos en esas casillas de madera porque solo el uno por ciento de nosotros y nosotras somos dueñas de la tierra que trabajamos. En cambio, la grandísima mayoría trabajamos a porcentaje o alquilamos. Y los propietarios de esas tierras no nos dejan levantar una vivienda digna. De esa manera, les resulta más fácil echarnos a la calle cuando les surge algún negocio inmobiliario más rentable, sin respetar ni siquiera los contratos básicos de arrendamiento que no garantizan absolutamente nada. Solo nos alquilan un pedazo de tierra sin la mínima infraestructura. Nosotros y nosotras tenemos que hacer la bajada de la luz, abrir calles o arreglar caminos, instalar sistemas de riego, si podemos levantar invernáculos y un lugar donde vivir. Después queda trabajar de sol a sol para producir alimentos, aunque la mayor parte de los recursos generados a partir de nuestro trabajo se lo llevan los intermediarios entre nosotros y nosotras y el consumidor”.


Y agregaron: ” Este sistema perverso nos condena a vivir en la miseria, y cualquier incidente doméstico termina con el fuego consumiéndose todo lo que conseguimos con años de lucha y sacrificio”.

Por último, expresaron: ” Queremos créditos blandos para acceder a tierra y que el Congreso sancione la Ley que presentamos en la Cámara de Diputados, porque protege los cinturones verdes y abriga la esperanza de una mejor calidad de vida para nuestras familias agricultoras”.






Por Nicolás Harispe / @nicolasharispe



Comentá desde Facebook
Next Post

La justicia ordenó seguir atendiendo por IOMA a los profesionales afiliados a la Agremiación Médica Platense

El fuero contencioso administrativo sostuvo que el accionar de la AMP pone en riesgo la salud y la vida de las personas.