Con un programa propio
La Provincia ayudará a pagar salarios a jardines maternales de gestión privada

InfoBlanco

La ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, adelantó al gremio del sector, SADOP, que ofrecerá a los empleadores la ayuda que brinda el Programa de Preservación del Trabajo orientado a “unidades productivas” con nivel de empleo y facturación de micro y pequeñas empresas afectadas por el ASPO/DISPO, y que no hayan recibo ayuda de Nación mediante los ATP.

La asistencia tendrá como destinatarios a las pequeñas empresas, y en el sector de la educación privada en particular van a tener prioridad los jardines maternales y las cooperativas .

La novedad fue anticipada por Ruiz Malec el viernes en una reunión con SADOP Provincia de Buenos Aires . En ese encuentro además de la titular de la cartera de Trabajo estuvo presente la Secretaria General del gremio , María Inés Busso, la Secretaria Adjunta, Patricia Rodríguez, y el Secretario Gremial, Rodrigo Miguel.

Según informaron desde el sindicato a este portal, el gobierno bonaerense ayudará “con una prestación dineraria individual de hasta el 50% de un Salario Mínimo Vital y Móvil –S.M.V.M.- ($8.400) por hasta tres meses, por trabajador”. Ese monto será depositado en una cuenta individual en el Banco Provincia.

El gremio de los docentes de gestión privada dialogó con la funcionaria sobre otros temas: “La urgencia de la equiparación de los docentes que dictan materias extraprogramáticas, la necesidad de retomar la conformación de los Comités Mixtos, contemplados en la Ley 14408, y la necesidad de concretar el Consejo de Relaciones Laborales”. Para abordar analizarlos en conjunto la ministra se comprometió a convocar a una reunión para la próxima semana .



Comentá desde Facebook
Next Post

Testimonios sobre un cura medievalista de La Plata, el sacerdote que prefiere adolescentes

En 2013 lo mencionamos en una nota por declaraciones que agredían a las mujeres que pedían que cesara la violencia machista. El movimiento feminista comenzaba a a hacerse sentir con más fuerza y el sacerdote Raúl Sidders estaba irritado. Por eso había calificado de “loquitas”, “chirusas” y “yeguas” a quienes lazaran su voz. Pero se sentía, según atestiguan ex alumnos, con el derecho de abusar de los varones del San Vicente de Paul.