viernes 17 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Opinión | 5 sep 2021

No queremos a la región platense como ciudad dormitorio del Conurbano

Opinión. Gabriela Troiano, Proyecto Justo Social y Humanista. Precandidata a diputada provincial por la Lista 502+106.


Hace pocos días, la ONU declaró el “alerta rojo” por el cambio climático. Independientemente de las declaraciones, es el planeta el que habla, para quien quiera oír. 

Desde Proyecto Justo Social y Humanista sostenemos como uno de nuestros pilares el desarrollo sustentable, y entendemos que este modelo de producción y consumo, basado en el capital financiero, no va más. No está en juego sólo una manera de vivir, sino la supervivencia o la extinción de la especie humana sobre el planeta Tierra.

Como precandidata a Diputada Provincial, propongo e invito a que en los ámbitos provincial, regional y municipal, conformemos Consejos de alcance político, económico, social y ambiental, donde Estado, patronales, trabajadores y las organizaciones de la sociedad civil podamos diseñar el futuro que queremos, a través de los mecanismos de la democracia participativa, otro de los pilares de nuestro Proyecto.

La región capital bonaerense, como parte del área metropolitana de Buenos Aires y del eje litoral fluvial que se extiende hasta Rosario,  atraviesa desde hace décadas un acelerado proceso de desindustrialización y tercerización, extractivismo urbano, periurbano y rural del suelo, y crecimiento descontrolado de la mancha urbana, que se ha convertido en una verdadera bomba urbatrónica. Hay que desactivarla a tiempo, con una inteligente política de población a escala país, y no comprometer más nuestra calidad de vida.

Sólo el Parque Pereyra nos separa de convertirnos en un barrio más del Conurbano bonaerense. Así y todo, en esa reserva natural vemos un crecimiento desmedido de los permisos de asentamiento, uso y explotación.

La región platense, con sus tres universidades, puede volver a la senda del crecimiento genuino, creando empleos de calidad, adecuando los modelos productivos y de consumo, haciéndolos sustentables. 

La crisis provocada por la sindemia* desnudó y agravó la creciente desigualdad en América Latina. En la Argentina, tenemos un 70% de niños/as y adolescentes por debajo de las líneas de pobreza e indigencia, frente a las noticias que nos muestran a las empresas "unicornio", con una capitalización bursátil superior a los mil millones de dólares. 

Venimos de la tradición socialista, que tiene casi dos siglos en el mundo, y 125 años en la Argentina. Carlos Marx escribió que el capitalismo termina destruyendo los dos recursos a partir de los cuales genera riqueza: el ambiente y los seres humanos.

Está en nosotras y nosotros revertirlo, pensando globalmente y actuando localmente. Aún estamos a tiempo.

 

 

(*Nota: categoría postulada por la antropología médica que remite a la sinergia de los contextos socioeconómicos y las enfermedades, transmisibles o no, que afectan a una población. Véase, por ej: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=90525)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias