viernes 17 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 9 sep 2021

A un año del crimen de dos niñas argentinas en Paraguay, organizaciones y familiares marcharon al Consulado de ese país en La Plata

Reclamaron justicia y la aparición con vida de "Lichita", desaparecida hace casi un año


A pocos días de haberse cumplido un nuevo aniversario del asesinato de dos niñas argentinas el 2 de septiembre de 2020 en Paraguay, parte de la comunidad paraguaya en La Plata y familiares de las nenas marcharon a las puertas del consulado de ese país en la ciudad, ubicado en la calle 48 entre 14 y 15. 

El crimen de las niñas de nacionalidad argentina Lilian Mariana Villalba y Maria Carmen Villalba ocurrió en el departamento de Concepción en Paraguay en una operación de las fuerzas armadas de ese país contra la organización Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), y aún sigue sin esclarecerse. 

Las niñas, de 11 años, que eran primas y vivían con la abuela en Misiones, cruzaron a fines de 2019 a Paraguay para reunirse con sus padres por primera vez pero no pudieron regresar a la Argentina por el cierre de fronteras a causa de la pandemia. 

En tanto, en diciembre fue denunciada la desaparición de otra niña, Carmen Elizabeth Oviedo Villalba "Lichita", de 15 años, prima de Lilian y María e hija de dos integrantes del EPP. 

Los organismos internacionales han reclamado por ella y la versión que circuló es que fue vista por comunidades aborígenes cuando era subida a un camión  militar. A partir de allí no hubo más noticias y en noviembre se cumplirá un año de su desaparición. 

Una comitiva, que llegó a Paraguay el 19 de julio de 2021 para colaborar en la búsqueda de la niña, acusó al gobierno de Paraguay de poner obstáculos. 

Según informaron, el gobierno paraguayo le negó a la Misión Humanitaria Argentina la autorización para buscar por sus propios medios a "Lichita". 

El ministro del Interior de Paraguay, Arnaldo Guizzio, dijo que la comitiva no podía ingrear al territorio selvático donde la niña fue vista por última vez salvo que lo hicieran en compañía del ejército. 

El gobierno paraguayo sostiene que las niñas tomaron parte en los enfrentamientos, responsabilizando de sus muertes al EPP por reclutar en sus filas a menores de edad. 

Según el gobierno paraguayo,varios documentos mostrados el 29 de diciembre pasado "atestiguaron que la guerrilla emplea a menores en sus filas, crecidos y educados en Argentina y luego devueltos a los campamentos de la guerrilla donde nacieron", señaló el periódico paraguayo ABC.

Al respecto, Eduardo Soares, abogado de la gremial de abogados de La Plata, señaló que “el Estado paraguayo tiene una causa trucha pero prácticamente no ha hecho ninguna investigación”.

“No hay ningún imputado en Paraguay por el crimen de las niñas, que fueron secuestradas, torturadas y asesinadas salvajemente, se las disfrazó con uniformes militares y se quemaron todas las pruebas”, denunció Soares.

Además, según Soares, el Estado paraguayo puso en cuestionamiento la documentación que presentaron el gobierno y la justicia argentinas, “excusas para no avanzar con la causa”.

Por lo tanto, desde la gremial de abogados y abogadas se presentaron en los fueros internacionales, ante la Relatoría de los derechos del niños y adolescentes de Naciones Unidas.

Los testimonios que allí se tomaron fueron tomados por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, dirigido por Michelle Bachelet, que reclamó respuestas al Estado paraguayo pero no fueron respondidas, por lo que mandarán un grupo de expertos a Paraguay.

El abogado también hizo referencia a Laura Villalba, madre de Maria Carmen y tía de Lilian, que fue detenida e imputada, por los fiscales Federico Delfino y Lorenzo, por terrorismo, homicidio doloso en grado de tentativa, asociación terrorista, transgresión de la ley de armas y resistencia en carácter de autora. Las autoridades presumen que prestó apoyo logístico al EPP.

 

“Laura Villalba estaba detenida en la peores situaciones dentro de una cárcel militar de Paraguay pero ahora está en una cárcel común (en Amambay) y en una situación mucho mejor. Hoy puede hablar por teléfono, tiene compañeras con las que puede caminar y, sobre todo, va a poder ver a sus hijos”, manifestó Soares.

En ese sentido, el abogado informó que están pidiendo al gobierno argentino que los provea de toda la documentación “para que uno o dos compañeros de la gremial puedan llevarle los niños a Laura Villalba”.

Con respecto a la situación de Lichita, Soares informó que le están pidiendo al Estado argentino que los acompañe porque Paraguay no permite que entre el Equipo Argentino de Antropología Forense entre al país a investigar.

Finalmente, Soares se refirió a la situación de Carmen Villalba, mama de “Lichita” y tía de las nenas asesinadas, condenada a dieciocho años por varios delitos e histórica detenida política del EPP.

“Cuando le faltaban dos años para cumplir la pena el Estado paraguayo señaló que los hechos por los que fue condenada no constituían resistencia a la autoridad sino tentativa de homicidio y la condenaron a diecisiete años más”, denunció el abogado, que manifestó que la gremial de abogados y abogadas se puso a disposición de su defensa.

El jueves 2 de septiembre la Cancillería argentina lamentó con "profunda preocupación" que los asesinatos de las niñas aún no estén aclarados.

"La República Argentina lamenta que a la fecha no hayan sido esclarecidos los hechos vinculados  a la muerte de las niñas, y por ellos ha manifestado en numerosas oportunidades al gobierno de la República de Paraguay su profunda preocupación" ante esta situación, indicaron desde el Palacio San Martín a través de un comunicado. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias