domingo 16 de enero de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 5 dic 2021

Dos "motochorros" de entre 12 y 13 años robaron a plena luz del día en Villa Castells y quedaron registrados por una cámara vecinal

La madre dijo en la policía: "Ya no los quiero ir a buscar más, me cansaron"


Ayer cuando eran las 15 horas, una joven de 24 años que aguardaba la llegada de uno de sus hermanos dentro de un atumóvil de su familia fue robada por dos adolesecentes que circuilaban en una moto por 504 entre 10 y 11. Esa zona de Villa Castells es tierra de nadie, de día y de noche. Ya publicamos en Info Blanco Sobre Negro diferentes notas que dan cuenta de ello. Incluso hace poco hubo diferentes protestas y reuniones en la comisaría del barrio. 

Esta vez le tocó a la joven sufrir el repentino ataque a plena luz del día. La reacción que tuvo fue espontánea y se defendió del arrebato al que era sometida. Por suerte no llegó en ese momento el hermano al que estaba esperando, que tiene 16 años de edad.

El padre de la víctima dialogó con este medio y explicó: "Al ser jugadora de voley es una chica fuerte y no se la hizo fácil a los pibes, pero por suerte el forcejeo no terminó peor. Sufrió una lesión en el pómulo izquierdo y otras en sus brazos tras cubrirse de las trompadas que le propinaban los atacantes". 

Además, todo fue filmado por una cámara que colocaron los vecinos, hartos de vivir con miedo. Tampoco resultó suficiente. Horas después encontraron tirado en la calle un DNI que estaba dentro de la mochila que se llevaron, junto a una tarjeta SUBE. Los ladrones lograron quedarse con dos teléfonos celulares.

 

El padre de la víctima explicó en la charla con Info Blanco Sobre Negro: "Tenemos un sistema de monitoreo que consta de cámaras conectadas a los aparatos de teléfono de cada vecino, y también de una especie de central que funciona conectada al televisor de mi casa. Por eso pudimos tomar un registro tan minucioso del robo". 

En la tarde del domingo tomamos contacto con personal policial que actuó tras el ataque. Aseguran que estan "cansados" de detener a esos adolescentes, y que ya habrían cometido un sinfín de ilícitos pero por ser menores terminan a disposición de su madre. Ella le dijo reiteradas veces al personal de la bonaerense que no puede disciplinar a los pibes, y esta vez habría lanzado tras tomar conocimiento del nuevo robo: "Es la última vez que los voy a retirar, la próxima que se haga cargo el gobierno, la justicia o quien sea. Ya no los quiero ir a buscar más, me cansaron". 

Además, en el barrio circula la anécdota de una vez en la que se vio a esa mujer en un arranque violento destrozando un sector de la estación de servicio de 7 y 511, por lo que nadie espera que aporte soluciones. Ni ella ni sus hijos cuentan con el marco de contención necesario para que estas situaciones no se repitan. 

 

Además, entre las familias de la zona hay pocas esperanzas de que la de ayer fuera la última vez, sino todo lo contrario.

Los antecedentes de robos se cuentan de a decenas, y el apellido de una familia corre de boca en boca. Le atribuyen todos los ilícitos, pero en rigor, de acuerdo a lo que averiguó este portal, el delito es el la actividad que más crece en esa zona del norte del partido.

Y los efectos de la creciente marginalidad se advierten con mucha angustia, tanta que muchas familias que empiezan a creer que no falta mucho para que ocurra una tragedia que se lleve la vida de alguien.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias