domingo 29 de mayo de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 15 ene 2022

Ofrecen un millón de pesos a quien aporte información sobre un policía que integró una banda de abusadores y que está prófugo

Está acusado de prostituir junto a una banda de uniformados a menores de edad. Una de los adolescentes tuvo dos hijos mientras era sometida.


La Justicia Argentina ofrece recompensa de $1.000.000 a quienes aporten datos que ayuden a encontrar al prófugo Gustavo Reimundo Salinas, de Nacionalidad Argentina.

El ahora ex miembro de la Policía Federal nació el 26 de septiembre de 1975, por lo que actualmente tiene 46 años.

Fue condenado en día 30 de mayo del 2016 a la pena de 14 años de presión, por el delito de abuso sexual con acceso carnal, en concurso ideal con promoción de la corrupción de menores de 18 años, y está prófugo con una orden de captura vigente.

"Al menos ocho suboficiales de la Policía Montada de Policía Federal de Buenos Aires fueron separados de la fuerza, a mediados de marzo, al estar investigados por la Justicia en un caso de prostitución de menores. Fuentes policiales informaron que se trata del sargento Sebastián Borfitz, el cabo primero Héctor Diego Palavecino, los cabos Fermín Olmedo (Montada), Héctor Taborda Sotelo y los agentes Héctor Daniel Martínez, Mauricio Sebastián Acevedo, Gustavo Raimundo Salinas y Miguel Ángel Campero", publicó este medio en el momento de la primer detención del prófugo.

La causa judicial que involucró a los uniformados comenzó en 2012 tras la denuncia de un miembro de la comisaría 2ª ante el Ministerio de Seguridad que encabezaba, por aquel entonces,  Nilda Garré.

Voceros de la funcionaria informaron en ese momento que se investigaba una red de uniformados que "regenteaban y hacían prostituir a menores de edad que encontraban en situación de calle".

Las adolescentes eran sometidas sexualmente en diferentes puntos de la Capital Federal, tanto en destacamentos "como en lugares de consigna y en operativos deportivos".

Voceros de prensa explicaron que una de las chicas que era obligada a prostituirse tuvo dos hijos, por lo que "se ordenó un ADN para cotejar si el padre de esos chicos es alguno de los policías investigados".

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias