sábado 02 de julio de 2022 - Edición Nº 29.188

Política | 18 may 2022

De vivir seis meses en un cañaveral a ser intendente, la increíble vida de película de Juan "Chinchu" Gasparini

El jefe comunal en uso de licencia de Roque Pérez es el protagonista de un reciente libro que publicó José María Rinaldi.


Por: Federico García

A los once años se fue de su casa y vivió seis meses en un cañaveral con la única compañía de seis perros. Años más tarde, ese chico que únicamente completó el primario llegó a ser intendente de su ciudad, Roque Pérez, ubicada en el centro de la provincia de Buenos Aires.

El nombre de ese chico es Juan Carlos “Chinchu” Gasparini, cuya vida de película fue contada por su coterráneo José María Rinaldi en el libro “Chinchu, el hombre que torció su destino. De la calle al Palacio Municipal” (Ediciones Dinastía).

 

 

Dicha obra novelada fue presentada el lunes pasado en la última jornada de la 46° edición de la Feria Internacional del Libro que se llevó a cabo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El dirigente político fue intendente de su ciudad hasta este año cuando asumió como asesor del Ministerio de Gobierno para monitorear el programa “6 x 6”. Cabe destacar que está luchando contra un cáncer de médula y de hecho antes de la presentación del libro había estado en sesión de quimioterapia por la mañana.

“Tengo una oficina en Gobernación y me dedico a temas políticos, obras y atender a los compañeros”, afirmó el jefe comunal en uso de licencia a Info Blanco Sobre Negro.

Gasparini es nacido y criado en Roque Pérez, hijo de una madre inmigrante que llegó en barco a la Argentina y un padre que “desapareció” cuando él tenía siete años luego del bombardeo de un grupo de militares a la Plaza de Mayo en el año 1955 durante el gobierno de Juan Domingo Perón.

“Mi papá anduvo por Costa Rica, El Salvador y lo encontré en un hospital de Berazategui después de 46 años. Y me lo traje a Roque Pérez”, manifestó el dirigente peronista, que logró convivir con su padre nueve meses más antes de que falleciera.

“Mi madre trabajaba en Buenos Aires y la veia una vez por año, vivía con mi abuelo que trabajaba en la municipalidad y nos daba 'soga'. Era un tipo malo, le daba 'leña' a mi vieja y me daba 'leña' a mi. Fue una vida dura la mía, de mucha miseria, dormía en un colchón y una cobija de arpillera sobre una cama rota”, recordó Gasparini.

 

 

En relación a su apodo, el entrevistado explicó que le pusieron “chinchu” porque de chico iba al matadero a buscar lo que sobraba,  ya que en ese entonces las achuras se regalaban. 

“A los 11 años me fui de mi casa y dormí seis meses en un cañaveral con seis perros”, recordó el dirigente peronista, que antes de ser intendente de su ciudad tuvo varios trabajos. Fue “bolsero”, cazador de nutrias, juntó arbejas y choclo, levantó quiniela, fue camionero y empleado en un corralón de materiales.

“Casi siempre por cuenta mia, nunca fui peón de nadie, siempre que iba a algíun lado me preguntaban cuánto quería ganar y les decía 'probame, si te sirvo me pagas, sino no”, resaltó el dirigente roqueperense, que también fue jugador de fútbol y jugó con el ganador del Copa del Mundo de 1978 Ricardo Villa. Fue luego de su paso como jugador, cuando fue técnico del Club Alumni, donde ganó varios campeonatos.

 

Tiempos de gente "pesada"

De su época de “bolsero” cuando tenía 13 años, Gasparini recordó a Omar Fanucci, la persona que aglutinaba a todos los trabajadores changarines de Roque Pérez que llegaban en el tren.

“Ese hombre me marcó la vida, era duro, había peleas todos los días en el lugar donde trabajaba, incluso a cuchillo, con catorce años yo andaba con un revolver en la cintura”, rememoró el actual jefe comunal en uso de licencia, que también tiene una hermana, se casó cinco veces y tiene siete hijos.

De su etapa como camionero, Gasparini recordó un gran accidente en el que se vio involucrado en el año 1971 sobre la Ruta 41 “llegando a Lobos”, donde hubo más de 70 heridos y tres muertos.

No obstante su tenacidad en el trabajo, el dirigente político también se calificó a sí mismo como “muy vago” durante su etapa de juventud.

“Me he peleado con la Policía en los partidos de fútbol y en los bailes”, contó, aunque aclaró que nunca robó ni se drogó.  “Eso lo aprendi de estar con gente grande porque andaba en la timba, primero cebando mates en las jugadas y luego trabajando”, contó Gasparini, y remarcó que en esa etapa se hizo jugador. “Desde que fui intendente no fui más pero amo el casino”, afirmó quien fue electo por primera vez jefe comunal de Roque Pérez en el 2011 con más del 57 % de los votos.

 

El ingreso a la política

Gasparini se crió “en un barrio peronista”, aseguró. Y recordó: "El primer barrio que hizo Perón en el '45 lo cuidaba mi abuelo y la número uno iba a ser para nosotros pero vino el golpe y nos echaron, no nos dieron nada”.

“Me acuerdo del bombardeo, que lo escuché por la radio”, rememoró el vecino de Roque Pérez, y señaló que sus primeros juguetes fueron dos Maserati que le regaló Perón.

“Milité cuarenta años, trabajé mucho para Roque Perez, traje muchas cosas para el pueblo, nunca cobré un sueldo en esa etapa, no tengo hijos acomodados en la política, no tengo casa, alquilo detrás de la municipalidad por 28 mil pesos”, detalló Juan “Chinchu” Gasparini, que fue electo intendente en el año 2011, reelecto en el 2015 y vuelto a elegir en el 2019.

Ganó su primera elección después de haber triunfado en siete internas, de las que recordó que “las ganaba pero el candidato era otro”. Finalmente, en el 2011 le tocó a él y señaló que se dio cuenta de que iba a ser candidato "porque tenía votos independientes que el peronismo no tenía”.

“La política es una reivindicación a la vida que llevé y con la que pude demostrar que un tipo pobre puede hacer las cosas bien, porque parece que los que son ricos no roban y sólo lo hacen los pobres, creo que he echado eso por tierra y transformado a mi pueblo gracias a las políticas de Néstor y Cristina, y ahora de Axel”, detalló Gasparini, y destacó al actual intendente de Berazategui Juan José Mussi y al ministro de Seguridad de la Nación Anibal Fernández porque siempre le “dieron una mano”.

 

“Es un pueblo de iguales, acá no hay salud privada ni educación privada"

Gasparini aseguró que cuando asumió por primera vez muchos lo menospreciaron, pero él sabía qué obras hacían falta. Y cuando entró a la gestión lo hizo con un plan para lograr "lo que los demás intendentes no habían hecho o que no habían podido”, como por ejemplo obras de agua potable y cloacas.

“Preparé al pueblo para el futuro, hice siete pluviales, más de mil millones de pesos invertidos abajo de la tierra, además de luminarias, seguridad, haber traído una oficina de la ANSES, del Instituto de Previsión Social, el Registro Automotor, Defensa del Consumidor. Durante mi gestión se construyeron 5 escuelas y se repararon otras 25 , se consruyó un Centro de Monitoreo, se puso en marcha el programa “Tranqueras Seguras”, se renovó el hospital y se colocaron camas con control remoto”, deatlló el intendente en uso de licencia.

“Es un pueblo de iguales, acá no hay salud privada ni educación privada, hay oportunidad para todos que es lo que busqué siempre. Todo lo hace el municipio, la salud, la cultura, el deporte, todo lo que a mí me negaron; sabia lo que quería hacer y es a lo que me dedico y por lo que trabajo todos los días, para cambiar la historia de mi pueblo”, manifestó Gasparini.

Por último, el actual funcionario del Ministerio de Gobierno bonaerense se refirió al vínculo con sus vecinos y vecinas, algo que se refleja en el libro de Rinaldi cuando cuenta la vez que le pagó la luz a un vecino, o cómo los vecinos lo van a ver a la puerta de su casa para pedirle que gestione una solución a cierto problema.

“Ese vínculo lo tuve desde que naci, lo heredé de mi madre, dar todo aunque duela, darle todos a los demas aunque no tenga en mi casa”, reflexionó el dirigente.

“Yo no tengo enemigos, hay intendentes radicales que me vienen a visitar a la oficina. Amo la politica, me dio lo que no tuve, familia, una casa, todo lo que no tengo me lo dio la política. Me cobijó y me hizo alguien en el pueblo, camino por Roque Pérez y no tengo ningún problema. Eso es el peronismo, es el unico partido donde alguien como yo que tiene hasta primero inferior puede llegar a intendente”, concluyó.

Una prueba de esto último se pudo conocer en abril pasado cuando el diputado provincial Fabio Britos (opositor al gobierno de Axel Kicillof) comentó en su cuenta de Twitter una anécdota que había tenido con Gasparini. 

"'Chinchu necesitaría hablar con vos algunos temas de mi zona ahora que sos funcionario provincial. Avisame cuándo podés recibirme' fue mi mensaje a las 12 horas. No pasó ni media hora que Gasparini estaba en mi oficina de la Cámara de Diputados. Un grande", posteó el legislador.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias