domingo 07 de agosto de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 21 jul 2022

El Colegio de Kinesiólogos explicó de qué manera detectar trastornos en el neurodesarrollo de niños y niñas

Según datos científicos uno de cada seis niños que nacen en Argentina presentan algún trastorno del neurodesarrollo (TND).


Los trastornos del neurodesarrollo (TND) son distorsiones de las funciones sensoriales, motoras, cognitivas, comunicativas, conductuales o emocionales que pueden estar asociadas a una alteración crónica del sistema nervioso que impacta en el desempeño personal, social y académico de los niños.

Según un informe de la Sociedad Argentina de Pediatría cerca del 15% de la población infantil en nuestro país manifiesta algún tipo de esos trastornos, por lo que constituye un motivo de consulta frecuente en la niñez y adolescencia.

Desde el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires (CoKiBA) explicaron que esta especialidad dentro de la profesión tiene cada vez más preponderancia y resulta fundamental en el proceso de detección, diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

 

 

La Licenciada Micaela Savini, docente de Neurología y Neuropediatría aplicada a la Kinesiología de las universidades de Hurlingham (UNaHur) y de Morón (e integrante del CoKIBA), explicó: “Los determinantes biológicos y también los sociales y ambientales influyen sobre el crecimiento y desarrollo del niño pudiendo favorecer o debilitar la expresión de sus potencialidades. El período crítico de los primeros dos años de vida, está asociado con un nuevo concepto denominado ventana epigenética, en donde ciertos factores como el estrés, la exposición en entornos hostiles, violencia doméstica, separación materna, y otros pueden generar cambios en la expresión de los genes, resultando en diversos problemas de salud, entre los cuales están los trastornos del neurodesarrollo (TND)”.

“La atención temprana a cargo de los kinesiólogos, debe llegar a todos los niños que presenten cualquier tipo de trastorno o alteración en su desarrollo, ya sea físico, psíquico, sensorial, o se consideren en situaciones de riesgo biológico o social. No es necesario que exista una confirmación o evidencia sobre un déficit, la mera sospecha ya constituye una indicación para la intervención”, agregó.

De acuerdo con los relevamientos científicos de la Sociedad de Pediatría entre el 72% y el 80% de los casos donde se detectan TND las preocupaciones familiares se correlacionan positivamente con problemas en el desarrollo de los niños.

Una de las principales guías que se utiliza en la actualidad para la clasificación de los trastornos del Neurodesarrollo es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) ..  

Esta referencia científica incluye como TND los siguientes trastornos: Discapacidad intelectual con diferentes niveles de gravedad; Trastornos del espectro autista (TEA); trastorno de la comunicación, trastorno específico del aprendizaje, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastornos motores del Neurodesarrollo. (afectan la capacidad de producir y controlar movimientos corporales).

La especialista dijo además que “la intervención temprana repercute en un mejor pronóstico para el niño porque aprovecha el potencial neuroplástico del encéfalo para minimizar la repercusión de las lesiones. Su identificación oportuna constituye uno de los desafíos de la práctica en la atención primaria. Es importante saber que estos “trastornos” no se “curan”, porque no hablamos de una enfermedad sino de una forma diferente de desarrollo, que deriva en una forma diferente de funcionar”.

Según la especialista, los profesionales encargados de detectar las alteraciones del Neurodesarrollo, deben conocer el desarrollo sensorio motor típico, entender sus secuencias, la organización, el tiempo cronológico y los elementos externos e internos que participan en este proceso. Existe en la Argentina un instrumento denominado Prueba Nacional de Pesquisa (PRUNAPE) que fue desarrollado por pediatras argentinos y es una valiosa herramienta de pesquisa general del desarrollo infantil.

 

 

Durante la consulta, el examen neurológico completo y una historia clínica, son fundamentales para el hallazgo de los TND. La pesquisa positiva significa que el niño se encuentra en riesgo de tener un trastorno del desarrollo, por lo que se debe realizar evaluaciones diagnósticas para confirmar o descartar dicha sospecha y comenzar con un tratamiento de intervención temprana.

La evaluación se realiza mediante estudios neuroquímicos o neurofisiológicos complementarios (EEG, potenciales evocados, evaluación de visión y audición), la búsqueda de neuroimágenes (TAC y RNM), estudios de laboratorio, neurometabólicos, genéticos y evaluaciones que incluyen test estandarizados por terapeutas especializados en Neurodesarrollo.

 

Micaela Savini. MN 13045. MP 6371. Docente de Neurología en la Lic. en Kinesiología y Fisiatría de la UNaHur (2017 a la actualidad).  Docente de Neuropediatría en la Universidad de Morón (2013 a la actualidad).

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias