viernes 19 de agosto de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 5 ago 2022

Se conocieron más detalles sobre el caso del hombre que acuchilló a otro en Villa Castells: policías casi matan a la víctima por "portación de cara"

El agresor tendría problemas mentales, pero los efectivos cargaron durante el operativo contra el trabajador, que se desangraba. Como es morocho y humilde se abalanzaron contra él y casi termina muerto. Otra de la comisaría de Gonnet.


El martes, tras un llamado al 911, la Policía se hizo presente en una casa de la zona de calle 15 y 493 en Villa Castells. Fue luego de una denuncia por un conflicto que se había suscitado entre dos personas. Al llegar a ese domicilio se encontraron con dos hombres, uno de ellos ensangrentado.

Como informó este medio el miércoles pasado, los dueños de la casa aseguraron que el albañil se encontraba trabajando en el fondo de la vivienda y fue confundido con un delincuente por el agresor, un martillero de 32 años. Fue en ese momento cuando el acusado, que tendría "problemas de adicción y psicológicos", comenzó con la agresión a puntazo limpio.

La víctima (Martín Rodríguez, 53 años) sufrió un corte en el costado izquierdo del cuello que le provocó un abundante sangrado y tuvo que ser derivado de inmediato en el Hospital San Roque de Gonnet. Hasta ahí fue lo que se informó en La Plata, y lo que se conocía del caso. Hasta que dialogamos con vecinos y allegados a la víctima. Incluso consultamos a fuentes policiales que confirmaron otra versión, mucho más compleja y con fuertes ribetes de racismo, o clasismo, o como se le prefiera decir. 

 

En la foto, la víctima con la cuchara de albañil en la mano

 

La pieza que faltaba

En las últimas horas, llegó a la redacción de Info Blanco Sobre Negro la información de que un vecino de Rodríguez quería contar la versión de quienes viven en la zona sobre cómo había sido la secuencia completa de los hechos.

De acuerdo al relato de Diego Martínez, vecino de Villa Castells, la víctima venía trabajando en el lugar hacía dos días sin ningún tipo de inconvenientes. Hasta que el martes por la mañana un joven de 32 años, que tendría problemas mentales,  se acercó y sin mediar palabras le asestó un puntazo en el cuello. Sobrevivió de milagro. Pero faltaba otro capítulo del horror. 

Al verse agredido, Rodríguez intentó forcejear para sacarle el cuchillo al agresor y frenó con su mano otro intento de ataque, aunque tras el forcejeo el trabajador se trastabilló y cayó en la pileta. En ese momento el martillero agresor le arrojó dos mancuernas de 25 kilos cada una y agarró un palo de hockey para continuar pegándole a la víctima.

Mientras el trabajador perdía mucha sangre en la pileta, un compañero suyo logró ubicar a un patrullero para que detuviera al victimario, que supuestamente atravesaba un brote psicótico.

No obstante, siempre según Martínez, luego de que la víctima salió de la pileta los policías se acercaron a él y sin mediar palabras ni analizar la situación decidieron esposarlo pese a que estaba muy malherido. Y encima dejaron libre al agresor, es decir, al martillero que había aparecido a los cuchillazos, y que miraba la escena como si nada, de brazos cruzados. 

 

Sangrando, en el agua y con mucho frío

De acuerdo a los testimonios de los vecinos, Rodríguez estuvo desangrándose y con síntomas de hipotermia cerca de 20 minutos,  hasta que los policías entraron en razón y distinguieron quién era la víctima y quién el victimario. Luego lo llevaron al hospital, donde los profesionales aseguraron que si se demoraban "unos minutos más, no se salvaba". 

Martínez reflexionó en la charla con Info Blanco Sobre Negro: "El pobre Martín (Rodríguez) casi muere por tener la cara oscura. La escena era más que evidente: había una persona sangrando en el cuello dentro del agua de una pileta, y otra que miraba. Pero como el que observaba era de tez clara y el que estaba temblando de frío y sangrando del cuello era morocho y llevaba ropa de trabajo, actuaron con muchos prejuicios. Es muy grave".

"Nuestro vecino sobrevivió a un ataque salvaje mientras trabajaba, pero lo que casi le aplica la puntada final fue el racismo de los policías, que lo retuvieron y lo llevaron al borde de su propia muerte. Entre el obrero y el martillero eligieron abalanzarse contra el más pobre, sin tener ni idea de lo que ocurría", agregó. 

El martillero y ocasional cuchillero fue detenido por disposición de la UFI Nº 6 del Departamento Judicial La Plata, a cargo del fiscal Marcelo Romero, que caratuló la causa como “lesiones graves”. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias