La concejal Virginia Rodríguez
Píparo habló de “no rendirse” y le respondieron que no hay “una guerra” y que muestre “honestidad”

Info Blanco

Acorralada por las pruebas que tiene la fiscalía la diputada presiona para negociar su impunidad.


Como publicamos en INFO BLANCO SOBRE NEGRO ayer, la jueza Marcela Garmendia rechazó dos pedidos de excarcelación presentados por la defensa de Juan Ignacio Buzali, el marido de Carolina Píparo, diputada bonaerense y funcionaria de la Municipalidad de La Plata.

Lejos de mostrar gestos de arrepentimiento por la cacería que, a todas luces, realizó junto a su esposo y que por un milagro no le costó la vida a jóvenes que fueron embestidos, esta semana Píparo descolló con frases que nadie esperaba.


Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es Sin-titulo-3.png

Todos los testigos y las pruebas indican que el hombre conducía el auto y la legisladora lo acompañaba en el trepidante raid vengador, aunque las víctimas fueran humildes e inocentes pibes de barrio, vale recordar. Y minutos después declaró en sede judicial una versión que ya se demostró que es falsa.

“No me rindo. Todo lo contrario. Esta persecución política hacia mi persona, mientras mi único rol fue el de sufrir un asalto, lejos de asustarme me vuelve más fuerte para seguir luchando por la provincia y el país que merecemos”, aseveró en el último párrafo de una carta pública, en la que lejos de mostrar congoja exhibía soberbia y ánimo revanchista. Porque dice que es una “perseguida política”, como pueden observar si hacen clic sobre este párrafo.

Ante tamaño despropósito y entre tanto el abogado de Píparo, Fernando Burlando, ensaya explicaciones inverosímiles para “ganar” en el terreno del debate público (sobre todo por radio y televisión), la dirigente de Juntos por el Cambio recibió las primeras respuestas desde la política platense.

Hoy INFO BLANCO SOBRE NEGRO tuvo acceso a un texto que la concejal del FdT Virginia Rodríguez escribió en relación al tema. Se trata de un llamado a la racionalidad y al accionar responsable y honesto que debería mostrar cualquier funcionario público. El tono callejero y belicoso que en los últimos días comenzó a exhibir la legisladora llama, indudablemente, a profundizar el debate no sólo judicial, sino también moral y político.

Virginia Rodríguez tomó la iniciativa y expresó reflexiones que ampliarán y enriquecerán ese desafío ineludible: “Actuar con honestidad no significa ‘rendirse’“, señaló la edil del FdT.

Y agregó en tono reflexivo: “La empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está estrechamente relacionada con el altruismo –amor y preocupación por los demás- y la capacidad de ayudar. A días ya, de los hechos de público conocimiento acaecidos en la madrugada del 1° de enero que fueron protagonizados por la diputada provincial de Juntos por el Cambio, Carolina Píparo y su marido, Juan Ignacio Buzali, la palabra que menos encaja es precisamente, la ‘empatía’”.

“Uno debe ser responsable de las acciones personales y si la emoción pesa por sobre la razón, en este instante se produce el quiebre. Ponerse en el lugar del otro, pensar cómo se hubiera actuado en similar circunstancia requiere de un debate, también…porque entre el “decir” y el “hacer”, siempre hay un trecho”, añadió la concejal.

Virginia Rodríguez, además, expresó: “La realidad nos indica que una funcionaria municipal, que ocupa el cargo de ‘Secretaria de asistencia a la víctima’, llevó adelante en calidad de acompañante un raid con su vehículo, atropelló, arrastró y abandonó a dos personas, en su creencia de que los jóvenes eran “motochorros”. Lejos de pedir disculpas, habla de ‘no rendirse’. No es una guerra. Nadie hace ‘politiquería’ de un hecho así. Simplemente se pide sentido común. Empatía. Ponerse en el lugar de las víctimas y de sus familias y dar un paso al costado”.

Finalmente, la concejal platense afirmó: “El verdadero camino del compromiso con la función pública debe pasar por reconocer que las acciones ejecutadas en el ámbito privado están estrechamente vinculadas con el quehacer público. No se trata de política. Se trata de honestidad. De verdad como principio de Justicia. De integridad moral. En definitiva, de la tan ansiada “ética” que se pone en juego en cada acción que forma parte de nuestro camino y que nos define como responsables de nuestras decisiones”.



Comentá desde Facebook
Next Post

Los cines vuelven tras diez meses de cierre, con salas al 50 por ciento y grupos de no más de seis personas

El Ministerio de Cultura acordó la reapertura con las cámaras empresariales.