Informe
Se duplicó la cantidad de comedores y merenderos en La Plata: “Estiramos la comida como chicle”

Info Blanco

Necesitan apoyo no sólo desde el Estado, también del resto de la sociedad.


La crisis golpea donde más duele, sobe todo en las y los niños. Existen entre 50 y 100 comedores registrados en los diferentes comités barriales de La Plata. El crecimiento fue exponencial en los últimos dos años.

El trabajo silencioso y solidario de las asociaciones civiles se convierte en el pilar fundamental de contención social de los que padecen hambre en los barrios y villas de La Plata. La pandemia también desnudó la burocracia para poder conseguir un plato de comida.

INFO BLANCO SOBRE NEGRO habló con Juan Pache de la Asociación Civil sin fines de lucro Raíces de la República que tiene sede en San Carlos y asiste a tres merenderos: Comedor Lucas, ubicado en Calle 35 entre 149 y 150. Merendero Comedor Virgen de Itatí, ubicado en Calle 180 y 38. Y Merendero Hernández, ubicado en Calle 514 entre 25 y 26.

Juan contó que los comedores están funcionando en casas particulares, y que las asociaciones civiles se encargan de conseguirles alimentos. “Durante el 2020 el trabajo fue a fuerza de voluntad y consiguiendo donaciones de ropa y alimentos de particulares”, manifestó.

“Algunos logran inscribirse en el Banco de Alimentos para pagar a un costo menor los alimentos, pero no todas las ONG tienen acceso a esos productos porque significan tres mil o cuatro mil pesos por mes y son pocos los alimentos para cubrir tres días de comedor y dos días de merenderos”, explicó.

Para ayudar a ese comedor se pueden contactar en la página oficial haciendo clic acá.

En el mismo sentido, Juan contó que lo que reciben por parte de Desarrollo Social y  el Banco de Alimentos son productos secos y no perecederos, y se les complica con la compra de verduras y carne, y ahí apelan a las donaciones de particulares. No se conforman con la asistencia directa, sino que también realizan clases de apoyo porque los chicos presentan serias dificultades en el aprendizaje.

“Es una tarea grande cocinar tres o cinco días a la semana y muchos no reciben un incentivo, no tienen esa posibilidad y todo es a fuerza de pulmón”, expresó.

Estirar la comida como “chicle”

El padrino del Comedor Caritas Felices de Villa Alba, Gastón Ruta, hace dos años y medio que colabora para darle de comer a 30 chicos, que luego fueron más cuando apareció la pandemia. “La gente es solidaria”, remarcó, y dijo que lo que más necesitan son alimentos. Gastón usa su vehículo para buscar ayuda desde cualquier punto de la Ciudad.

Estiramos la comida como chicle para que alcance a todos y todos los días”, relató. Ahora está enfocado en la creación de una huerta, tras la donación de semillas que recibieron. Y destacó: “Me dan una mano todos: los hinchas de Gimnasia, de Estudiantes, peronistas y radicales, todos”.

Gastón también logró a través de gestiones que los chicos puedan completar el calendario de vacunas. Más de 60 niños podrán ser vacunados en el comedor.

Gastón, Pamela y Claudio agradecen la solidaridad recibida y esperan seguir contando con la colaboración de todos en el Comedor de Villa Alba, ubicado en Calle 601 entre 123 y 124.



Comentá desde Facebook
Next Post

Dos policías declararon bajo juramento que "Píparo y su marido vomitaban y tenían fuerte olor a alcohol"

Los abogados de las víctimas piden ''que se allane la comisaría para que se preserven los rastros genéticos''.