Los efectivos señalados ya contrataron abogados
Astudillo Castro: todos los caminos conducen a la policía y los fiscales también apuntan a la jueza

Info Blanco

Avanza la hipótesis de una “desaparición forzada seguida de muerte” del joven de 22 años.


La pulseada que mantienen entre la magistrada que interviene en la investigación y los fiscales no es un secreto para nadie. Lo reconocieron desde el Ministerio Público Fiscal de la Provincia en su sitio web, fiscales.gob.ar: “Los representantes del MPF recusaron a la jueza María Gabriela Marrón. Consideraron que la magistrada se entrometió en la investigación -delegada en la fiscalía- ordenando irregularmente una medida de prueba que permitía adelantar su opinión sobre la forma en que falleció el joven”.

Ahora los fiscales Andres Heim y Horacio Azzolín esperan los resultados de peritajes claves para avanzar en la hipótesis de la “desaparición forzada seguida de muerte” del joven de 22 años.

El hallazgo de más de 30 rastros que fueron detectados en un allanamiento en el destacamento policial de Teniente Origone el jueves último (por ejemplo, restos de una suela de zapatillas y una piedra que podría ser “turmalina” y que habría pertenecido a Facundo) , le dio un nuevo vigor y reorientó la causa: ahora parece apuntar definitivamente a una presunta participación de efectivos de la policía bonaerense en la desaparición.

Los fiscales esperan respuestas científicas respecto a distintos elementos secuestrados en el marco de la investigación.




La mochila

Uno de interrogantes a resolver es qué ocurrió con la mochila que pertenecía a Facundo y que fue encontrada en el mismo cangrejal en el que hallaron el cadáver. Lo que despertó más suspicacias es que fue vista en el lugar, pero unos días después y a 3 kilómetros de distancia.

En esa mochila encontraron algunas prendas de vestir del joven que estaban rotas y con signos de haber sido quemadas parcialmente con algún tipo de ácido.

La ropa en mal estado está siendo sometida a una técnica especial a cargo del Cuerpo de Investigadores Judiciales (CIJ) del Ministerio Público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

También dentro de la mochila fue encontrado el pantalón que llevaba puesto Facundo el día de su desaparición, cuando fue fotografiado por dos uniformados: Gabriel Sosa y Jana Curruhinca .

“Estaba doblado y guardado. ¿Cuándo se lo sacó? ¿Por qué?”, se preguntan en fiscalía, donde también señalan que “fue llamativo” que “dentro de la mochila estuviera la gorra, cuando Facundo era un joven que siempre iba con su gorra puesta”.

Según la web institucional fiscales.gob.ar“en el interior de la mochila había otras prendas de vestir de la víctima (nunca fue hallada su campera ni el cuello polar que siempre utilizaba), cuyos daños están siendo analizados por la Gendarmería Nacional Argentina”.

También se hallaban los dos teléfonos celulares que pertenecían a Facundo, sus auriculares, su cargador, la licencia de conducir y una tarjeta de crédito, entre otros objetos.

Pero no encontraron el DNI de Facundo, que sí tenía cuando fue detenido por los policías Sosa y Curruhinca en la ruta 3 a la altura de Mayor Buratovich y hasta fue fotografiado por ellos.

Otro de los peritajes cuyos resultados aguardan los investigadores está relacionado a los dos teléfonos celulares de Facundo que se hallaban en el bolsillo delantero de su mochila.

Los fiscales también dispusieron una serie de diligencias sobre la zona del estuario de Bahía Blanca en el que fue hallado el cadáver de Facundo, como la medición de sus mareas, relevamientos con drones, fotos satelitales de alta definición y un recorrido por el lugar.

Estas medidas corren de manera paralela a las que fueron realizadas el último jueves con el allanamiento dispuesto en el destacamento policial de Teniente Origone, donde hallaron más de 30 rastros que analizarán peritos especializados. Los investigadores intentan determinar si allí fue alojado en algún momento Facundo, antes de morir.




Los policías ya nombraron abogados

Los cuatro policías señalados por la querella como sospechosos de la “desaparición forzada seguida de muerte” de Facundo (Sosa, Curruhuinca, Siomara Flores y Alberto González) entregaron en las últimas horas sus teléfonos celulares, tal como le había exigido la semana pasada la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca. También designaron un abogado defensor, algo que hasta ahora habían evitado.

Si bien existe una imputación sobre ellos y un pedido de indagatoria del anterior fiscal del caso Santiago Ulpiano Martínez que fue rechazado por la jueza Marrón en septiembre del año pasado, todavía ninguno de los uniformados declaró en el marco de la investigación, algo que podría cambiar si la Justicia obtiene resultados de peritajes que los involucre en los próximos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El gobierno bonaerense dijo a los gremios docentes que va a aguardar el resultado de la paritaria nacional

UDOCBA reclama 7 puntos por año arriba de la inflación para recuperar la caída en la gestión de Vidal.