Experto del Conicet La Plata
El ‘‘señor de los mosquitos’’ adelantó que este año ‘‘no habrá un nuevo pico de dengue’’ y dijo que fumigar “no tiene sentido”

Info Blanco

Info BLANCO SOBRE NEGRO entrevistó al investigador Juan José García, uno de los máximos expertos del país en mosquitos y otros vectores.


Por: Martín Mazzoleni

En diálogo con Info BLANCO SOBRE NEGRO, el investigador del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores  (CEPAVE, CONICET-UNLP), Juan José García, explicó: “Desde que el aedes aegypti ingresó nuevamente a Argentina por los 90, el dengue se viene comportando en forma cíclica. Los primeros brotes importantes los tuvimos en 2009, se repitieron en 2016 y ahora en 2020”.

“Estos picos se dan por una suma de condiciones pero la realidad es que no son tan bien conocidas y no hay ningún factor determinante. La población del mosquito ya está muy bien instalada hasta el sur de la Provincia de Buenos Aires. En La Plata es muy evidente su presencia desde octubre hasta mayo, con máxima abundancia desde mitad de febrero hasta abril”, explicó.

Y vaticinó: “Este año no creo que se vaya a repetir un pico de dengue. Además, creo que el efecto del aislamiento puede favorecer a que no haya brotes. Algunos casos habrá, porque es inevitable”.

García también se refirió a la vacuna contra esa enfermedad desarrollada por el laboratorio francés Sanofi. “Tiene un efectividad cercana al 60% de efectividad para los cuatro serotipos, pero se vio que las personas vacunadas que no habían tenido nunca la enfermedad podían desarrollar dengue grave. Por eso había sido recomendada sólo para personas que ya hubieran tenido dengue, y en algunos países donde la situación es más grave”, precisó.



Conocer al mosquito para prevenir el dengue

El investigador del CEPAVE señaló que, al igual que sucede con el resto de las especies de mosquitos, en el aedes aegypti las únicas que pican son las hembras que necesitan la sangre para desarrollar sus huevos.

“Primero nacen los machos y a las 24 horas las hembras. Durante ese día, los machos deben adaptar su aparato genital para copular a la hembra ni bien nace.  Copulan una sola vez, guardan el semen en una cápsula y con eso le alcanza para poner varias camadas de huevos. Cada vez que pone huevos primero necesita completarse de sangre, puede ser de una misma persona o de distintas. En laboratorio tuve hasta cinco generaciones de una misma hembra”, explicó García.

El experto platense señaló que un mismo mosquito pica varias veces a lo largo de un plazo de alrededor de un mes y que si encuentra todo lo necesario en una vivienda no se desplaza más de 50 o 100 metros pero que en zonas con escasez de agua se han demostrado desplazamientos de hasta dos kilómetros y medio.

“A los huevos los coloca en una cubierta, o en un balde, pero no directamente en el agua sino en el borde, a la espera de que suba ese nivel de agua. Cuando los huevos quedan sumergidos, nacen las larvas”, explicó.

Y aclaró: “Las piletas de natación no representan riesgo. Las que están en uso no porque están mantenidas y las abandonadas tampoco porque este mosquito prefiere los recipientes chicos. En sus orígenes africanos, este mosquito  ponía sus huevos en la corteza de los árboles o en las cañas de bambú. Luego se fue adaptando a convivir con el hombre y empezó a utilizar sus recipientes”.



Fumigaciones sin sentido

El investigador del CEPAVE considera que “no tiene sentido para combatir a esta especie fumigar zanjas, espejos de agua o espacios abiertos”, ya que “el 99% de los aedes aegypti está dentro de las casas. Es un mosquito totalmente domiciliario”.

“A pesar de todas las campañas que se han hecho se siguen repitiendo ideas erróneas y diciendo muchas cosas incorrectas. Usan los plaguicidas sin medir las consecuencias, matando todo tipo de insecto y lo que queda desarrolla resistencia. Es como usar antibióticos sin que te lo receten”, advirtió García.

Y agregó: “Entiendo que los políticos necesitan hacer cosas para la foto y por eso salen a tirar humo. Yo siempre he propuesto que envíen un trabajador municipal para que se forme en mosquitos, ratas y cucarachas pero nunca lo logré. Con semejantes universidades, sería importante que fuesen aprovechadas”.


Métodos de control biológico

El especialista del CEPAVE contó que entre los métodos de control biológico “lo que mejor está funcionando es un programa desarrollado en Australia que aisló una bacteria muy común en los insectos y sólo afecta la parte reproductiva”.

“En el aedes aegypti esta bacteria no está presente pero se puede sacar de otros insectos para luego inyectarla en los huevos y así contagiar a su descendencia”, explicó García y amplió: “Se puede matar a los machos o convertirlos en hembra. Se inyectan los huevos y se garantiza que las próximas 4 descendencias queden infectadas. Así van con jaulas y los liberan”.

Por otra parte, García contó que “hay una empresa inglesa que modificó genéticamente a los mosquitos”, y detalló que en las Islas Caimán con este método se logró reducir la población de aedes aegeptis en un 98%. “Yo pienso que con el tiempo la naturaleza retorna a su equilibrio y se impone a las transformaciones”, opinó.

“La fumigación sólo tendría sentido ante un brote en un lugar determinado. Además se deben aislar los casos positivos para que no estén en contacto con otros mosquitos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Cagliardi inauguró la temporada de verano en Berissso y destacó: "Hemos recuperado nuestras playas"

El acto formal tuvo lugar en el balneario La Balandra.