''No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos''
La APDH afirmó que el gobierno de Menem ”debería quedar en la historia como la Segunda Década Infame”

Info Blanco

Aunque ”los medios de comunicación y los voceros políticos no quieran recordarlo”.



En momentos en los que palabras llenas de elogios que se escucharon, leyeron y dijeron sobre el ex Presidente Carlos Menem van cediendo a la reflexión más profunda, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) hizo público un documento.

Vale aclarar que se trata de una de las entidades más reconocidas en Argentina y a nivel internacional.

La integraron personalidades con un amplio reconocimiento, como el recordado Alfredo Bravo. Nadie discute que la APDH es una organización apartidaria y que expresa a importantes sectores de la sociedad civil.

Este domingo lanzó una profunda reflexión sobre lo que dejó durante su gestión Carlos Menem. Son párrafos en los que la entidad hace un recorrido por los temas que distinguieron a esa época de la Argentina.

“Pasados los tres días de duelo nacional decretados por el obsoleto reglamento del protocolo oficial, queremos hacer una valoración crítica de la obra de gobierno de Carlos Menem”, comienza el texto dado a conocer. Es claro que la APDH no busca posicionarse en el marco de una pretendida “imparcialidad”, sino todo lo contrario. Y propone con datos de la realidad analizar ese período a fondo.




El comienzo

Dice sobre Menem: “Su asunción en 1989, luego de una brutal estampida hiperinflacionaria y destituyente, generada por los grupos concentrados de poder económico, estuvo basada en la promesa de medidas de corte popular tradicionales en el peronismo.  Revolución productiva y salariazo fueron las dos consignas centrales de la campaña electoral, propuestas desechadas rápidamente y transformadas en un programa político y económico al servicio del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, bajo los lineamientos neoliberales y privatistas del Consenso de Washington”. 


La economía

“Un programa económico que tuvo en las políticas impulsadas por los “Chicago Boys” el objetivo central de desmantelar las empresas y servicios a cargo del Estado, reducir los presupuestos de las políticas sociales, en especial las de educación y de salud públicas”, agrega.

Luego recuerda que “en asombrosa voltereta programática, la revolución productiva se tradujo en relaciones carnales con EE. UU. y Gran Bretaña, siendo aplaudido por los líderes conservadores del momento, Ronald Reagan y Margaret Thatcher.   Marioneta al servicio de esos grandes intereses, Menem puso en venta y malvendió las empresas del Estado, YPF, YCF, Gas del Estado, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, Aerolíneas Argentinas, el Puerto, el sistema nacional de jubilaciones y pensiones, entre otros.  Destruyó el sistema ferroviario argentino, cerrando cientos de ramales y condenando al olvido y a la extinción  a los pueblos que dependían del paso del ferrocarril”.




La educación

Continúa: “En el marco de esa política, provocó y legalizó la transferencia de colegios secundarios y establecimientos terciarios  del ámbito nacional a las provincias, sin los recursos económicos necesarios para sostenerlos, generando de esta forma el peor deterioro de la educación pública conocido hasta el presente”.

También recuerda otro aspecto central del gobierno menemista: “Impulsó la Ley Federal de Educación, repudiada por la comunidad educativa, pero votada en el Congreso Nacional en 1993, la cual decretaba la destrucción de las escuelas normales, artísticas y técnicas, y colocaba a la educación en una suerte de dependencia con las empresas privadas. Una activa resistencia de gran parte de la comunidad educativa impidió el desguace total del sistema, recuperado lentamente a partir de la Ley Nacional de Educación recién en el año 2005”.


La Salud

Sobre las políticas dirigidas al sistema de salud, la APDH recordó que “las iniciativas a favor de la municipalización de los hospitales y su arancelamiento fue resistida por sectores de los gremios de la salud, no sin complicidades sindicales de todo tipo, lográndose por el apoyo de la comunidad la supervivencia de los centros de salud gratuitos, pero con presupuestos absolutamente precarizados y reducidos”. 

“Un vaciamiento gradual del sistema de salud, de los centros de producción científica y técnica, y la profundización de las brechas con el sector privado, altamente beneficiado, fue la resultante”, agregó la entidad.


El trabajo

“El marco de las relaciones laborales, recibió un golpe destructivo profundo con las medidas de flexibilización laboral que vulneraron los derechos básicos de los trabajadores.  Se inició un proceso ininterrumpido de precarización laboral, reforzada con el despido de cientos de miles de trabajadores, las promesas de microemprendimientos laborales de rápido fracaso, la mayoría de ellos”, destaca el documento.

Y advierte que “así como Carlos Menem cedió tan fácilmente ante la presión de la banca internacional, rifando el patrimonio público, también cedió ante a la presión de los grupos golpistas militares, minoritarios, pero de alto impacto, como el del coronel Mohamed Alí Seineldin, concediendo el indulto a los militares condenados por los crímenes de lesa humanidad”. 




El indulto

El indulto a los genocidas, según la APDH, “fue uno de los hechos más repudiados por la sociedad, generando la ruptura del arco político de apoyo a su gobierno e iniciando un proceso de fuerte oposición”.

Luego señala que “todo lo descrito fue posible por el servilismo del Poder Judicial, renovado con nuevos miembros de la Corte obsecuentes y jueces designados al margen del prestigio académico y jurídico.  Una etapa signada por la injerencia partidista  en la designación de cargos, consagrando lo que hoy es la corporación judicial clasista y conservadora que predomina en el ámbito judicial”.


Los medios de comunicación

“El poder de los medios de comunicación empezada a aflorar como uno de los resortes centrales para la formación de la opinión pública  y su aval para las reformas neoliberales. Junto a intelectuales  orgánicos del establishment de la prensa y la TV hegemónicas, un espectáculo televisivo a cargo de personajes de la farándula acompañaba el circo dirigido por el presidente”, recordó la Asamblea.

El apoyo del sistema económico concentrado y de la Banca Internacional, según la entidad, junto con la venta de las empresas y recursos estatales, “le permitió a Menem mantener  el artilugio de la paridad cambiaria, ilusión que encandiló a parte de la población argentina y permitió su reelección después de la reforma Constitucional de 1994”.




El final

“Carlos Menem culminó en 1999 su segundo mandato rodeado del repudio creciente de la población, en medio de multitudinarias protestas de los sectores marginados y excluidos por las políticas neoliberales, el movimiento de desocupados generado por el vaciamiento empresarial y privatista, los y las  piqueteros y piqueteras, los cortes de ruta, algunos de ellos ferozmente reprimidos”, destacó la APDH.

Y señaló: “Queda fuera de este breve pero dramático relato, el análisis de las decisiones tomadas por un presidente que no dudó de vender armas de manera clandestina a Ecuador, su implicación  en la resultante voladura de la fábrica de armamentos de Río Tercero, su alineamiento automático con EE. UU. y el Vaticano. También en el retroceso de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, expresado en la IV Conferencia de Mujeres realizada en Beijing.  No podemos dejar de mencionar la errática política internacional y el encubrimiento a los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA, todavía sin esclarecimiento definitivo”.

Por esas razones, plantea el reconocido organismo que trabaja por la defensa de los DD.HH. , “el gobierno de Carlos Menem  debería quedar en la historia como la Segunda Década Infame”.

“A pesar de que, en el marco de su entierro, los medios de comunicación y los voceros políticos no quieran recordarlo, seguramente por las diversas complicidades y acuerdos sostenidos en el tiempo, llegará un momento en que el balance popular hará justicia y repudiará públicamente la obra de gobierno de un político que destruyó lo que quedaba en pie del Estado argentino”, consideraron.   

Y concluyeron: “Sus políticas  económicas y culturales pueden compararse a las implementadas en la dictadura cívico – militar y a las que después retomaría el dúo Mauricio Macri – Rodríguez Larreta”.





Comentá desde Facebook
Next Post

Finalizó la propuesta sociocultural y gastronómica “Berisso Crece. Productivo y Cultural”

Hubo foodtracks, exposición de artesanos y productores locales, antigüedades y espectáculos en vivo.