domingo 21 de abril de 2024 - Edición Nº -1964

Universidad | 14 mar 2024

Miloni consideró que sin actualización presupuestaria, el colapso del sistema universitario "es inevitable"

El secretario general del gremio de los docentes de la Universidad Nacional de La Plata, ADULP, dialogó con Info Blanco Sobre Negro y abordó los principales temas de debate sobre la educación superior en Argentina.


Por: Nicolás Harispe

El jueves 14 en La Plata se realizó una marcha cuyo grado de masividad nadie esperaba.

La iniciativa del Frente Gremial Universitario de La Plata, integrado por la Asociación de Docentes de la Universidad local (ADULP), los trabajadores no docentes sindicalizados en ATULP, y la Federación Universitaria (FULP), superó lo previsto por las organizaciones convocantes, y culminó en un acto que mostró un conflicto que va creciendo en intensidad, pero también en masividad.

Es clara la política oficial de ahogar presupuestariamente a las casas de estudio con el argumento de que, como reza el lema que identifica a la gestión gubernamental, "no hay plata". 

De avanzar esa política de fuerte ajuste, la universidad local, al igual que las demás, agotaría su presupuesto a mediados de año. Al Ministerio de Educación parece no importarle, y el clima con todos los actores del sector no para de empeorar. 

"Hemos conformado un Frente Gremial Universitario entre ADULP, ATULP y FULP, donde planificamos, discutimos la coyuntura y tenemos un nivel de regularidad para debatir y coordinar acciones", destacó en diálogo con Info Blanco Sobre Negro el titular de del gremio docente, Octavio Miloni

"En el marco del paro nacional, lo que hicimos como Frente de La Plata fue convocar a una concentración en el Rectorado para reclamar por mejoras en el salario en el marco de las paritarias que cerraron. También exigimos mayor presupuesto para las universidades, y en consonancia con lo que plantean los compañeros y compañeras del movimiento estudiantil, una política por parte del gobierno nacional de contener la situación del alumnado, que está atravesando por un momento de mucha complejidad para poder ejercer el derecho a la educación. No pueden alquilar, viajar es carísimo, los alimentos y los apuntes también. En este contexto de pauperización creciente se hace imposible ejercer ese derecho", agregó el dirigente gremial. 

Además, Miloni señaló: "En el abrazo hubo mucha participación, lo que nos pone muy contentos. El primer paso del Frente fue el pasado 1 de marzo, cuando marchamos desde Plaza Italia hasta el Rectorado. Nuestro reclamo fue el que seguimos sosteniendo: la defensa de nuestros derechos, la defensa de los salarios y de la educación pública en general y universitaria en particular.

 

¿Cómo describirías la situación en la Universidad?

Con este presupuesto, y teniendo en cuenta que el funcionamiento de una universidad no es tener un aula con luces prendidas y gente escuchando a otro que da clase, sino el desarrollo de la docencia, la investigación y la extensión, este refuerzo presupuestario del 70 por ciento es insuficiente a todas luces, es claro que no va a alcanzar. Es inevitable.

Tenemos por ejemplo facultades donde se hacen ensayos industriales, como Ingeniería. Esas actividades implican un gasto enorme en electricidad. Además, por mencionar un ejemplo, hay laboratorios en otras unidades académicas en los que utilizan insumos importados,  y tienen un gran gasto en energía y mantenimiento. En la Facultad de Artes ocurre algo similar con el uso de hornos para cerámica, que son eléctricos y tienen un consumo energético enorme. Es tremendo lo que va a implicar el tarifazo en los servicios públicos,  y nos dieron solamente 70 por ciento de aumento en el presupuesto, contra incrementos de 400 por ciento en los servicios.

El desfinanciamiento te lleva a una educación de menor calidad, condicionada por la emergencia, donde se podría afrontar estrategias de formación solamente teoría y no prácticas. En tres meses tuvimos un 72 por ciento de inflación. Es tremendo, así el presupuesto no va a alcanzar, es inevitable.

 

¿Cómo sería ese escenario político?

En la asamblea votamos por un plan de lucha. Entendemos que hay que ir hacia una multiplicidad de actividades, porque el gobierno quiere corroborar una profecía autocumplida, y decir que todo lo estatal no sirve. En este caso querrán alegar que la universidad esté cerrada, por eso consideramos que con esa medida le haríamos un favor. Tenemos que innovar honrando la historia, enfrentar esta coyuntura y estar preparados con una batería de medidas que pueden incluir la huelga. 

Vamos a seguir propiciando reuniones por facultades y colegios, ir a una asamblea general en la segunda semana de abril y plantear a la CONADU que esta política con ortos sectores tiene que nacionalizarse. 

 

¿El movimiento estudiantil en las calles podría marcar un punto de inflexión, sobre todo entre los sectores medios?

El sector estudiantil está acompañando con mucho vigor y compromiso en La Plata. De hecho, en la marcha del 1 de marzo todas las agrupaciones, desde el radicalismo y el socialismo reformista hasta la izquierda y el peronismo, estuvieron movilizados. Porque o nos resignamos, o peleamos. Y no nos vamos a rendir frente al ajuste.

 

 

 

 

 

¿Cómo impactó la caída del salario real entre los docentes?

Ya hubo al menos un 50 por ciento de pérdida adquisitiva. El salario de nuestro sector, que está en paridad con el de los no docentes, tuvo 26 por ciento de aumento, con una inflación del 72 por ciento durante este año. Y el gobierno nacional cerró la paritaria porque quiere instalar que la patronal son los rectores, como si la educación superior no fuera parte del Estado. Dependemos del tesoro nacional para que se haga efectivo el acuerdo. 

El objetivo de fondo que tiene Milei es romper con la primacía de los convenios nacionales y llegar a legalizar convenios con empresas. En esa situación estamos en materia de negociación. Van a dar aumentos a discreción. 

Estamos en marzo, pero los efectos del ajuste se van a empezar a sentir recién a fin de este mes y en abril. Es una pelea que se está gestando más allá de que ya tengamos distintos episodios. Se está consolidando, y tendrá como virtud que habrá distintas formas para movilizarse y reclamar por nuestros derechos. 

 

¿De qué forma afectó a la matrícula universitaria el empobrecimiento general de la población? 

Es uno de los temas de debate y análisis en el Frente Gremial. El sector estudiantil es consiente de que si bien siempre hay un abandono temprano, que se ubica en el orden del 15 por ciento, este año esos números son mayores, y solo se explican por la crisis económica.

 

¿Percibís que hay cierta desazón y desánimo en la comunidad universitaria?

Lo que estoy viendo es que salimos de la sorpresa tan negativa y brutal de los anuncios de la motosierra. Después del balotaje hubo un bajón anímico que ahora se transformó en un espíritu de lucha, con la moral alta, y asumiendo la responsabilidad en la que nos puso la historia.

Si hacemos propuestas que sean adecuadas, el conflicto va a crecer y se va a masificar todavía más. Pero si nuestras propuestas están desfasadas de lo general, y no conectan con la gente, seguramente el impacto de las acciones que realicemos va a decrecer. Por eso insistimos: el termómetro permanente de lo que pasa en las facultades son las delegadas y los delegados, junto al intercambio de opiniones y el debate en las asambleas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias