jueves 23 de mayo de 2024 - Edición Nº -1996

Opinión | 28 abr 2024

Hacernos cargo

Por Federico Martelli, secretario general del MUP. Referente de la Red Federal Peronista.


En momentos en los que gran parte de los argentinos manifiestan su descontento, malestar, preocupación y angustia ante las medidas económicas y sociales y sus consecuencias, quienes pretendemos transformar la realidad para construir un país en serio tenemos la obligación de analizar cómo y por qué llegamos hasta acá. Los dirigentes políticos, en especial los peronistas, nos tenemos que hacer cargo de que Javier Milei es el resultado de no haber resuelto los principales problemas cuando fuimos gobierno.

Elevamos a categoría de mantra sagrado el concepto de “Estado presente” sin preguntarnos si era presente y eficiente, o si lograba abordar o resolver los problemas por los que pasaba nuestro pueblo. 

Presente estaba el BCRA, poniendo múltiples regulaciones de todo tipo para el comercio exterior, para las billeteras virtuales, para los pagos y las cuentas, pero incapaz de resolver su misión principal, cuidar el valor de la moneda. Ese Banco Central presente dejó una inflación de 250% anual.

Nos pasó lo mismo con el sistema educativo y sanitario. La enorme mayoría de la dirigencia política manda a sus hijos a escuelas privadas, se atiende en clínicas y sanatorios y tiene medicina prepaga. Los “viejos derechos”, consagrados en la Constitución Nacional y desarrollados exhaustivamente por Juan Domingo Perón en La Comunidad Organizada estuvieron seriamente limitados.

Llevábamos 12 años sin crecimiento económico, con altos índices de pobreza, caída del salario real y niveles insostenibles de informalidad. 

Además, las cuentas públicas volaron por los aires y consolidaron un déficit fiscal permanente que fue cubierto de manera alternativa con emisión y endeudamiento. Mientras, el tipo de cambio pasó de 4 pesos por cada dólar en 2011 a superar los 1000 pesos al final del gobierno de Alberto.

Cristina, Macri y Alberto nos depositaron acá. Que de Macri y su fracaso se hagan cargo en el Pro y en la UCR, pero de lo que nos toca a nosotros no podemos ni debemos seguir haciéndonos los boludos.  El silencio y la obediencia, sean por amor, por conveniencia o por miedo, no conducen a ningún lado.

El punto de partida debe ser una profunda renovación de ideas y personas. No podemos seguir en manos de quienes, pese a haber perdido 5 de las últimas 6 elecciones, pretenden seguir conduciendo los destinos del justicialismo sin siquiera explicar para qué quieren seguir usufructuando el poder que les da el dominio exclusivo de la lapicera.

Sostenemos que Argentina necesita un modelo que defienda el trabajo y la producción como ejes rectores de toda política pública, para la construcción de un modelo capitalista moderno, con reglas de mercado y un Estado que regule y provea servicios públicos de calidad.

Confío profundamente en que es posible. Recorro el país y veo la fuerza transformadora del pueblo. La veo en el campo, en la agroindustria, en la minería y la energía. En la cantidad de emprendedores que generan valor y en el esfuerzo de los trabajadores que están altamente calificados para la industria. La simbiosis entre ciencia, tecnología y producción está produciendo una verdadera revolución y nuestro desafío es llevar esa oportunidad a todos los argentinos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias