sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº -1991

Información General | 29 abr 2024

AstraZeneca admitió que su vacuna contra el COVID-19 podría inducir un efecto secundario raro: dialogamos con una especialista de La Plata

En el marco de una demanda judicial en el Reino Unido.


El laboratorio AstraZeneca admitió en documentos legales que su vacuna contra el COVID-19 podría inducir un efecto secundario raro, según informaron medios de prensa británicos.

La declaración se produjo en el contexto de una demanda colectiva que se inició en el Reino Unido, donde se alega que el fármaco, producto de la colaboración entre esa compañía farmacéutica y la Universidad de Oxford, sería la causa lesiones graves en un número limitado de casos.

El Tribunal Superior del Reino Unido recibió la presentación de 51 casos de personas que afirman haber sufrido estos cuadros o sus familiares. De acuerdo a lo informado por The Telegraph, el laboratorio admitió la presencia de estos casos raros en el marco de una defensa legal ante la demanda de Jamie Scott, quien fue el primero en presentarse en 2023 ante la Justicia.

Si bien en mayo del año pasado, en una carta a los abogados de Scott, AstraZeneca dijo que no aceptaban que "el TTS sea causado por la vacuna a nivel genérico”, en el documento legal presentado en febrero pasado ante el Tribunal Superior en febrero el laboratorio dijo que "se admite que la vacuna AZ puede, en casos muy raros, causar TTS. Se desconoce el mecanismo causal”. Asimismo, destacó que "el TTS también puede ocurrir en ausencia de la vacuna AZ (o cualquier vacuna). La causalidad en cualquier caso individual será materia de prueba pericial”.

La demanda argumenta que el inoculante provocó una reacción adversa grave en algunas personas, que afectó de manera devastadora a varias familias. Este reconocimiento por parte de AstraZeneca podría sentar las bases para un acuerdo de compensación de hasta 100 millones de libras esterlinas (unos 125 millones de dólares) para los demandantes, informó The Telegraph.

Al respecto, Info Blanco Sobre Negro dialogó con Daniela Hozbor, investigadora principal del CONICET y docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, quien recordó que durante la pandemia se paralizó la vacunación con AstraZeneca debido a este tipo de casos. 

"Se investigó y se determinó que si bien había una relación el beneficio era mucho más alto que el riesgo, algo que se hace con todas las vacunas", detalló Hozbor, y agregó que "la posibilidad de contraer trombosis con COVID-19 es mucho mayor"

"Si bien encontraron algunas asociaciones no se pudo determinar cuál fue el desencadenante", añadió la especialista, y destacó que los casos fueron el 0.3 cada 100 mil. 

Por último, Hozbor resaltó que si bien con todas las vacunas hay riesgos, con la del COVID-19, por haber sido realizada durante la pandemia, se les pidió y pide a todos los que se vacunen que informen cualquier tipo de reacción, y afirmó que "en el 98 por ciento de los casos no se registró nada". 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias