jueves 23 de mayo de 2024 - Edición Nº -1996

Información General | 12 may 2024

Una familia de Villa Elisa reclama tener a sus 9 perros en el hogar, ya que son "aliados incondicionales" de dos niños discapacitados

Fue demandada por la administradora del Sector 1 de las Torres ubicadas frente a la Estación de Trenes de esa localidad de La Plata, Eugenia Gómez, que es patrocinada por el Estudio Chiesa y Asociados.


Una familia de una localidad del norte de La Plata podría ser obligada por la justicia a desprenderse de su hogar a sus nueve perros, y asegura que son "aliados en la recuperación" de dos niños discapacitados "y en la lucha por los derechos de ambos". 

La familia Anselmino vive en las torres de Villa Elisa, ubicadas frente a la Estación de Trenes. En las últimas horas, fue notificada de que el futuro de sus mascotas es incierto. 

"El impacto transformador que los perros han tenido en la vida de Enzo, quien a sus 8 años sufre de autismo, Milagros, de 11 años y afectada por microcefalia, y Bárbara, que enfrenta ataques de ansiedad y pánico debido a la agresividad de algunos vecinos. Catty, Dobby, Emily, Yiyi, Jano, Jana, Oso, Osa y Trompa no son considerados mascotas. Ellos son parte de la llamada 'familia multiespecie'", explicaron los Anselmino. 

A pesar de los beneficios evidentes para los menores, ahora se enfrentan a un desafío legal en el Juzgado Civil y Comercial número 10 del Distrito Judicial de La Plata, a cargo de la jueza Silvina Cairo, donde se radicó la demanda para "cesar con la violación del reglamento de copropiedad". 

La demanda la realizó la administradora del Sector 1 de las Torres de Villa Elisa, Eugenia Gómez, patrocinada por el Estudio Chiesa y Asociados.

El conflicto fue escalando "a pesar de que los perros, descendiente de Catty y Dobbi brindan un vital apoyo emocional, sentido social y protección y un amor incondicional que les cambió la vida y prende una luz muy fuerte en el camino de la vida", explicaron miembros de la familia, y destacaron que "especialmente durante la noche, Enzo se siente más tranquilo y seguro y duerme sin sobresaltos".

"Ante los gritos de Enzo (todo autista grita fuerte cuando se enoja), en vez de comprender y ofrecer ayuda han algunos vecinos ignorantes, intolerantes y discriminadores han venido a patotearme al departamento o han llamado varias veces a la policía que se apareció hasta con cinco móviles policiales, también uno se metió y quiso agredir a mi esposa, pero desde que están los perros eso se acabó", explicó Roberto Anselmino.

Y añadió: "Lo especial de cómo los perros ven a Enzo como uno más de la manada y le brindan calor y compañía durante la noche ilustra el vínculo único entre ellos. Esta conexión es vital para el bienestar emocional de Enzo, Milagros y Bárbara".

"¿Qué pasará con la salud mental de Enzo, Milagros y Bárbara si tienen que desprenderse de sus hermanos de cuatro patas?", se pregunta la familia.

También menciona que esa situación pone en riesgo el bienestar emocional de los niños y desafía los derechos reconocidos por los tratados internacionales y la jurisprudencia que reconoce a los animales como seres sintientes.

"Argentina ha firmado varios convenios internacionales que protegen los derechos de los niños, las personas con discapacidad y los animales, y la Constitución Nacional también reconoce y protege estos derechos fundamentales", recordaron.

El jueves próximo, Roberto Anselmino no se presentará en una audiencia de mediación obligatoria, dado que la administradora Eugenia Gómez, insiste en deshacerse de los perros.

"Ya sabemos que la mediación será inútil ante la intolerancia, animosidad y la ignorancia de Gómez y los pocos vecinos complotados, es imposible llegar a un acuerdo con quien hace del diálogo un monólogo", señaló Anselmino. 

En ese momento crucial, Roberto espera que el juez considere no solo los aspectos legales, sino también la dimensión humana y moral de la situación.

La historia de la familia Anselmino es un recordatorio poderoso del vínculo especial entre los niños y los animales, y de la importancia de proteger este vínculo en nuestra sociedad.

"La jueza parece no darse cuenta a que se enfrenta: me quieren inducir a que los abandone en el campo o la calle, o que directamente los mate", afirmó Roberto Anselmino.

"Además, el Reglamento de Copropiedad, que fue escrito hace más de 50 años, no puede estar por encima de leyes y tratados internacionales y precedentes judiciales que resguardan los derechos de los niños y de sus hermanos cuadrúpedos, los mejores amigos de los seres humanos desde hace más de un millón de años", agregó.

Anselmino también expresó: "Es hipócrita que nos demanden cuando tengo mi hogar 'detonado' por el nulo mantenimiento de las paredes externas del edificio, que al pasar la humedad han provocado la caída de mampostería y proliferación de negros hongos que afectan la salud de todos, además de las cucarachas que entraron por un agujero que hicieron para llegar a una cañería general y que nunca cerraron".

Y finalizó: "La jueza Cairo debe visitar nuestro hogar y hablar con mi esposa, que limpia desde la 5 de la mañana, a pesar de haber sido operada de dos neurinomas, sufrir fibromialgia, tener injertado un electro estimulador y estar en tratamiento por un Síndrome de Estrés Postraumático".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias