domingo 21 de julio de 2024 - Edición Nº -2055

Opinión | 20 may 2024

Soy una madre desesperada: mis hijos discapacitados necesitan a sus perros compañeros

Carta abierta de una vecina de La Plata.


Mi nombre es Wanda Yael Muñoz, y mi corazón se desgarra al ver la difícil situación que enfrentan mis tres hijos. Enzo Nicolás Anselmino, de 8 años, lucha contra el autismo; Milagros Lourdes Anselmino, de 12 años, enfrenta la microcefalia; y Bárbara Luján Anselmino, de 15 años, batalla contra un trastorno de ansiedad. Nuestros perros han sido más que mascotas; son pilares vitales en la vida y recuperación de mis hijos, brindando consuelo y seguridad en momentos de oscuridad.

Vivimos en las Torres de Villa Elisa desde 2008. Mi instinto de madre me hace desconfiar de quien está a cargo de la administración del consorcio del Sector 1, Eugenia Gómez, quien ha desatado una tormenta sobre nuestras cabezas al injustamente demandarnos judicialmente, exigiendo que nos deshagamos de nuestros perros. Esta acción cruel y despiadada ignora por completo las leyes que protegen los derechos de las personas con discapacidad y sus fieles compañeros. Nuestros nueve perros, todos de la misma descendencia, son nuestra luz en medio de la adversidad, y arrancarlos de nuestro lado sería como extinguir esa luz en la vida de mis hijos.

Recientemente, Eugenia Gómez puso en peligro la vida de Bárbara al negarse a tomar medidas para limpiar los peligrosos hongos negros causados por la filtración de humedad en las paredes externas de las torres, mientras sufría una mononucleosis que le debilitó profundamente las defensas. A pesar de mis dos operaciones de neurinoma, la última hace un año y de la dolorosa fibromialgia que me afecta, me levanto a las 5 de la mañana todos los días para limpiar el departamento y asegurarme de que todo esté en orden. Por eso me indignan las difamaciones de Gómez publicadas en los medios, en donde ella ignora los padecimientos de nuestros hijos y se muestra combativa y difamadora en vez de solidaria con una familia que lucha, tiene necesidades pero le pone el pecho a las balas, y no ha mediado con los vecinos. Para ella mis hijos y sus hermanos perrunos son el enemigo. Es nula su responsabilidad como administradora del consorcio.

Actualmente, nos encontramos enfrentando esta injusta demanda en el Juzgado número 10 en lo civil y comercial del Departamento Judicial La Plata, a cargo de la doctora Silvina Cairo.

Nos sorprende y entristece profundamente que el Estudio Chiesa esté defendiendo una postura que consideramos poco ética e inmoral, al ir en contra de niños que enfrentan desafíos extraordinarios. Confiamos en que se reconsidere esta posición en favor del bienestar de nuestros hijos y la justicia.

Y a la gente que nos critica por no haber castrado a la hembra le informamos que no se pudo por estar preñada, y la última vez porque Zoonosis de la Municipalidad de La Plata no tenía insumos y no tenía nombrada a sus autoridades.

Desesperadamente, imploro a quienes puedan ofrecernos su apoyo moral, en este momento crítico, especialmente a quienes tienen hijos autistas o con microcefálea o tienen perros de compañía o ame a los animales. Nuestros hijos dependen de ello para seguir adelante.

Atentamente,

Wanda Yael Muñoz

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias