lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº -2056

Información General | 4 jul 2024

Un vecino de La Plata terminó detenido por realizar escraches a través de cuentas falsas en Facebook e Instagram

El acusado hostigaba a su víctima pidiendo exorbitantes sumas de dinero.


La Policía de La Plata detuvo en las últimas horas a un hacker acusado de realizar escraches en redes sociales, a través de la creación de perfiles falsos en Instagram y Facebook.

Con la ayuda de un perito informático se logró ubicar el autor de los escraches, que mantenía atemorizada a la víctima mediante graves amenazas y pedidos de sumas de dinero exorbitantes.

La investigación, impulsada por el letrado Gonzalo Escaray ante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) III de La Plata, posibilitó detectar el IP del autor de los hostigamientos. A partir de ese dato, la Justicia allanó el domicilio del delincuente en Vila Elisa, donde se secuestraron celulares, computadoras y tablets.

Los investigadores judiciales comprobaron que las publicaciones y amenazas provenían de mensajes escritos en esos soportes a través de las redes Facebook e Instagram, con múltiples perfiles y de numerosas cuentas de correo electrónico -con casillas falsas-, abiertas con el objetivo de amedrentar a la víctima. El autor terminó detenido.

La fiscalía y el juzgado de garantías establecieron que, al no haberse entregado sumas de dinero por parte del damnificado, no existió extorsión, pero sí el delito de "acceso indebido al sistema informático derivado de los hackeos", que está contemplado en el artículo 153 bis del Código Penal.

Luego de la acción impulsada en sede penal, Escaray tramita por estas horas una demanda civil en los tribunales de La Plata contra el autor del escrache en redes sociales, que podría ser millonaria por los severos daños y perjuicios sufridos contra el nombre y honor de la víctima y su familia.


Paso a paso del caso

A partir de un conflicto entre integrantes de un fideicomiso destinado a la construcción de edificios en La Plata, uno de los adquirentes de dos unidades funcionales, ante la demora en la entrega de sus departamentos, realizó de manera anónima múltiples acciones dirigidas a escrachar al constructor del edificio por redes sociales, creando múltiples usuarios de Facebook e Instagram y casillas de correo falsas y de esa manera agredir, amedrentar y difamar a la víctima y su familia.

Si bien existía sospecha acerca del autor de estas maniobras, Escaray aconsejó la intervención de un perito que logre identificar el origen de las publicaciones. Y así finalmente ocurrió, siendo que se localizó el IP donde se generaron los perfiles falsos, el hackeo de correo electrónico y las publicaciones de Facebook e Instagram.

En diálogo con la Agencia Fueros, el letrado detalló que “se trató de un caso muy particular" para su estudio, "ya que los escraches eran constates y de manera anónima".

"Pese a que sabíamos acerca de quien estaba detrás necesitábamos más pruebas para realizar la denuncia, por lo que fue muy importante contar con un perito que colabore en la investigación particular que hicimos, logrando entonces rastrear el IP, empresa proveedora del servicio y con ello la identidad del escrachador", agregó.

El perito pudo acceder a la red hogareña del autor desde la puerta de su domicilio, detectando además maniobras de hackeo a la casilla de mail desde Villa Elisa (localidad donde reside la persona sospechada).

Una vez obtenida la prueba necesaria, Escaray radicó una denuncia penal por extorsión a fines del año 2019, ya que previo a los hackeos el encargado de los escraches se había comunicado con su cliente exigiéndole sumas de dinero exorbitantes advirtiéndole justamente que lo escacharía si no le abonaba el dinero.

Si bien la pandemia generó muchos atrasos en la investigación que estuvo a cargo de la UFI N.º 3, a cargo entonces del fiscal Marcelo Martini, se obtuvieron diversas declaraciones de testigos, que dieron detalle acerca del conflicto y de las características personales del autor de los escraches y se incorporó la pericia informática realizada.

Con la prueba reunida, la fiscalía y el juzgado de garantías realizaron un allanamiento en la casa de Villa Elisa del autor, donde se secuestró abundante material (computadoras, tabletas y celulares) Allí también se concretó la aprehensión del autor de los escraches.

Si bien no se pudo pericia un celular por el mal estado que se encontraba, se hallaron las publicaciones realizadas y otros datos que impidieron continuar con los escraches.

Al no haberse entregado sumas de dinero, la fiscalía consideró que no existió “extorsión”, que era el encuadre legal que se pretendía para arribar a una potencial condena más severa. En ese marco, el fiscal dio la calificación por el delito de “acceso indebido al sistema informático”.

Al individualizar al autor, siendo muy baja la pena estipulada para ese delito, Escaray inició acciones civiles por daños y perjuicios, que se encuentran actualmente en trámite. .

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias