lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº -2056

Información General | 5 jul 2024

¡Plagas invasoras! Cómo proteger tus plantas de exterior de los insectos


Cultivar tu propio cannabis es muy satisfactorio. Contar con tu cosecha todos los años mientras ves a tus plantas crecer genera un sentimiento de plenitud. Pero no todo es color de rosas. Cuando se cultiva cannabis en interior, es más fácil tener el control casi total de la situación: condiciones climáticas correctas, buenas temperaturas, y plagas lo más lejos posible. En el exterior, sin embargo, estás criando plantas en un territorio previamente ocupado. Estas tierras pertenecen a una multitud de insectos y otras especies que pueden ser perjudiciales para tu cultivo.

No importa que hayas invertido en las mejores semillas de marihuana que puedan existir,  tu cosecha puede quedar diezmada si las plagas se apoderan de tu cultivo. Pero, si son detectadas a tiempo, siempre hay solución, ya que los problemas más graves suelen aparecer cuando las plagas se establecen en las plantas. 


Cómo prevenir las plagas del cannabis en exterior

Fuente: freepik.es

 

La prevención es el eje central de cuidado de tus cultivos. Mientras antes descubras a los invasores, menos daño sufrirán tus plantas y tu futura cosecha. Algunas de las técnicas más efectivas son:


Redes contra insectos

Un método sencillo y seguro son las redes contra insectos. Antes de sembrar la primera semilla, colocá unos aros para sostener las redes en tu jardín, creando una barrera impermeable que evitará que los insectos habiten esa parte del suelo y pongan huevos en el futuro. Además, las redes también ayudarán a mantener alejados a los insectos voladores.


Cultivos asociados

La asociación de cultivos se basa en cultivar determinadas especies cerca de las plantas de cannabis. Por ejemplo, las hierbas aromáticas contienen grandes cantidades de aceites esenciales y son súper efectivas para repeler insectos. Si se plantan lo suficientemente cerca de tu cultivo de marihuana, vas a crear un escudo que mantendrá lejos a los pulgones y otras plagas. Además, algunas especies atraen a insectos que actúan como depredadores naturales de estas plagas que debemos combatir. 


Higiene

Existe una creencia de que la misma naturaleza es la responsable de las plagas, pero la realidad es que los seres humanos son uno de los mayores transmisores de plagas y enfermedades. Si estuviste en la calle, es importante cambiarte de ropa antes de inspeccionar tus plantas. También recordá limpiar regularmente tus herramientas y deshacerte siempre de los materiales contaminados.


Inspecciones periódicas

Fuente: freepik.es

 

Uno de los métodos más simples y obvios es inspeccionar las plantas con frecuencia. Un consejo es que aprendas a observarlas de lejos y acostumbrarte a su aspecto, entonces,  cualquier cosa que te parezca extraña, la vas a notar en el acto.

Luego, la clave es acercarse y comprobar la salud de las hojas de ambos lados y evaluar el tallo principal, las ramas y los cogollos si las plantas están época de floración.

 

Salud de las plantas

Asegurate de que las plantas tengan acceso a todos los nutrientes, agua y luz que necesitan para crecer saludablemente. Muchos de estos nutrientes son naturales y, si no sabés dónde conseguirlos, seguramente puedas acceder a ellos en el mismo lugar de venta de semillas de marihuana. Las plantas más sanas son menos propensas a las plagas y, por ende, a las enfermedades. 


Tratamientos contra las plagas

Está claro que una estrategia de prevención sólida debería reducir drásticamente las probabilidades de que tus cultivos de cannabis sean destruidos por las plagas. Sin embargo, puede fallar. Si esto ocurre, necesitarás tratamientos de emergencia. Algunos de los más eficaces son:

Nematodos beneficiosos: podés encontrarlos en la mayoría de los negocios de jardinería. Distribuilos por el suelo para que te ayuden a combatir babosas y larvas de la mosca del mantillo.

Aceite de neem: es un insecticida natural y funciona muy bien contra pulgones, mosca blanca y ácaros.

Bacillus thuringiensis: esta bacteria natural produce toxinas que matan tanto a las orguas como a sus larvas. 

Beauveria bassiana: este hongo produce fuertes enzimas que le permiten colonizar y alimentarse de insectos plaga como pulgones, ácaros, orugas y trips.

Agente humectante JADAM (JWA): es un insecticida casero que se elabora a partir de aceite de canola e hidróxido potásico y ayuda a acabar con pulgones, ácaros, moscas blancas, trips y orugas.


Las plagas más comunes

 

Trips

Los trips son unos insectos pequeños de color verde-amarillento, de 0,9 a 3 mm, que atacan y transmiten virus de unas plantas a otras. Se reproducen poniendo huevos en las plantas y se alimentan de ellas extrayendo el jugo celular causando deformidades, estancamiento del crecimiento y finalmente, matando a la planta.

Algo que te hará notar que tu cultivo está siendo atacado por los trips, es que las capas superficiales de la planta tomarán un aspecto gris/plateado con algunos puntos negros (excremento).

Araña Roja

La araña roja es un diminuto ácaro de color rojizo, que mide alrededor de 0,5 mm y tiene la capacidad de tejer telarañas. Se alimenta y absorbe las células de la planta con mucha velocidad, debilitando a la planta con gran rapidez. 

Una señal de que la planta padece de esta plaga es que sus hojas se empiezan a volver amarillas muy rápidamente, haciéndola más vulnerable a los ataques de hongos o bacterias, llegando a producir la muerte. En su estado más avanzado, forma telarañas en hojas y cogollos.

Prestá mucha atención al reverso de las hojas, ya que es allí donde se instalan por ser la zona con mayor porosidad y dónde se realiza el intercambio gaseoso. 

Orugas o Gusano del Cogollo

Las Spodoroptera Exigua o Spodoptera Littoralis son las orugas típicas de las plantas de marihuana. Aparecen cuando las mariposas de esta especie ponen sus huevos en el reverso de las hojas, formando unos pequeños panales que al abrirse darán origen a las orugas.

Se alimentan las hojas y tallos desde sus primeros estadios y se detectan fácilmente, ya que dejan mordeduras en las hojas y excrementos con forma de pequeñas bolitas negras. Durante la fase de floración, revisá bien los cogollos, ya que les gusta esconderse dentro y comerlos, llenándolos de excrementos que junto a la humedad les dará una apariencia de moho gris.

Sí, las plagas pueden traerte muchísimos dolores de cabeza, pero si contás con la información necesaria para prevenirlas, vas a poder disfrutar de una hermosa cosecha. Lo más importante es que le prestes atención a las señales y que nunca dejes de inspeccionar tus plantas frecuentemente.

 

 


 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias