sábado 25 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Universidad | 9 sep 2020

La sancionó el Consejo Superior

Ingenios de azúcar y genocidio indígena: la historia detrás de una nueva restitución aprobada por la UNLP

El Consejo Superior de la UNLP aprobó la restitución de tres hombres Wichí que permanecen en el museo dependiente de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo.


Los tres hombres fueron asesinados, un cacique en el ingenio "Ledesma", en 1924, otro en el ingenio "La esperanza", en 1906, y el primero en 1887 por los soldados del Coronel Fontana.

Los restos de estos tres miembros de comunidades Wichí permanecen en el Museo de La Plata registrados en el catálogo de la división como:

_ “Esqueleto Nº 1773, asesinado por los soldados del coronel Fontana en 1881. Colección Spegazzini. El señor Spegazzini conocía a este individuo personalmente”.

_ “Cerebro de un Cacique Wichí, Nº 6847, de 40 años, asesinado a tiros el 11 de julio de 1921 en la calle principal del ingenio Ledesma. Viaje R. Lehmann-Nitsche, 1921”.

_ “Esqueleto Nº 1774- Indio Mataco (mataco significa animal de poca monta o insignificante en castellano antiguo), masculino, Chaco Occidental. Fallecido al principio del año 1906 en San Pedro de Jujuy. Desenterrado por el doctor William Paterson, médico del ingenio “La Esperanza” en San Pedro de Jujuy y quien conocía personalmente al indio y lo había tratado. Viaje R. Lehmann-Nitsche y C. Bruch, agosto 1906”.

“En base al caso del ingenio La Esperanza se basa el libro El Familiar que cuenta un mito que usan los terratenientes europeos en toda América para ocultar la plusvalía. El mismo aseguraba que el dueño del ingenio se enriquecía porque hizo un pacto con el diablo y sacrifican un obrero por año en ofrenda al diablo. Ese mito todavía tiene fuerza en las comunidades en la actualidad”, contó a Info BLANCO SOBRE NEGRO Fernando Miguel Pepe, antropólogo del Instituto Nacional de asuntos Indigenas (INAI).



Estos indígenas trabajaban en los ingenios bajo condiciones de esclavitud. La asesora legal del colectivo GUIAS, Cintia Chávez, destacó que “el libro ingresó como prueba en una de las causas contra Blaquier de la mano de Arédez, hija del médico desaparecido en la última dictadura cívico militar, como prueba de la continuidad de la violencia ejercida desde el ingenio latifundista”.

Por otra parte, Pepe señaló: "Es sintomático de cómo se armaban las colecciones de líderes originarios que el Perito Moreno exponía en el Museo de La Plata. Hay numerosos casos de líderes asesinados y fusilados que luego fueron apropiados para realizar esta colección de trofeos de guerra para demostrar la supremacia blanca de la generación del 80´”.

"Ese criterio supremacista abona el racismo impuesto hasta la actualidad donde nos encontramos que el Pueblo Wichí es uno de los que más sufre con la pandemia. Todos los males estructurales que venían sufriendo se agravaron a pesar del esfuerzo extraordinario que el Estado Nacional está realizando”, remarcó.

Y concluyó: “No se puede revertir un siglo de opresión genocida  rápidamente. Es necesaria una reparación integral. Restituir a los fusilados es un paso en ese sentido pero no puede morir ni un niño más de hambre o por mala praxis médica".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias