miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 17 oct 2020

Argentina es el primer país en habilitar el t

Un reconocido investigador de La Plata alertó sobre los peligros del trigo transgénico

Damián Marino del Conicet La Plata aseguró que "no hay ningún justificativo ético y ni científico” para la aprobación del trigo resistente a sequías.



Días atrás, el gobierno nacional autorizó la comercialización condicionada en todo el territorio argentino de trigo tolerante a sequía que conlleva el uso del herbicida glufosinato de amonio. La decisión genera rechazo de especialistas y organizaciones que impulsan el modelo agroecológico y se oponen al avance de los alimentos transgénicos.

La tecnología HB4 permite obtener semillas más tolerantes a la sequía, mejorando la capacidad de adaptación de las plantas a situaciones de estrés hídrico. Con la decisión del gobierno nacional, Argentina se transformó en el primer país en autorizarlo.

Por ahora, la comercialización de trigo transgénico en Argentina se encuentra condicionada a la aprobación por parte de Brasil, país que es el principal importador del cereal producido en el país.

El gen que le confiere la tolerancia a sequía al trigo HB4 proviene del girasol y fue descubierto por un equipo de investigadores argentinos liderado por la directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL - UNL), Raquel Chan,  en un trabajo realizado en conjunto por el Conicet y la empresa de biotecnología agrícola Bioceres.

El Senasa concluyó que el trigo HB4 es inocuo para la alimentación humana y animal. Sin embargo, especialistas y organizaciones rechazaron esta aprobación y advierten sobre los peligros de esta tecnología.



El investigador del Conicet La Plata y director del Proyecto de Extensión de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP Espacio Multidisciplinario de Interacción Socioambiental (EMISA), Damián Marino, señaló que “desde hace mucho tiempo vienen siguiendo” este trigo que demanda Glufosinato de amonio y aseguró: “No hay ningún justificativo ético y ni científico” para su aprobación.

“Para dimensionar y reflexionar, mientras que la ingesta diaria admitida “segura” de glifosato según FAO es 0,3 mg/Kg, para glufosinato es 0,02 mg/kg (de peso corporal) 15 veces menos”, advirtió.

Y agregó: “el glufosinato y su metabolito son neurotoxicos. En ratas afecta el desarrollo del sistema nervioso central y los efectos teratogénicos incluyen retraso del crecimiento y deformidades del cerebro”.

Además, aseguró que este herbicida es “persistente y móvil en suelos”, es “tóxico para los microorganismos beneficiosos del suelo, es una amenaza para las plantas silvestres, es tóxico para algunos organismos acuáticos, puede aumentar la lixiviación de nitrógeno de los suelos”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias