lunes 20 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 1 nov 2020

Animales carnívoros a salvo y el ganado tambi

La Tierra es para todos: perros pastores evitan "conflictos" entre ganaderos y pumas, zorros o cóndores

Un método no letal para reducir las pérdidas de ganado y contribuir a la conservación de especies de la Patagonia.




Luego de más de 4 meses de crianza, cuidados y entrenamiento específico, los perros protectores de ganado (PPG) acompañarán la labor de un grupo de crianceros dispuestos a utilizar métodos no letales para disuadir los ataques de los carnívoros silvestres sobre el ganado, minimizando sus pérdidas económicas y disuadiendo represalias hacia las especies nativas.  

“En nuestra zona de trabajo, el 50% de los registros de gato andino corresponden a individuos cazados en represalia por un ataque real o potencial al ganado. Una de las herramientas que utilizamos como medida de mitigación, son los perros protectores de ganado. Creemos que, si logramos disminuir las muertes de ganado por depredación, mejorará la percepción de los productores hacia los carnívoros y dejarán de cazar, perseguir y envenenar a la fauna silvestre”, explica María José Bolgeri, coordinadora del trabajo de coexistencia entre fauna silvestre y ganadería de WCS Argentina en el sur de Mendoza.

“El conflicto entre la ganadería y los carnívoros silvestres es histórico y global, y afecta tanto a la producción como a la conservación de la fauna, ya que los productores suelen tomar represalias, muchas veces desmedidas, mediante trampeo, caza o envenenamiento. Nuestro trabajo consiste en desarrollar y probar metodologías y herramientas no letales que ayuden a los productores a disminuir las pérdidas por ataques de carnívoros, y así promover la coexistencia entre la ganadería y la fauna silvestre para conservar la diversidad y los ambientes naturales de la estepa y mejorar la calidad de vida de los pequeños productores”, agrega Martín Funes, Gerente de proyecto de WCS Argentina.

Muchas de las especies de carnívoros terrestres que habitan la Argentina suelen estar al tope de las redes alimentarias, por lo que además de tener un rol fundamental en los ecosistemas, son especialmente vulnerables a los cambios ambientales. Por eso, encontrar soluciones para conservarlos es una de nuestras prioridades de conservación. Recientemente, especialistas de varias instituciones, entre ellos Andrés Novaro, investigador de INIBIOMA-CONICET y miembro de WCS Argentina, evaluaron los principales temas de investigación sobre este grupo de carnívoros durante los últimos 25 años. Pese a que los conflictos con la ganadería figuran entre los problemas abordados, es necesario profundizar la investigación sobre el uso de herramientas innovadoras y soluciones prácticas para su conservación, como los métodos no letales de mitigación de conflictos con productores. 


Foto: Shuterstock


Articular el uso de varios métodos no letales que se adapten a las distintas formas de manejo ganadero ayuda a reducir la depredación de ganado por parte de los carnívoros. Es importante combinar varias metodologías -como la presencia de PPG-, con otras herramientas disuasivas, como las sonoras (explosivos, sirenas, campanas, radios encendidas en los corrales), visuales (luces LED pulsantes, espantapájaros, banderines de colores) y químicas (olfativas y gustativas). El apoyo a estas investigaciones y la participación de los productores es elemental para probar y mejorar el funcionamiento del conjunto de herramientas preventivas. 

Los PPG están demostrando ser grandes aliados de las estepas patagónicas y andinas, favoreciendo no solo la conservación de la vida silvestre sino también de los paisajes naturales. Al evitar las pérdidas, el productor puede mantener una carga animal adecuada y así favorecer la regeneración de las pasturas naturales, evitando la desertificación, que es una de las más graves consecuencias históricas del manejo ganadero en la Patagonia.


Foto: Agustín Gregori


CONSERVAR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La entrega de la última camada de PPG fue realizada por un equipo de WCS Argentina de acuerdo con los permisos y protocolos sanitarios en el marco de la pandemia provocada por el COVID_19. “En paralelo, se reforzó el control sanitario de los perros durante el traslado para reducir la posibilidad de ingresar agentes patógenos a las áreas -muchas veces protegidas- en las que van a ayudar a promover la coexistencia”, detalló Ezequiel Infantino, coordinador de campo del trabajo de coexistencia entre fauna y ganadería en Neuquén de WCS Argentina. 

Con el traslado a su nuevo destino, concluyó la primera etapa de trabajo con la nueva camada que tuvo lugar en el criadero que WCS Argentina y la Alianza Gato Andino (AGA) construyeron colaborativamente en Malargüe, Mendoza. La próxima etapa continuará con el acompañamiento a los productores en la continuidad del entrenamiento de los perros, el monitoreo de su adaptación, estado y desempeño, así como el registro de depredaciones, aunque con el desafío que representa el contexto actual.

Sostener actividades de monitoreo, conservación e investigación de fauna silvestre en tiempos de pandemia es fundamental para seguir abordando sus amenazas. Especialmente, en situación de aislamiento obligatorio, la menor presencia en terreno de investigadores y trabajadores de la conservación podría aumentar algunos de los riesgos que enfrentan las especies amenazadas, como la mayor posibilidad de acceso de cazadores furtivos. 


Foto: A. Vanstraelen



Fuente: https://argentina.wcs.org/es-es

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias