sábado 25 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 24 nov 2020

El servicio se normalizará en las próximas ho

Cambió el viento, se disiparon las algas y la Planta de Punta Lara volvió a producir agua potable para la Región

ABSA informó que comenzó lentamente a bombearse agua a la red desde la Planta Potabilizadora ''Donato Gerardi'' de Punta Lara.



“Con la producción en marcha y la comprobación de la inexistencia de algas en el agua tratada, se logró recuperar el nivel de cisterna en Planta y se habilitaron los rebombeos para abastecer al casco urbano de La Plata, Ensenada y Berisso”, señalaron desde ABSA y agregaron: “De esta manera, el servicio comienza a normalizarse en forma paulatina".

El sistema tuvo que detenerse en la mañana del lunes por la presencia inusual de algas en la toma de Punta Lara.

Voceros de ABSA señalaron a Info BLANCO SOBRE NEGRO que si bien “las algas están en el río desde hace varias semana, en las últimas horas hubo un ingreso masivo que hizo colapsar los filtros”.

“Luego de mucho trabajo y con ayuda de la naturaleza con el cambio de la dirección del viento, las algas empezaron a disiparse, se lavaron los filtros y se hicieron pruebas que resultaron satisfactorias”, agregaron.

Desde la empresa aseguraron que hacía al menos 30 años que no se registraba semejante cantidad de algas en la toma de agua de la planta.

Luego de detener la producción de agua, el gerente General de ABSA, ingeniero Julián Bautista, había explicado que "las maniobras realizadas se debieron al aumento extraordinario de algas que superó la capacidad del sistema de filtración y sedimentación que tiene la Planta".

Aunque el servicio sería normalizado en las próximas horas persiste la preocupación por la cuestión ambiental que generó el problema y que podría extenderse durante todo el verano.

La floración de algas azul verdosas, o cianobacterias, está directamente relacionada con la presión de nutrientes orgánicos, principalmente de fósforo y nitrógeno, en el agua en combinación con temperaturas altas.

Inés O’Farrell, investigadora del CONICET, advirtió: “Es posible que convivamos con esta situación durante los siguientes meses de verano, debido a que la proliferación de las cianobacterias se dan por condiciones ambientales, como bajo caudal del río. Por tal razón hay mayor sedimentación, mayor ingreso de luz y exceso de nutrientes, así como mayor temperatura del agua por la época del año”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias