sábado 18 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Política | 25 mar 2021

Aún falta el dragado y balizamiento

Argentina fondeó una boya en el Río de la Plata y habilitó el Canal Magdalena


Este martes, el Estado nacional fondeó una boya en el kilómetro 200,800, en el inicio del Canal Magdalena. Se trata de una señal de aguas seguras o de recalada, para su navegación a 15 pies, con sus profundidades naturales. El siguiente paso sería licitar la obra de dragado y balizamiento. De este modo, el gobierno nacional dejó habilitado el Canal Magdalena. Ahora, el Servicio de Hidrografía Naval (SHN) procederá a efectuar el correspondiente aviso a los navegantes. El fondeo fue realizado en forma conjunta por la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto y el Servicio de Hidrografía Naval de la Argentina (SHN). Por su parte, la Delegación Argentina ante la Comisión Administradora del Río de la Plata tiene la tarea de notificar su emplazamiento a la República Oriental del Uruguay, conforme lo acordado oportunamente en el ámbito de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP). En 2013 la Argentina había autorizdo la navegación por el Canal Magdalena y posicionó la boya en el kilómetro 196 por medio de la disposición 584 de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables, a cargo de Horacio Tettamanti, como parte de un programa de impulso a la navegación alternativa al canal Punta Indio para acceder al sistema de navegación troncal. No obstante, tras la objeción de Uruguay, se retiró la boya mientras se respondían los planteos que la contraparte había interpuesto. Luego de alcanzar un acuerdo con el país vecino en 2014, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner lanzó la licitación para el dragado del canal a través de la resolución 600/14, pero la obra no se concretó.

Con esta señalización se garantiza la navegabilidad con las profundidades naturales (15 pies) que tiene ahora el canal hasta que se adjudique la concesión para las obras de dragado y balizamiento que requerirá para los buques transoceánicos. El proyecto considera el dragado de un canal rectilíneo de doble vía de 61,5km de largo, 150m de ancho y hasta 40 pies de profundidad. Esto posibilitará el tránsito de barcos de hasta 42 pies con carga completa, lo que permitirá una reducción de los costos operacionales, de mantenimiento y de los tiempos de navegación de los buques que provienen del Pacífico o de puertos o terminales del sur del país. Distintos sectores que componen el Frente de Todos consideran que el dragado del Canal Magdalena es una obra clave ya que aportará una vía de navegación soberana,  conectando el litoral fluvial y marítimo argentino, e integrándolo con la Cuenca del Plata . Actualmente, para ingresar al sistema de navegación troncal, también conocida como Hidrovía, los barcos de gran calado utilizan el Canal Punta Indio, debiendo pasar en forma obligada por la rada de ingreso del puerto de Montevideo, Uruguay Entre los beneficios del Canal Magdalena se encuentra su dirección frente a las corrientes que supone un menor dragado de mantenimiento y una mejor navegabilidad;  ahorra distancias con los puertos nacionales y el mar argentino; facilita el embarque desde la costa argentina para prácticos, servicios mecánicos y reparaciones, inspecciones, gestión de residuos, entre otros. Además, brindaría mayor competitividad para los puertos públicos de Buenos Aires, Dock Sud y La Plata, menores tiempos de espera para los buques cargueros del Rosafe.
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias