sábado 25 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Gremiales | 4 abr 2021

Un sector que está a punto de estallar

Las clínicas privadas perdieron ingresos y no actualizaron salarios: entrevista al titular de ATSA La Plata

Ante posibles paros en clínicas y sanatorios privados, Info Blanco Sobre Negro dialogó con el titular de ATSA La Plata, Pedro Borgini.


  Las clínicas privadas perdieron ingresos y no actualizaron salarios. El problema profundiza el conflicto entre empresarios y trabajadores de la salud , según advirtió la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad (FATSA). El gremio viene reclamando el cierre de la paritaria del año pasado mientras se registra una fuerte escalada de contagios de Covid19. Por su parte, los empleadores también sufren el impacto de la crisis económica que produce la pandemia. Para comprender en detalle qué es lo que detonó la nueva fase de esta crisis en el sector privado de la salud, y ante el anuncio de medidas de protesta del gremio que representa a los trabajadores, dialogamos con el titular de ATSA La Plata, Pedro Borgini. Vale aclarar, primero, por qué desde hace meses se agravó la situación que los tiene en jaque. Entre otras causas podrían mencionarse los magros ingresos que perciben los prestadores privados (por un lado) y (por el otro) los bajos salarios que reciben los empleados de sanidad. Agotados de sostener un diálogo que parece no tener salida en el actual contexto, ahora el gremio va con todo para reducir la brecha entre la inflación de los dos últimos años y la insuficiente actualización que hubo en los haberes. "Hay un tema importante que no puede soslayarse. Durante el año 2020 el PAMI no otorgó ningún aumento a las clínicas y sanatorios, y las prepagas 'tiraron para atrás' los aumentos que habían anunciado. Esa situación hizo que los efectores privados tampoco recibieran el aumento que necesitaban percibir por cada prestación para poder ofrecer una propuesta sensata en las paritarias", explicó el dirigente de ATSA. Y agregó: "El conflicto no tiene que ver con las paritarias de este año, es por una diferencia de 16 por ciento de las del año pasado". "En 2020 cerramos con un aumento de 21 por ciento, y quedamos en discutir más adelante la diferencia de 16 por ciento que faltaba hasta alcanzar la inflación que se registró durante ese año. No se resolvió. Y dentro de 3 meses tenemos las paritarias de este año, así que el panorama es muy malo", detalló Borgini. Además, el titular de ATSA La Plata mencionó que "el stress en las condiciones de trabajo hace que todo sea más difícil",  y opinó que son "muy lindos los aplausos y la gente apoyando". Pero señaló: "Valoramos que haya tantas personas diciendo que estamos en la trinchera de la lucha contra el Covid, pero nuestra gente necesita salarios dignos para darle de comer a sus hijos y vivir como cualquier otro trabajador, más allá de esa épica que tanto destacan incluso los funcionarios oficiales". Sobre la situación salarial que cuestiona ATSA, el dirigente indicó que "una enfermera está por debajo de la línea de pobreza, con un básico que ronda los 50 mil pesos, a los que hay que aplicarle descuentos". "O sea que una persona que está todos los días atendiendo pacientes con coronavirus,  y en una situación de fuerte stress laboral, percibe unos 40 mil pesos de bolsillo según la antigüedad que tenga, por 8 horas de trabajo", añadió. Por eso consideró que "es un disparate que tenga un ingreso tan bajo alguien que que enfrenta el desafío de esta nueva ola de contagios". En este momento no hay un paro en las clínicas y sanatorios privados porque las autoridades llamaron a una conciliación obligatoria. "Tuvimos que acatarla por un período de 15 días, y en la primera reunión que hubo en Capital Federal no recibimos  ninguna propuesta superadora o que se acerque a lo que estamos reclamando", explicó Borgini.  

Un callejón sin salida a la vista

Para cualquier gremio es incómodo tener que hablar de los problemas de la patronal con la que negocian salarios y condiciones de trabajo. Pero ATSA permanecerá en un callejón sin salida mientras los dueños de los sanatorios sigan mermando sus ingresos, y son consientes de ello. Se lo planteamos a Borgini, que nos respondió: "Si no hubiesen existido los ATP, la mayoría de las clínicas estarían cerradas y la situación sería machismo más grave". Las respuestas tiene que provenir, según el titular de ATSA La Plata, "desde el sector empresario y también desde el político". Un ejemplo que permite comprender en parte lo que señala Borgini es el de la mega obra social PAMI, y el de otra que también logra establecer valores de referencia en el sector privado: IOMA. A ambas hay que sumarles el resto de las obras sociales provinciales. "IOMA recién este año ofrece aumentar los pagos a las clínicas apenas arriba del 20 por ciento, y el año pasado hubo unos siete puntos de actualización en los pagos por prestaciones. Es decir que suman alrededor de 30 por ciento de incremento en el bienio", dijo el entrevistado a modo de ejemplo. Sobre las perspectivas para que las partes logren hallar una salida a esta situación,  Borgini prefiere no hacer pronósticos. Y dijo a Info Blanco Sobre Negro: "Hicimos paros de tres horas el viernes pasado, y si no se resuelve el conflicto vamos a aplicar medidas de fuerza mas extensas hasta que resuelvan el reclamo. Probablemente comencemos con una huelga de 24 horas". Si ATSA tomara esa resolución, "habrá guardias mínimas y se atenderán solamente las urgencias", concluyó el referente local del gremio que a nivel nacional conduce Héctor Daer.                    
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias