martes 28 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 19 abr 2021

El Ingenuity

A más de un siglo del primer vuelo propulsado en la Tierra, un helicóptero logró la hazaña en Marte y envió imágenes

Si esta tecnología se demuestra exitosa, podría abrir la puerta a otros vehículos voladores avanzados para futuras misiones robóticas o humanas.


 
La NASA hizo historia este lunes al realizar con éxito el primer vuelo controlado y con motor de una aeronave en otro planeta.

El helicóptero Ingenuity, que se desprendió del 'rover' Perseverance hace unas semanas, despegó de la superficie de Marte,  y tres horas más tarde los datos llegaron a la Tierra.

El vuelo de prueba duró alrededor de 40 segundos, con la pequeña aeroenave de 0,49 metros de altura y menos de dos kilos de peso y alcanzó una altitud de unos tres metros.

Luego bajó hasta detenerse en una explanada en la superficie del planeta rojo,  dirigido por control remoto.

"Para la posteridad queda ya la imagen de la sombra del Ingenuity sobre el suelo marciano que el propio aparato ha captado mediante su cámara. También un vídeo fugaz del despegue tomado desde el punto de vista del Perseverance", señaló la agencia norteamericana.
Es lo que se conoce como una demostración tecnológica: un proyecto que busca encontrar los límites de las capacidades humanas.

"El éxito del vuelo representa un punto de inflexión para la historia de la ingeniería aeroespacial", señaló El Confidencial, en su sitio web.

El Ingenuity no está equipado con instrumentos de medición científica ni tiene la misión de apoyar al 'rover' Perseverance en su búsqueda de signos de vida antigua en el cráter Jezero, donde hay evidencia de que hace más de 3.500 millones de años había un enorme delta.  
El único fin del helicóptero es demostrar que puede volar en las condiciones extremas de Marte. Es lo que se conoce como una demostración tecnológica: un proyecto que busca encontrar los límites de las capacidades humanas.  
Pero también puede brindar a los científicos una nueva perspectiva de la geología del planeta rojo y explorar desde el aire zonas a las que no se puede enviar un 'rover'.  
Si esta tecnología se demuestra exitosa, podría abrir la puerta a otros vehículos voladores robóticos avanzados, que formarían parte de futuras misiones robóticas o humanas.  
La NASA tuvo que aplazar dos veces la fecha prevista para el despegue por problemas técnicos, pero la tercera fue la vencida.  
El robot tiene que gestionar su vuelo de forma autónoma, con sus sistemas de guía, navegación y control, debido a que no puede recibir órdenes en tiempo real.  
El siguiente paso, ahora, es lograr otros vuelos experimentales con distancia y altitud cada vez mayores en una ventana de 30 días marcianos (31 días terrestres).  

La noche marciana

Las temperaturas en Marte pueden alcanzar los -90 grados centígrados en la zona donde alzó vuelo el Ingenuity. Esa situación pone a prueba los límites de la ingeniería en la fría noche marciana.
 
Además, Marte tiene una atmósfera muy ligera, con una densidad que equivale al 1% de la que hay en la Tierra.
 
Por ese motivo, el Ingenuity es muy liviano, con palas de rotor que son mucho más grandes y giran mucho más   rápido de lo que se requeriría para un helicóptero de su masa en la Tierra.
 
La gravedad de Marte ahí hace "su aporte": es apenas un tercio de la que hay en la Tierra y hace posible levantar más masa a una misma velocidad de giro.
 

Las imágenes

 
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias