domingo 26 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Internacionales | 17 ago 2021

Política Internacional

El regreso de los talibanes al gobierno afgano bajo la mirada de un investigador platense

Entrevista a Juan Alberto Rial, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales de la UNLP


 

El pasado domingo los talibanes tomaron Kabul, la capital de Afganistán, y terminaron por apoderarse del gobierno de ese país, invadido por los Estados Unidos desde el 2001.

Un mes después de la retirada completa de las fuerzas estadounidenses, los talibanes se hicieron del poder en Afganistán.

Cabe destacar que los talibanes cultivan una visión integrista del islam, es decir que para ellos la religión tiene que ordenar todos los aspectos de la vida porque eso es lo que les da una identidad supratribal.

"Para occidente los talibanes son un grupo terrorista, como Hezbolá o Hamas, pero ellos se consideran un grupo insurgente ya que, además de un brazo armado, tienen una organización política", destacó Juan Alberto Rial en diálogo con Info Blanco Sobre Negro.

"Lo que quedó claro es que, en términos jurídicos, los talibanes se hicieron del aparato del Estado", indicó el profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Juan Alberto Rial es profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) e investigador en el Instituto de Relaciones Internacionales (IRI) en dicha facultad.

La historia sitúa el nacimiento de los talibanes a fines de los ochenta, después de la retirada soviética de Afganistán.

Dicha invasión fue repelida por los muyahidines y, en paralelo, surgió el fenómeno de los talibanes que, en idioma pashtun, la etnia mayoritaria en Afganistán, significa los estudiantes.

Los talibanes se formaron en Pakistán a partir de un fenómeno que se llamó las madrasas, un ámbito de formación de naturaleza política, religiosa y militar, financiadas mayoritariamente por Arabia Saudita.

Una vez que el fenómeno creció, se lanzó a la conquista de Afganistán, desplazando a los muyahidines, y gobernando entre 1996 y 2001, momento en que se produjo la invasión de los Estados Unidos, Gran Bretaña y aliados a dicho país tras los atentados de Al Qaeda a las Torres Gemelas y el Pentágono norteamericanos.

"La inteligencia estadounidense tenía información de que los autores intelectuales del atentado a las Torres Gemelas y al Pentágono estaban en Afganistán y decidieron invadir dicho país para darle como una respuesta al electorado estadounidense", manifestó el profesor de la UNLP.

De todas formas, Rial destacó que tanto los muyahidines como los talibanes fueron tolerados por occidente a los efectos de frenar el avance comunista en la región.

Algo similar a lo que pasó con la figura de Saddam Hussein, a quien Estados Unidos apoyó para frenar la revolución islámica iraní y luego se les volvió en contra.

Pese a que contaban con el apoyo de los Estados Unidos, los distintos gobiernos de Afganistán a partir del 2001 siempre fueron débiles.

"Eran denomidados por los actores políticos de la región como el alcalde de Kabul porque en el Afganistán profundo no tenían poder real", recalcó Rial.

Se daba esa situación porque más allá de la "derrota" de los talibanes frente a Estados Unidos, éstos nunca desaparecieron.

"Hay un desconocimiento de lo que es la estructura política afgana, una especie de mosaicos de etnias organizadas en tribus, donde los jefes son los que tienen el poder real", caracterizó el investigador del IRI.

Cabe destacar que los talibanes se diferencian de Al Qaeda en que los primeros no batallan por fuera de su territorio, mientras que los segundos, que también profesan el integrismo y son suníes, tienen una visión que va más allá de las fronteras de Afganistán buscando llamar la atención sobre sus objetivos políticos.

Entre los países que vieron con buenos ojos la toma del poder por parte de los talibanes, está Turquía; ya que ganan un aliado frente a Iran, uno de sus competidores por el liderazgo de la región.

"Hay que tener en cuenta que las tres naciones existentes en el medio oriente son los árabes, los iraníes (los antiguos persas) y los turcos (antiguos otomanos)", indicó el investigador de la UNLP.

Independientemente de que todos sean musulmanes, cabe destacar que no todos cultivan la misma vertiente del islam.

Justamente, Rial destacó que el país más perjudicado fue Irán, un Estado teocrático con  vertiente chiita mientras que Arabia Saudita se vio favorecido dentro de la región, ya que no necesitan intermediacion con los talibanes, a quienes siempre apoyaron.

Por otro lado, para el profesor de Derecho Internacional Público "Estados Unidos  quedó enormemente debilitado. El discurso de Biden sobre la rápida caída del gobierno afgano marcó que no escuchó al Pentágono o que lo ignoró".

Para finalizar, el investigador platense recalcó la creciente influencia de China, que "junto con los saudíes" es el grand ganador.

La segunda potencia municial ya comenzó a negociar con los talibanes  y, según Rial, es probable que dentro de poco comienzen a llegar las inversiones chinas a Afganistán, integrandolos a la nueva ruta de la seda.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias