sábado 18 de septiembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Cultura | 27 ago 2021

Una investigadora analizó "Destiempo", el sello editorial de Borges y Bioy Casares financiado por la empresa de lácteos La Martona

Entrevista a la Doctora en Letras María de los Angeles Mascioto


El martes 24 de agosto fue el aniversario del nacimiento del gran escritor Jorge Luis Borges, quizás el intelectual más reconocido de la Argentina y uno de los mejores amigos de su colega Adolfo Bioy Casares. 

Con éste último Borges trabajó durante dos años en un proyecto llamado "Destiempo", un sello editorial vigente entre 1937 y 1938 que anteriormente había sido una revista literaria. 

Al respecto, la Doctora en Letras y becaria posdoctoral del CONICET, María de los Angeles Mascioto, publicó un artículo en la revista "Anclajes" (2018) que analiza esa experiencia. 

Cabe aclarar que Mascioto trabaja en el Instituto de Investigaciones en Humanidades  y Ciencias Sociales de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP. 

La investigación fue parte de su tesis de Doctorado en Letras que desarrolló en la casa de estudios platense.

Su interés radicaba en el surgimiento de nuevos modos de escritura en la prensa masiva, especialmente en un suplemento ilustrado de literatura del diario Crítica,  co-dirigido por Borges y Ulyses Petit de Murat a comienzos de los años 30.

En diálogo con Info Blanco Sobre Negro, Mascioto señaló que el interés por el proyecto Destiempo fue la constitución de uno de los primeros intentos de un joven Borges junto con un mucho más joven Adolfo Bioy Casares "por expandirse más allá de los límites de la revista a la creación de una colección de libros".

 

ISBN: ¿Qué tienen en común la revista Destiempo con el sello editorial del mismo nombre?

Mascioto: La editorial es un desprendimiento de la revista. Ambos fueron proyectos breves. La revista daba bastante pérdida, entonces en principio Borges y Bioy Casares pensaron en la colección de libros, y especialmente en la suscripción, como otro modo de financiamiento.

También convocaron a autores que colaboraron con la revista para publicar libros y planearon la salida de textos que coincidían con el tipo de literatura que ellos querían difundir.

 

ISBN: ¿Qué faceta descubriste en Borges que no conocías?

Mascioto: Tanto en Destiempo, como la Revista Multicolor de los Sábados, encontré que una de las facetas más jugosas es su trabajo con la materialidad de los textos. Borges los “manipula” para volver a publicarlos en otros espacios, ya sean libros o revistas.

Encuentro allí una intervención sobre los materiales parecido al corte y pegue,  pero que va mucho más allá y que puede servir para explicar procedimientos de escritura borgeanos tales como el trabajo con las distintas versiones sobre una misma historia, por ejemplo.

 

ISBN: ¿Encontraste un paralelismo entre su labor como escritor y como editor?

Mascioto: Sí, el proyecto editorial Destiempo fue una pieza clave en mi investigación para demostrar que, así como Borges vuelve una y otra vez sobre sus textos para reescribirlos, también regresa sobre lo editado para reeditarlo.

Por lo que he podido observar en el análisis de la colección, el catálogo que tenían en mente Borges y Bioy contaba con algunos autores “a destiempo” que conformaron luego antologías fundantes del género policial y fantástico en Argentina e Hispanoamérica.

 

ISBN: ¿Qué particularidad tenía Destiempo en relación con las revistas de la época?

Mascioto: La revista Destiempo en sí misma es un proyecto muy breve, tiene tan sólo tres números de seis páginas cada uno y se dirige a un público bastante reducido. Es uno más de los proyectos revisteriles promovidos por escritores que circulaban en la época.

 

ISBN: ¿En qué medida se puede reconocer el sello de Borges en la editorial?

Mascioto: El sello editorial Destiempo fue un proyecto en el que, por un lado, Borges le dio continuidad a algunas estrategias editoriales que ya venía practicando desde su participación como co-director en el suplemento literario de Crítica, la Revista Multicolor de los Sábados (publicado entre 1933 y 1934).

Por otro lado, se originaron algunas propuestas de promoción de literatura policial y fantástica que luego se prolongarían en posteriores proyectos que lo tendrían como antologador o director de colección en otras editoriales como Sudamericana y Emecé en los que participó como compilador, antologador o director de colección. Creo que en ese pasaje se puede ver la marca de Borges como escritor y editor.

 

ISBN: ¿Sabés por qué eligieron el nombre y por qué duró dos años?

Mascioto: Al igual que otros emprendimientos de la época el nombre del sello se debió a la revista de la que se desprendía,  y que lo antecedió.

Ambos proyectos dejaron de publicarse por falta de fondos necesarios para cubrir por completo los gastos editoriales, que estaba principalmente financiado por Borges y Bioy, y unos escasos avisos publicitarios de una empresa de lácteos perteneciente a un familiar de Bioy Casares, llamada La Martona

Como señalo en mi artículo “Borges editor”, ya desde los comienzos de su publicación, en una carta a Macedonio Fernández, Bioy decía que, si bien tenían en mente la salida de varios libros, ésta era incierta dado que la editorial tenía problemas económicos.

Lo mismo ocurrió con la revista, cuyo tercer y último número sólo había logrado venderse gracias a la distribución en un partido de rugby.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias