sábado 23 de octubre de 2021 - Edición Nº 29.188

Cultura | 22 sep 2021

El autor de Misterios de La Plata lanzó un libro sobre Tolosa que recopila 150 años de historias y leyendas

Nicolás Colombo lanzó un libro especial sobre Tolosa que en diciembre cumplirá 150 años. Recopila datos históricos pero también algunos mitos urbanos y leyendas.


“Soy de Tolosa, viví toda mi vida acá. Este año se cumplirán 150 años de la fundación del barrio. El último libro sobre la historia fue publicad0 en 1977 por Laborde por lo que ya quedó bastante desactualizado e incompleto”, comentó a Info Blanco Sobre Negro el historiador local Nicolás Colombo.

"Tolosa, 150 años de historias y leyendas" recopila la historia de esa localidad platense, sus orígenes, instituciones, lugares emblemáticos y también varias leyendas e historias curiosas.

“Me llevó más de tres años de investigación, contacté a muchos vecinos y recorrí bibliotecas, clubes y demás. Además de contar la historia de su fundación, instituciones y monumentos agregué varios misterios, leyendas y mitos urbanos de Tolosa”, contó el joven autor de los libros “Misterios de la Ciudad de La Plata” 1 y 2.


Los orígenes de Tolosa

Colombo aseguró que la fundación de Tolosa está directamente relacionada con la epidemia de fiebre amarilla que se desató a fines de la década de 1860 en Buenos Aires.

“La gente comenzó a irse de las grandes urbes. Hubo un pico importante de fiebre amarilla a principios de 1871. En ese momento Juan Berisso y Antonio Cambaceres se fueron de Buenos Aires y construyeron sus saladeros en Ensenada, creando lo que luego sería Berisso”, detalló.

“Martín Iraola era dueño de tierras en las lomas de la Ensenada y aprovechó para crear un pueblo para quienes quisieran alejarse de Buenos Aires. Además, en 1871 se había extendido el ferrocarril hasta Ensenada por lo que era mucho más fácil el acceso”, explicó y agregó: “Hizo un loteo y creó el pueblo de Tolosa. La tarea estuvo a cargo de un agrimensor que había estado midiendo terrenos de Iraola en el Paseo del Bosque”.

 



La “bruja de Tolosa” y la “maldición de los gobernadores”

Una de los mitos que Colombo cuenta en su nuevo libro es la “maldición de los gobernadores” que habría sido realizada por una bruja de Tolosa por encargo del entorno de Julio Argentino Roca.

“Esto es un mito urbano que circula desde al menos la década del 30 y que se vio alimentado cuando se cumplió el centenario de la ciudad ya que descubrieron muchos elementos faltantes en la piedra fundamental”, comentó el historiador local.

Y agregó: “Cuando se fundó La Plata alguien habría robado medallas, monedas y actas en papel. El mito dice que fueron las mismas personas que buscaron a la bruja de Tolosa y la llevaron hasta la piedra fundacional para hacerle una maldición a la ciudad y a los gobernadores para que no pudieran aspirar a la presidencia”.

Colombo aseguró que los diarios de la época de la fundación de La Plata “ya mencionaban la palabra maldición” porque “hubo varias cosas que salieron mal” como la carne que se echó a perder y el funcionamiento de los trenes con demora.

“Se hablaba de una maldición por parte de Julio Argentino Roca para que Dardo Rocha quedara mal parado en la competencia entre ambos por la llegada a la presidencia. Esta maldición habría sido encargada a una bruja de Tolosa”, señaló.

 


 

El cementerio de Tolosa

En cuanto a los lugares históricos de la localidad, Colombo comentó: “Uno de las historias que más me incentivó a investigar fue el cementerio de Tolosa”.

“Con la epidemia de fiebre amarilla, tuvieron que hacer un cementerio a las apuradas al costado de camino Rivadavia. Luego, en 1874, el municipio de Ensenada construyó un cementerio pequeño en 118 y 525. Este funcionó al menos hasta principios del Siglo XX”, detalló.

“Durante los primeros años de existencia de La Plata, los fallecidos eran llevados al cementerio de Tolosa porque la ciudad todavía no tenía uno propio”, explicó.

Colombo contó que varios vecinos le comentaron que hasta la década del 60 y 70, en esos terrenos se encontraban restos de lápidas, manijas de ataúd y restos humanos. “Luego de cerrar, en el lugar funcionó un tambo. Después se loteó y se construyeron viviendas”, precisó.

 


 

El barrio de las “Mil Casas”

Las “Mil Casas” se fundaron en 1888, un año después de la inauguración de los talleres ferroviarios. Fue el primer barrio obrero de Sudamérica.

“Juan de la Barra construyó 200 pequeñas viviendas para los cientos de operarios que iban a trabajar en el lugar. Pero los talleres estuvieron abiertos sólo 15 años, luego los compraron los ingleses que los cerraron y los mudaron a Buenos Aires”, contó.

“De la Barra había pedido un préstamo para construir esas casas que terminaron siendo rematadas. Durante muchos años, el barrio tuvo mala fama pero la verdad que es un lugar maravilloso que debería ser revalorizado porque tiene una historia muy rica”, consideró.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias