martes 26 de octubre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 3 oct 2021

Aseguran que muchos hombres desarrollaron una disfunción eréctil "bastante grave" después de contagiarse de COVID-19

Durante seis meses o más


El COVID-19 no sólo afecta los pulmones, es una enfermedad sistémica que también puede lo hace con el corazón, los riñones, el cerebro y otros órganos. Los efectos negativos o daños pueden perdurar mucho tiempo después de la fase aguda y posterior recuperación.

La novedad  es que cada vez más hombres informan verse perjudicados en su desempeño sexual tras haber tenido coronavirus.

Informes que alertan sobre esa  disfunción eréctil se acumulan en los consultorios de urólogos del Hospital Miller de la Universidad de Miami. En principio los profesionales de la salud pensaron que se debía al estrés pandémico.

Sin embargo, los pacientes afectados manifestaron no padecer ansiedad ni estar deprimidos, y algunos reportaron sufrir esta complicación sexual durante seis meses o más.

Todos ellos tenían en común que formaban parte de los más de 33 millones de recuperados por el SARS-CoV-2 en los Estados Unidos.

Cada vez más evidencia científica sugiere que el COVID-19 puede sabotear la salud sexual de los hombres.

“Descubrimos que los hombres que no habían tenido estos problemas anteriormente desarrollaron una disfunción eréctil bastante grave después de la infección por COVID-19″, advirtió el urólogo e investigador estadounidense Ranjith Ramasamy, conocido por sus contribuciones académicas a la medicina reproductiva, incluida la deficiencia de testosterona, la terapia regenerativa, la disfunción eréctil y los estudios del cáncer de próstata.

Un reciente estudio del New England Journal of Medicine (NEJM), alertó que nos encontramos ante un próximo desastre de salud públicagenerado por el Long COVID.

Sostiene que entre el 10 al 30% de los 44,4 millones de casos totales de coronavirus en Estados Unidos y los más de 235 millones a nivel mundial presentan secuelas por la enfermedad pandémica, “todavía experimentan síntomas debilitantes meses después de haber sido infectados, que pueden causar una discapacidad significativa”.

Los hombres pueden tener seis veces más probabilidades de desarrollar disfunción eréctil breve o prolongada después de contraer el virus, según una investigación publicada en marzo en la revista científica Online Library.

Otros estudios documentaron una letanía de problemas de salud posteriores a la infección que afectan el sexo, ya sea de forma independiente o en conjunto: incapacidad para tener o mantener una erección, daño a los testículos, dolor o hinchazón testicular, incapacidad para alcanzar el orgasmo, niveles bajos de testosterona y problemas de salud mental.

Incluyeron 100 sujetos en el análisis (25 COVID positivos; 75 COVID negativos).

La prevalencia de disfunción eréctil, medida con el Inventario de Salud Sexual para Hombres, fue significativamente mayor en el grupo COVID positivo (28% frente a 9,33%).

Los modelos de regresión logística confirmaron un efecto significativo de COVID-19 en el desarrollo de la disfunción eréctil, independientemente de otras variables que la afectan, como el estado psicológico, la edad y el Índice de Masa Corporal.

Además, los científicos observaron que los sujetos con disfunción eréctil tenían más probabilidades de tener COVID-19.

Fuente: Infobae

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias