domingo 28 de noviembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 12 oct 2021

Pronostican que los diagnósticos por cáncer de mama aumentarán un 46% en América y destacaron la importancia de los controles

Según el Instituto de Inmuno Oncología Dr Ernesto J.V. Crescenti 


 

Según un informe del Instituto de Inmuno Oncología Dr Ernesto J.V. Crescenti difundido en el marco del Día Mundial del Cáncer de Mama (19 de octubre), las proyecciones indican que el número de diagnósticos por esa enfermedad aumentará en América un 46% en los próximos 10 años.

En el trabajo destacaron la importancia para las mujeres de "estar informadas sobre la enfermedad, realizarse controles ginecológicos periódicos y estar atentas a las señales de alerta son los pasos más importantes para luchar contra esta enfermedad". 

 

Cómo surge: factores de riesgo

Lo hace cuando las células del cuerpo se alteran y se reproducen de forma anormal y sin control. En el caso del cáncer de mama esas células se multiplican dentro de los senos.

Como en otros tipos de tumores malignos esta es una enfermedad que no puede ser adjudicada a una única causa en particular, pero se reconocen algunos factores que aumentan el riesgo de padecerlo. Por ejemplo,  ser mujer, tener más de 50 años y tener antecedentes personales o familiares de cáncer de mama o de enfermedad benigna de mama.

También se encuentran entre los factores de riesgo haber recibido radioterapia dirigida a la mama o el pecho, haber recibido o estar recibiendo tratamiento con hormonas combinadas como estrógeno y progesterona, haber tenido la primera menstruación antes de los 12 años o la menopausia a edad tardía (después de los 55 años).

Además, otros factores son no haber tenido hijos o haber tenido el primer parto después de los 30 años, padecer de sobrepeso u obesidad, ser sedentaria, fumadora y consumir alcohol en exceso.

La prevención es la herramienta fundamental en la lucha contra el cáncer de mama y consiste en medidas tendientes a reducir el número de casos nuevos de la enfermedad o de morir por esta causa. Los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación, reduciendo el número de muertes.

Desde el instituto Crescenti indicaron que son fundamentales los controles ginecológicos y exámenes como mamografías y ecografías mamarias.

Estos estudios no invasivos abarcan la exploración de las mamas y los ganglios que se encuentran en la axila, debajo y sobre la clavícula y en el cuello.

La mamografía permite detectar el tumor cuando todavía es pequeño y no palpable. Existen también otros métodos diagnósticos por imágenes, como la ecografía y la resonancia magnética. El médico indicará cual/es y con qué frecuencia deben realizarse de acuerdo con las características individuales de cada paciente.

Dentro de las señales de alerta se debe estar a: dolor en un seno (fuera del período menstrual), líquido sanguinolento segregado por los pezones, engrosamiento en la mama, cerca de ella o debajo del brazo, cambio en el tamaño o la forma de la mama, piel escamada, roja o hinchada en la mama, el pezón o la aréola, el pezón se vuelve hacia adentro de la mama, y huecos en la mama parecidos a la piel de la naranja.

 

¿Cómo hacerse un autoexamen?

Los especialistas señalan que además de realizarse los controles ginecológicos periódicos, es necesario que cada mujer aprenda a autoexaminarse y lo realice de forma rutinaria, por lo menos una vez al mes.

Y que es recomendable realizarlo una o dos semanas después del período menstrual para evitar que los senos estén hinchados. Existen tres posiciones básicas para realizar un examen completo de los senos: 

 

Acostada:

  1. Recostarse con una almohada o toalla doblada bajo el hombro derecho.

  2. Doblar el brazo derecho y colócalo bajo la cabeza.

  3. Con la mano izquierda, palpar el seno derecho, utilizando las yemas de tres dedos (el índice, medio y anular) para detectar abultamientos o masas.

  4. Ir cambiando los dedos de lugar de arriba hacia abajo.

  5. Presionar cada área del seno haciendo pequeños movimientos circulares y ejerciendo tres tipos de presión: la más ligera y suave para analizar el tejido más cerca de la piel. Una presión mediana, servirá para revisar la parte intermedia del tejido. La más intensa llegará hasta el nivel más profundo y más cercano a las costillas.

  6. Comprimir suavemente el pezón y observar si hay secreción.

  7. Repetir el proceso en el lado izquierdo.

 

De pie ante un espejo:

Esta parte del examen permitirá detectar cambios en la apariencia de los senos y los pezones. Colocarse ante un espejo con los brazos relajados a los costados del cuerpo, procurando que el lugar esté bien iluminado, y observar detenidamente los senos. Mirarlos desde distintos ángulos y posiciones de los brazos.

Cuando el examen se realiza con frecuencia, es cuando más se notan las posibles diferencias: cambios en el color de la piel o del pezón, o si surge alguna protuberancia.

 

De pie con el brazo levantado hacia el costado (esta posición permite revisar el área de la axila):

  1. Levantar un brazo a la altura del hombro.

  2. Con la mano opuesta, examinar la axila.

  3. Repetir del lado opuesto.

  4.  

El cáncer de mama es el cáncer más común y la causa de muerte más frecuente en las mujeres. Todos los años más de 1 millón de mujeres en todo el mundo recibe el diagnóstico de cáncer de mama por primera vez.

Cuando se detecta en etapa temprana, las probabilidades de sobrevida aumentan considerablemente por lo que resulta vital realizar los controles periódicos, los chequeos anuales y visitar al médico ante el primer signo de alarma. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias