jueves 09 de diciembre de 2021 - Edición Nº 29.188

Información General | 25 nov 2021

Anibal Falbo: "La medida cautelar que protege al Arroyo El Gato es un acto de gran osadía jurídica que piensa en las generaciones futuras"

"Los residuos no hay que tirarlos en ningún arroyo. Así lo establece la ley provincial 5965 del año 1961", señaló.


Este jueves se conoció la noticia de que la Justicia dictó una medida cautelar para que tanto el Estado nacional, provincial y los municipios de Ensenada, Berisso y La Plata coordinen acciones conjuntas para que se deje de contaminar el Arroyo El Gato.

Al respecto, el presidente de la ONG Nuevo Ambiente, Marcelo Garófalo, aseguró: “La medida cautelar es un aliciente. Sin haber participado en la causa que se instruyó estamos de acuerdo en que la medida es conducente para lograr que la mayor cantidad de desperdicios terminen en el Río Santiago a través del Arroyo El Gato, por eso el tema de imponer una barrera nos parece muy bueno”.

En cuanto a las medidas que el fallo ordenó tanto al Estado nacional, provincial y local, Garófalo opinó que "es difícil de coordinar pero es lo que había que hacer, no queda otro camino que trabajar entre las distintas jurisdicciones porque la problemática, como lo marca el fallo, no corresponde a una sola".

“Sin perjuicio del control que efectúan las distintas reparticiones municipales sobre las empresas que se encuentran a la vera del arroyo a lo largo de todo su recorrido, también hay organismos provinciales que intervienen en ese control como la Autoridad del Agua o el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible”, añadió el abogado platense.

“Por ejemplo, en el caso de la Papelera de 514 y 12 éstos últimos son quienes deben autorizar todo lo que tiene que ver con el vertido en el arroyo de los líquidos que ahí se producen”, aseguró.

“Si las tres jurisdicciones estatales no trabajan en conjunto va a ser un fracaso. Será necesario, como lo señaló el fallo, que actúen de manera coordinada tanto provincia, nación y los municipios, alertó Garófalo.

“También hay que trabajar, y así lo solicita el fallo, sobre la planta de residuos cloacales porque no es posible que ABSA cobre por un servicio de tratamiento de los líquidos cloacales y no los trate, y los vuelque en el arroyo como lo está haciendo”, finalizó el titular de Nuevo Ambiente.

Por su parte, el director de la Clínica Ambiental de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Anibal Falbo, sostuvo que “la medida cautelar es extraordinaria y muy trascendente, y claramente es una medida de protección del ambiente, la salud pública, la ecología y las generaciones futuras”.

“Con esta medida el juzgado está haciendo todo lo que omite hacer el Estado y todos los daños que provocan distintos sujetos al sistema ecológico del Río Santiago, del Arroyo del Gato y del Río de La Plata.

“Es una medida cautelar importante que está señalando que si hay desechos cloacales no podemos tirarlos a un cuerpo de agua que tiene que tiene que ver con la sostenibilidad sanitaria y por ende de la sostenibilidad humana”, añadió el letrado.

Con respecto al argumento de la posible pérdida de fuentes de empleo que muchas empresas alegan cuando se las intenta controlar, el profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales argumentó que se podría contratar una empresa para matar a alguien y ésta diría que si no la dejan matar no tengo trabajo y no le puedo dar de comer a mis hijos, me parece un planteo irracional”.

“Que se protejan fuentes laborales para dañar o enfermar a la gente sería como si un torturador alegara que no lo dejan torturar”, añadió Falbo.

“Es un planteo falto de toda lógica que solamente lo puede hacer una empresa que quiere seguir maximizando sus ganancias a costa del ambiente, la salud de la gente y a las generaciones futuras”, sostuvo el letrado.

“El tema ambiental es económico, se daña por desinversión, por un tema de costos, de maximizar ganancias, entonces usan al operario”, afirmó Falbo y agregó que “si una empresa tiene que invertir y mejorar sus instalaciones para no contaminar también tiene que contratar gente”.

“Lo que pasa es que eso que el capitalista se está ahorrando lo lleva para su plusvalía en pos de incrementar sus ganancias. Debemos dejar los viejos paradigmas que nos llevaron al lugar donde estamos hoy”, indicó el docente.

En relación a si hay mecanismos para evitar que las empresas contaminen, el titular de la Clínica Ambiental aseguró que sí y destacó que “en primer lugar los residuos no hay que tirarlos en ningún arroyo porque no están para eso. Así lo establece la ley provincial 5965 del año 1961, que dice que lo que se tira al ambiente debe ser inocuo”.

“Esa ley está vigente, lo que pasa es que hay una gran comodidad de pensamiento. Hemos incenciado el planeta y la gente no es más feliz sino que tiene cada vez más problemas. No cierra", continuó.

"Tenemos que poner un poco de claridad a lo que está pasando. El aire, el suelo y agua están contaminados y el ser humano no es más feliz”, añadió Falbo.

“Me parece que el derecho ambiental pueden ser un desafío para pensar otro paradigma. Hay una corriente que señala que la salida es el decrecimiento en materiales económicos y crecer en otros aspectos”, sostuvo el docente.

“Por supuesto que no se va a solucionar todo con una medida cautelar pero es un desafío y un acto de gran osadía jurídica, compromiso con la justicia social y que piensa en las generaciones futuras; y por supuesto que se puede cumplir pero hay que plantear prioridades”, señaló el abogado.

“¿Qué prioridad tiene no tirar contaminantes al arroyo? El humano es ambiente, esta concepción ecosistémica es clave. ¿Cuántos de los que están en el OPDS tienen esta concepción?”, concluyó Falbo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias