jueves 20 de enero de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 11 ene 2022

A un mes del crimen de Luciano Olivera en Miramar sus familiares y amigos marcharon para reclamar justicia

“Todavía hay policías que faltan caer”, denunció la madre


Judit Aristegui, la madre de Luciano Olivera, el adolescente de 16 años que fue asesinado de un balazo en Miramar, encabezó este lunes una marcha al cumplirse un mes del crimen y denunció que “todavía hay policías que faltan caer”. Cabe destacar que por el homicidio hay un efectivo preso acusado de ser el autor del disparo.

“Falta caer el comisario (Edgardo) Vulcano, Cafaro y Covhelo, que son los que lo empiezan a correr a mi hijo porque se va con la moto y falta también caer el jefe de caballería, que nos reprime porque pedimos una explicación por la muerte de mi hijo”, expresó la mujer.

“Esta marcha también fue para que le sigan denegando la excarcelación a los que la están pidiendo, si bien (Maximiliano) González (25) está con prisión preventiva hasta el juicio pero los otros tres lacras que estaban con González y que lo ayudaron a cambiar el cuerpo de lugar y quisieron simular como que era una accidente queremos que la Justicia se la sigan negando”, pidió la mujer.

La marcha se realizó por la calle 21 de Miramar y culminó en el anfiteatro "Lolita Torres" de la plaza principal de Miramar, donde Judit estuvo acompañada por familiares, amigos y vecinos que durante el recorrido gritaban: “a Luciano lo mató la Policía", y se preguntaban "quién nos cuida de la Policía”, 

La madre del joven encabezó la marcha junto a su esposo con una pancarta que decía “Memoria, Verdad y Justicia por Luciano” al cumplirse un mes del crimen de su hijo. A la movilización también concurrieron los profesores y compañeros de Luciano. 

“Ya pasó un mes y seguimos con la misma impotencia de no tenerlo. Nadie nos devolverá a Luciano”, dijo, por su parte, Cintia, la madrina de la víctima y que es efectivo policial, y coincidió en que “faltan más detenciones” y que lo que los “mantiene en pie es el pedido de justicia”.

Por el crimen de Luciano, el martes pasado fue procesado con prisión preventiva el policía Maximiliano Abel González (25), a quien el juez de Garantías 2 de Mar del Plata, Saúl Errandonea, le imputó el delito de “homicidio triplemente agravado por haber sido cometido por miembro de una fuerza de seguridad, mediante el empleo de armas de fuego y con alevosía”.

El juez tuvo en cuenta una serie de pruebas, como declaraciones testimoniales, las modulaciones de los móviles policiales que intervinieron en el procedimiento, las imágenes de las cámaras de seguridad, la inspección ocular en el lugar del hecho y un peritaje balístico que descarta que se haya tratado de un disparo accidental.

El magistrado que interviene durante la feria judicial de enero hizo lugar al requerimiento efectuado por la fiscal de la causa, Ana María Caro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Miramar.

Para la fiscal Caro está acreditado a través de las pruebas obtenidas que González asesinó de un disparo a Luciano (16), en la madrugada del viernes 10 de diciembre último.

En el marco del mismo expediente también fueron detenidos los policías Nelson Armando Albornoz, Rocío Mastrángelo y Kevin Guerricagoitia, que acompañaban al presunto autor material en el patrullero, y que fueron acusados del delito de “encubrimiento doblemente agravado”. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias