miércoles 18 de mayo de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 9 may 2022

Alertaron por "severas fallas de seguridad" en el Centro Atómico Constituyentes de San Martin

Lo señaló el ex jefe de seguridad del lugar, Javier Zulato


El ex jefe de seguridad del Centro Atómico Constituyentes (CAC), Javier Zulato, alertó por "severas fallas de seguridad" en el lugar perteneciente a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) que está ubicado en el Partido bonaerense de General San Martín.

El CAC está ubicado sobre la colectora de la avenida General Paz y está comprendido por ocho hectáreas y 50 edificios en los que se emplazan diferentes instalaciones, desde simples oficinas administrativas, pasando por laboratorios físico-químicos, de radiobiología, carpintería, depósitos de material nuclear, fábrica de combustibles nucleares y un reactor de investigación, entre otras cosas.

El fundador de Proyecto Energía Argentina y director de la Initiative for Global Security (IGS) afirmó que "las autoridades no responden los reclamos de los empleados en materia de seguridad, protección física y medio ambiente, lo quep odría desencadenar un accidente con material radiactivo que pondría en jaque a gran parte del conurbano bonaerense y la ciudad de Buenos Aires".

Si bien el informe es de enero pasado, en los últimos días se supo que Zulato le envió su denuncia al subsecretario de Energía de la Nación Dario Martinez.

 

 

El informe advierte que “la red de incendio del CAC está prácticamente fuera de funcionamiento ya que una parte no cuenta con el correcto mantenimiento por falta de personal y la otra ha sido desguazada por los permanentes hurtos que se producen sistemáticamente en el sitio”.

"Desde la designación de la nueva gerencia de coordinación se han hurtado bienes de la red de incendios por un monto aproximado de dos millones de pesos", denunció Zulato. 

En ese marco, el fundador de Proyecto Nuclear señaló que “en caso de que se produjera un incendio de grandes magnitudes sería prácticamente imposible de controlar en todo el perímetro del Centro Atómico” y afirmó que la denuncia también fue rubricada por el personal de la División Riesgos Especiales de los Bomberos de la Policía Federal Argentina.

Vale recordar que el 23 de septiembre de 1983 se produjo en el mismo organismo un accidente nuclear en el ya desmantelado reactor RA-2, que acabó con la vida de un trabajador.

No obstante esto último, el ex funcionario señaló que su postura “es completamente pro-nuclear” y aclaró que “jamás diría que podría haber un accidente del tipo de Chernobyl o Fukushima ya que el Centro Atómico no es una central nuclear”.

“Actualmente la situación podría llegar a ser gravísima en el caso de que el foco ígneo se iniciara en las inmediaciones de cualquiera de las instalaciones nucleares que alberga el CAC, donde las consecuencias podrían ser desastrosas, por cuanto se corre el riesgo de que el material radiactivo se volatilice a la atmósfera dependiendo ya su alcance de circunstancias aleatorias (como la dirección y velocidad del viento, condiciones de presión temperatura,etc) y pudiendo afectar un radio impredecible”, alertó Zulato.

Siguiendo con esto, el especialista aseguró que “la autoridad regulatoria nuclear tendría que hacer un trabajo más abarcativo, evaluando la seguridad de todo el predio en función de su contexto con otros edificios y no haciendo hincapié sólo en las instalaciones nucleares o radiológicas”.

Por otra parte, la denuncia destacó que “el servicio médico del lugar, a pesar de los reiterados pedidos del sector, no tiene los elementos para actuar ante una emergencia radiológica habida cuenta de que ni siquiera posee una ambulancia propia, que sería de vital importancia ya que en incidentes de este tipo se ha reportado que los prestatarios son reacios a trasladar pacientes que hayan sufrido accidentes radiactivos”.

A su vez, el reclamo planteó que “es necesario contar de forma urgente con un centro médico especializado para derivar pacientes eventualmente afectados por radiación, ya sea por contaminación interna o irradiación externa”.

En cuanto a las emergencias convencionales, Zulato manifestó que “existe una gran falta de medios de escape en muchos edificios del CAC, constituyendo una verdadera trampa mortal para el personal y visitantes del lugar”.

Además, el ex jefe de seguridad explicó que “es incomprensible que teniendo en cuenta que en el CAC se almacena y manufactura material radiológico y nuclear, y habiendo sufrido la República Argentina antecedentes de atentados terroristas (en la Embajada de Israel y la AMIA en 1992 Y 1994 respectivamente), las autoridades hayan prohibido revisiones de los efectos personales a la entrada y salida de todas las personas y vehículos”.

"Los límites perimetrales del CAC son, en algunos casos, sumamente débiles, existiendo alambrados fácilmente franqueables por un posible agresor. No existen cámaras de seguridad ni sistemas de alarmas de intrusión, por lo cual toda la seguridad perimetral del sitio queda supeditada a las recorridas del personal de gendarmería y de seguridad privada”, destacó Zulato. 

“En las circunstancias actuales, la probabilidad de éxito de un hecho terrorista, de sabotaje, robo o desvío de material nuclear, dependen directamente de la voluntad del perpetrador dado que no se cuentan con las condiciones mínimas para repeler un hecho de estas características”, detalló el especialista. 

Por último, Zulato señaló que ha solicitado "varias veces" una reunión con la presidenta del CAC Andrea Serquis y con el gerente de Coordinación del Centro Atómico Oscar Lago "para detallarles cada uno de los problemas de seguridad” pero indicó que "ha sido ignorado sistemáticamente" e incluso denunció que recibió "varias amenazas".

Además, el ex jefe de seguridad del CAC también recordó que intentó comunicarse “con un importante ex subsecretario de Energía Nuclear que manejaba la CNEA en la etapa de Cambiemos pero tampoco contestó sus correos" por lo que resaltó que “el problema es general y apartidario”.

Si bien Zulato destacó “la alta capacitación del personal técnico” también afirmó que “si hay autoridades incapacitadas que fueron designadas a dedo o por militancia afín al gobierno de turno conduciendo la organización, no hay mucho que pueda hacerse más que peticionar”.

Finalmente, el ex jefe de seguridad “solicitó la intervención inmediata de las autoridades para subsanar la situación detallada dado que es fundamental tratar estos temas con urgencia porque un accidente de consecuencias graves en el Centro Atómico constituirá una tragedia no solamente previsible sino prácticamente inevitable”. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias