martes 21 de mayo de 2024 - Edición Nº -1994

Información General | 25 may 2022

Gustavo Tito, experto del INTA: "La agricultura con agroquímicos no resuelve el hambre y en muchos casos lo profundiza"

"En algunos sectores el crecimiento de la agroecología puede ser más rápido y en otros más lento, va a depender de procesos socioeconómicos, territoriales e incluso culturales", señaló el especialista.


Por: Federico García

Una nota escrita por Ted Nordhaus, director ejecutivo del Breakthrough Institute, y Saloni Shah, analista de alimentos y agricultura de dicha institución, en el medio Foreign Policy hizo referencia en marzo pasado a lo que está ocurriendo en Sri Lanka luego de que el gobierno dispusiera prohibir el uso de los agroquímicos en la agricultura en abril del año pasado.

“El resultado fue brutal y rápido. En contra de las afirmaciones de que los métodos orgánicos puede producir rendimientos comparables a los de la agricultura convencional, la producción nacional de arroz se ha visto obligada a importar arroz por un valor de 450 millones de dólares, incluso cuando los precios internos de este alimento básico de la dieta nacional aumentaron alrededor del 50 %”, se puede leer en el mencionado artículo.

En un momento donde en la Argentina se está discutiendo si colocar o no retenciones a las exportaciones para enfrentar la crisis alimentaria mundial que varios especialistas auguran a raíz de la guerra entre Ucrania y Rusia, y donde la situación económica afecta la mesa de muchos argentinos y argentinas, Info Blanco Sobre Negro consultó al doctor en Ciencias Naturales por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y docente de la Universidad Nacional Artuto Jauretche (UNAJ), Gustavo Tito, para preguntarle si es posible una agricultura sin agroquímicos.

En primer lugar, el especialista advirtió que “todo cambio tecnológico no puede ocurrir de un día para el otro" e indicó que aún cuando se comenzaron a usar agroquímicos también fue paulatino, "primero la ciencia desarrolla la innovación y luego están la tecnología, los mercados y el 'know how', para llevar adelante un cambio hay que ir de a poco”.

No obstante, Tito destacó que “es posible que la agroecología sea hegemónica en el ámbito agropecuario a través de un proceso pero en este momento es alternativa y tiene la gran ventaja de dar respuestas que no puede dar la agricultura convencional aunque también le faltan muchas otras porque está evolucionando”.

“En algunos sectores el crecimiento de la agroecología puede ser más rápido y en otros más lento, va a depender de procesos socioeconómicos, territoriales e incluso culturales”, agregó el experto.

Frente a la pregunta de si es posible alimentar a toda la Argentina con alimentos agroecológicos, Tito invirtió el orden de los factores y se preguntó si es posible alimentar a todo el mundo con alimentos producidos con agroquímicos y respondió que no. "Hoy hay hambrunas y se produce con agroquímicos”, afirmó el fundador de la Cátedra de Soberanía Alimentaria de la UNLP.

No le pidamos a la agroecología una respuesta política que hoy el modelo tecnológico imperante no puede dar", manifestó Tito, y agregó que en primer lugar se debe resolver la cuestión del hambre y la distribución.

“La agricultura con agroquímicos no resuelve el hambre y en muchos casos lo profundiza, mirá lo que pasa en Argentina. Tenemos el precio del pan por las nubes y se está exportando mucho con la tecnología, además del pan transgénico; pero todavía no tenemos pan en la mesa de muchos argentinos”, manifestó Tito, y añadió que “eso es un problema de la agricultura convencional, no de la agroecología”.

En relación al crecimiento que tuvo este sistema de producción agrícola, el experto del INTA indicó que “hace diez años en el cordón hortícola del sur del Gran Buenos Aires solamente el uno por ciento cultivaba de manera agroecológica y hoy Florencio Varela está en el 20 %, y detalló que “la agroecología es armónica con el ambiente, te genera empleo, alimentos sanos y te permite la producción cerca de las ciudades”.

Tito también resaltó que “en La Plata y Berazategui la producción agroecológica está cerca de los dos dígitos del total de tierra cultivada en la zona”, y añadió que “hay un crecimiento en la medida que los productores encuentran mercados”. No obstante, el doctor en Ciencias Naturales sostuvo que el 80 % aún “sigue produciendo de forma convencional”, es decir con agroquímicos.

Por último, el docente de la UNAJ se refirió a las distintas iniciativas que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Agrario bonaerense para construir tambos y frigoríficos en las distintas localidades de la provincia de Buenos Aires.

“Me parece muy buena la idea que cada uno de los pueblos y ciudades tenga su propio cordón hortícola, su propio tambo y su frigorífico porque eso genera autonomía”, sostuvo Tito, y agregó que eso se llama generación de alimentos en los periurbanos.

“Todo lo que vaya en esa línea genera desarrollo local, resiliencia y arraigo en los pueblos y con eso se puede bancar las crisis mundiales y vivir de lo nuestro, que cada comunidad pueda autoabastecerse”, agregó el ex docente de la UNLP, y concluyó que “es un sistema de economía integrada que puede ser compatible con una economía de exportación”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias