jueves 30 de junio de 2022 - Edición Nº 29.188

Internacionales | 20 jun 2022

La Estatua de la Libertad, un símbolo mundial

Con  137 años de historia es un símbolo de los Estados Unidos y en especial de Manhattan, Nueva York.


Cualquier habitante de países conocidos o ignotos comparte una característica: conoce la estatua de la Libertad, el imponente símbolo de la democracia occidental que irrumpió como modelo social y político en el final del Siglo XVIII y XIX.

Está ubicada en el ingreso al puerto de Nueva York, en la costa este de los Estados Unidos, y es uno de los monumentos más destacados  por fotógrafos, cineastas y pintores que refieren a la Ciudad que Nunca Duerme. Ese ritmo intenso permite disrfutar en disfrutar en diferentes horarios de un Tour de visita a la Estatua.

La estatua fue un regalo de Francia a Estados Unidos cuando se cumplió el primer centenario de la Declaración de la Independencia, que como se sabe fue firmada el 4 de julio del año 1776.

Es un auténtico símbolo de la amistad franco-estadounidense y fue  inaugurada en el año 1886, cuando el gran país del norte comenzaba a convertirse en la potencia más pujante a nivel global, pese a la hegemonía británica en el sistema financiero internacional.

En rigor, el nombre completo y oficial del monumento es La Libertad iluminando el mundo.  Tardaron 11 años en construirla, un período que abarca desde el  año 1875 hasta el 1886. Fue hecha bajo la dirección del ingeniero franco-suizo Maurice Koechlin (1856-1946) y el artista y arquitecto francés Frédéric Auguste Bartholdi (1834-1904).

Otros profesionales franceses que participaron en la elaboración del proyecto fueron Alexandre Gustave Eiffel (1832-1923) y Eugène Viollet-le-Duc (1814-1879). También vale la pena mencionar y destacar al estadounidense Richard Hunt (1827-1895).

Puntualmente, el monumento que en inglés se llama The Statue of Liberty está emplazado al sur de la isla de Manhattan. En relación a sus dimensiones, vale aclarar que pesa 225 toneladas y mide unos 93 metros de altura, contando desde la base hasta el extremo más alto de la antorcha.

Además, está fabricada con cobre y tiene una corona de siete puntas que sostiene los siguientes atributos: en su mano derecha, una antorcha  cubierta en láminas de oro de 24 kilates, agregadas durante su restauración en el año 1986. Representa a la libertad.

Por otra parte, en la mano izquierda la estatua sostiene las tablas que representan la declaración de independencia de los E.UU. Allí  se encuentra grabada la fecha de la declaración en números romanos: July IV MDCCLXXVI (4 de julio de 1776).

Un dato histórico muy peculiar es que Joseph Pulitzer cuando era director del periódico New York World fue el factótum del traslado de la estatua desde Francia a los Estados Unidos.

El destacado periodista portó significativamente para que su país tuviera el presupuesto necesario e incentivó a los lectores neoyorquinos a que hicieran donativos. Por su accionar se llegó a recaudar 120.000 dólares en cinco meses, que era el monto necesario para pagar el traslado de la estatua .

Diferentes firmas como InterviajesNY permiten conocer en detalle  a la estatua mediante un  tour .

Se puede abordar un  ferry gratuito para conocerla  desde el barco, y  llegar a la Isla de la libertad también tiene un costo. En InterviajesNY señalan sobre el tour: “Uno de los momentos más esperados es tomarse una foto con la famosa estatua de Nueva York”.

Ofrecen visitar la Liberty Island y Ellis Island con el ferry y la visita incluida, y obtener una magnífica panorámica del sur de Manhattan.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias