lunes 03 de octubre de 2022 - Edición Nº 29.188

Política | 18 sep 2022

En La Plata homenajearon a Jorge Julio López a 16 años de su segunda desaparición

Además de una marcha, hicieron el descubrimiento de un mural en la esquina de 140 y 69, en Los Hornos, donde vivía López.


En La Plata hubo actos este domingo por los 16 años de la desaparición del expreso político Jorge Julio López, secuestrado por segunda vez cuando iba a presenciar el final del juicio contra el fallecido represor Miguel Etchecolatz, que fue su carcelero y torturador durante la dictadura cívico militar.

"Es la primera marcha que se realiza después de la muerte del genocida Etchecolatz, y en ese sentido puede haber una sensación diferente pero no es algo que me haga feliz, porque pienso que se murió condenado e impune a la vez", dijo su hijo, Rubén López.

"Lamento que falleció sin decirnos lo que pasó; él sabía dónde está mi papá y se fue sin contarlo, eso es lo que sigue doliendo. Todo lo que se haga es bienvenido y el problema más grave es que mi papá no está", agregó.

Además de la marcha hicieron el descubrimiento de un mural en la esquina de 140 y 69, en Los Hornos, donde vivía López.

El mural es de 3 metros por 3,50 metros y fue realizado por estudiantes de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Plata. La leyenda del mural dice: "Archivo negro de los años en que uno vivía donde termina la vida y empieza la muerte".

La marcha tuvo epicentro en la Plaza Moreno frente al Palacio Municipal, donde se llevó adelante el juicio contra Echecolatz.

Participaron partidos políticos, organizaciones de derechos humanos y la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, que llevó una bandera que decía: "¿Dónde está Jorge Julio López? Pasan los gobiernos, continúa la impunidad. Juicio y castigo a los culpables".

Vale recordar que Jorge julio López desapareció de su domicilio en Los Hornos el 18 de septiembre de 2006, cuando iba a para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata seguía al comisario de la Policía Bonaerense por delitos de lesa humanidad de la última dictadura.

Ya había sido secuestrado en 1977 y estuvo prisionero hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención.

En los testimonios brindados en el marco del juicio, López había sido muy enfático al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial de La Plata. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias