domingo 04 de diciembre de 2022 - Edición Nº 29.188

Universidad | 3 oct 2022

La Facultad de Ingeniería de la UNLP asesorará a la CONAE en el desarrollo del lanzador satelital Tronador II

“Haremos trabajos de asesoría técnica tanto para la empresa como para la CONAE en temas de desarrollo y diseño", anticipó el director ejecutivo y de carrera del Departamento de Ingeniería Aeroespacial de la UNLP, Juan Sebastián Delnero.


La Unidad Académica llevará adelante trabajos de asesoría técnica para la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y para la empresa VENG SA. El decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Marcos Actis, participó del acto encabezado por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el que se anunció una inversión de casi $10 mil millones de pesos para avanzar en el desarrollo del lanzador argentino de satélites Tronador II.

“Argentina es pionera en el desarrollo aeroespacial en nuestra región. Nuestro recurso humano es extraordinario. Recurso que es fruto de una educación pública de excelente calidad. Lo veo en mis alumnos y alumnas en la Facultad de Ingeniería desde hace más de 30 años”, expresó Actis, quien además dirige el Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) en la UNLP, preside VENG y es miembro del directorio de la CONAE.

El acto tuvo lugar en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, en Córdoba. Allí el presidente Alberto Fernández dijo que "invertir en educación, en ciencia y tecnología es una gran inversión que el Estado puede hacer porque está invirtiendo en el futuro".

Estuvieron presentes, además, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Daniel Filmus, el gobernador cordobés Juan Schiaretti y el director Ejecutivo y Técnico de la CONAE Raúl Kulichevsky. En la ocasión se firmó un contrato entre la CONAE y VENG, dedicada a servicios y desarrollos tecnológicos, para llevar adelante el proyecto.

El decano de Ingeniería sostuvo que Argentina cuenta con la capacidad para fabricar un lanzador, pero para su concreción es necesaria una política de Estado a largo plazo. “Ningún país ni empresa hace un lanzador de un día para el otro. Es importante el acompañamiento del Estado en este tipo de proyectos. Para hacerlos realidad Argentina necesita desarrollar su infraestructura aeroespacial y un presupuesto que se sostenga en el tiempo”, declaró Actis. En esa línea, el ingeniero agradeció al gobierno nacional y al ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación por el apoyo al proyecto.

El director ejecutivo y de carrera del Departamento de Ingeniería Aeroespacial de la UNLP, Juan Sebastián Delnero, detalló que a partir de un convenio de cooperación entre la UNLP y VENG, la Facultad brindará actividades de apoyo de ingeniería. “Haremos trabajos de asesoría técnica tanto para la empresa como para la CONAE en temas de desarrollo y diseño. En el CTA se está armando nuevamente un equipo integrado por ingenieros, becarios y muchos especialistas para desarrollar diferentes temáticas de índole aeroespacial. Se van a desarrollar componentes, diseños conceptuales, preliminares y de detalle, además del desarrollo de materiales, procesos productivos y calificación de componentes entre otros”.

 

 

Delnero, que es responsable técnico del convenio de cooperación junto al director del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA), Pablo Ringegni, afirmó que el nuevo convenio es una continuación de otro firmado hace un año cuando se iniciaron las tareas preliminares para hacer resurgir el proyecto.

“En estos convenios las tareas son multidiciplinarias. Participan ingenieros aeronáuticos, aeroespaciales, mecánicos, electromecánicos, civiles y electrónicos, entre otros. Estamos muy contentos y con ganas de poder aportar, de colaborar con estas actividades”, manifestó Delnero.

Por último, Actis sostuvo que “está demostrado que la actividad aeroespacial puede generar un efecto derrame en otras industrias, multiplicando puestos de trabajo calificados y valor agregado a la economía”.

El futuro lanzador podrá colocar en órbita satélites de entre 500 y 750 kg, a una distancia de hasta 600 kilómetros de la Tierra, en el marco de una inversión estimada en 9.730 millones de pesos, como parte del Proyecto Inyector Satelital Para Cargas Útiles Livianas.

Para avanzar en el desarrollo del lanzador, desde ahora y hasta el 2030 se realizarán ensayos con los vehículos denominados TII-70 y TII-150, prototipos que servirán para poner a prueba los motores que llevará a bordo el lanzador Tronador II-250.

Además de incluir a la empresa VENG como principal contratista, el proyecto involucra el trabajo de más de 50 empresas nacionales e instituciones públicas del sistema nacional de ciencia y tecnología argentino.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias