martes 06 de diciembre de 2022 - Edición Nº 29.188

Información General | 17 nov 2022

El perfume y el color de los campos de lavanda impregnan Coronel Suárez, una opción dentro del turismo rural

El distrito del sur bonaerense tiene las condiciones óptimas para el cultivo de esta planta aromática.


El perfume y el color de los campos de lavanda impregnan Coronel Suárez, desde la primavera hasta el inicio del verano, y convierten el viaje en una experiencia sensitiva indescriptible.

El distrito del sur bonaerense tiene las condiciones óptimas para el cultivo de esta planta aromática: días cálidos, noches frescas y tierras con buen drenaje, ya que “no le gusta tener los pies en el agua”, aseguró Leony Staudt que administra, desde la década del setenta, el campo familiar El Pantanoso.

Los recuerdos de la Colonia Atkinson, fragancia de lavanda que se comercializó durante los años cuarenta y cincuenta, siguen activos en la memoria de Leony: “De  chica yo siempre había escuchado que cerca de Coronel Suárez estaba la plantación de lavandas de esta marca”, rememoró.

Esa nostalgia de la infancia, la impulsó para que a finales de los ochenta junto a su marido ingeniero Bertrand Laxague iniciaran el proyecto Lavandas de las Sierras.

“Los primeros plantines los trajimos de Francia y del Vivero Andino Patagónico de Bariloche, cuyo gerente, Bruno Polastri, italiano y gran entusiasta, ya había trasladado desde Francia plantines de Lavanda Angustifolia y de Lavandines para propagar”, explicó Staudt.

Con el tiempo se sumaron otras aromáticas como Tomillo, Romero, Salvia Officinalis y Ajedrea, entre otras especies, distribuidas sobre una superficie de treinta hectáreas.

 

 

 



Las plantaciones de Lavanda Angustifolia se extienden sobre 35 hectáreas, el incendio que se produjo en las sierras durante febrero de 2018 arrasó con gran parte de los campos. Hasta ese momento las aromáticas y las lavandas sumaban un total de 120 hectáreas. Los cultivos se cuidan de manera orgánica, sin herbicidas ni insecticidas que puedan contaminar el medio ambiente.

La lavanda se destaca por sus propiedades relajantes, antisépticas, cicatrizantes, antidepresivas y, además, es una guerrera letal contra el insomnio.

Se utiliza en perfumería y, desde hace un tiempo, la gastronomía comenzó a disfrutar del toque especial que le otorga a infusiones y preparaciones dulces.

Con ella se producen perfumes, ramos para decorar y ahuyentar tanto a las polillas como a los murciélagos; bolsitas para aromatizar la ropa; almohadillas para favorecer el sueño y también para combatir las contracturas. En el mundo culinario se elaboran helado con flor de la lavanda, budines, galletitas, miel e infusiones con té.

 

Con todos los sentidos


Lavandas de las Sierras, además de dedicarse a la producción de plantas, también ofrece servicios de turismo rural. El establecimiento abre las puertas de la Casa Escritorio para una escapada inolvidable en pareja o en familia.

 

 

 



“Durante la estadía se realiza una visita sin cargo a las plantaciones, donde explicamos el proceso de trabajo con los cultivos de lavanda y hierbas  aromáticas. En la recorrida se pueden apreciar, sierras, valles, montes y arroyos, con vacas, terneros,  y caballos que permiten palpar de cerca la vida de campo”, detalló Leony Staudt.

Se trata de una experiencia rural que invita a conectar con el silencio, el descanso y la naturaleza del lugar: la electricidad funciona a motor a partir del atardecer y hasta alrededor de las 23 horas, y no hay señal de WiFi.

“Se pueden recorrer a pie, por su cuenta, los potreros alrededor del casco de la estancia y presenciar la cosecha de la lavanda, desde el 5 de diciembre hasta principios de enero”, agregó la vecina de Coronel Suárez.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias