jueves 22 de febrero de 2024 - Edición Nº -1905

Información General | 8 mar 2023

Conocer para defender el ambiente, la experiencia de una activista colombiana en Valledupar

Diálogo con Carolina Vargas, administradora de una institución que realiza distintas actividades destinadas a sensibilizar sobre el cuidado de la naturaleza.


Carolina Vargas es una masoterapeuta y activista ambiental colombiana que nació en Barrancas Bermejas, Santander (Colombia), y actualmente vive en Valledupar, donde trabaja en una institución ambiental.

“Mi papá es un hombre que comenzó a trabajar hace treinta años en la temática ambiental y hace veinticinco fundó la Escuela Ambiental del Cesar, donde creó una pedagogía por medio del juego para acercar la naturaleza a las personas, porque uno ama lo que conoce”, indicó Vargas a Info Blanco Sobre Negro.

Con los años, la mujer siguió los pasos de su padre y junto a su esposo actualmente están al frente de la Escuela Ambiental y también administran la Fundación Planeta Silvestre, donde hacen investigación “enfocados en la fauna y flora silvestre”.

Sobre el funcionamiento de la institución, la activista comentó que es visitada por personas de todas las edades y destacó que buscan que sea “un templo destinado a la naturaleza”.

 

 

“Los árboles que están acá fueron plantados hace veinticinco años por adultos y niños”, resaltó la mujer, y añadió que “el lugar se conserva virgen”. Además, hay casas y juegos realizados con materiales reciclados para que la gente “se divierta” después de participar de una charla y sensibilizarse con el ambiente, además de realizar baños con barro.

No obstante, no todas son noticias positivas ya que en la zona hay falta de agua debido a que “unas construcciones que se hicieron de forma irresponsable secaron la acequia”, comentó la masoterapeuta colombiana.

Con respecto a sus inicios en el activismo ambiental, Vargas recordó que cuando se sumó a la Escuela lo hizo con el objetivo de realizar masoterapia únicamente y se fue involucrando en la defensa de los árboles, el agua, los animales. “Me fue gustando mucho, tanto que hoy en día soy una activista ambiental y formo parte de un colectivo integrado por 17 organizaciones que se llama Foro Ambiental del Cesar”.

En relación con las problemáticas ambientales de la zona, la activista sostuvo que están “en el corazón del mundo, en las sierras nevadas de Santa Marta, y Valledupar tiene unos cerros tutelares muy importantes; y como no se conoce lo que se tiene el actual gobierno quiere urbanizar uno de esos cerros, que es un pulmón natural”.

“Además, tenemos problemáticas con el río, cuyo agua viene cristalina y fría del valle de Santa Marta pero no lo cuidamos y las personas arrojan basura. Por eso la educación ambiental es tan necesaria”, agregó la ciudadana colombiana.

Conocer para defender el ambiente

Por último, Vargas se refirió a la idea de que hay que conocer más para poder defenderlo y recordó que “era una ciudadana común” hasta que por intermedio del “roce” con lo ambiental comenzó a conocer, por ejemplo, qué servicios prestaba un árbol. “Por eso invitamos a las Universidades, escuelas, empresas a realizar actividades con nosotros: caminatas educativas, camping, senderismo, donde siempre estamos observando con binoculares y lupas con el objetivo de informar y explicarle a las personas cómo funcionan los ecosistemas”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias