sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº -1956

Información General | 16 sep 2023

Publicaron un libro sobre la vida y obra del expresidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata Héctor "Cacho" Delmar


El periodista Gabriel López acaba de publicar una biografía sobre el empresario y expresidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Héctor Atilio "Cacho" Delmar" que ya está disponible en el Loboshop de la entidad deportiva.

Con edición de Ariel Hendler y Pablo Morosi, y un valor de 6.900 pesos, la obra cuenta la singular vida del máximo responsable del Lobo en cinco oportunidades, que además fuera deportista de la Institución.

 



Delmar nació en Ensenada en 1927 y se crió en el seno de una familia de inmigrantes. A poco de mudarse a La Plata, en 1932, se sumó a la colonia de verano del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata.

Siguiendo los pasos de su padre se convirtió en exitoso empresario de la indumentaria, donde su empresa homónima llegó a vestir a la aerolínea de bandera nacional. Años más tarde accedió a la Presidencia de Gimnasia y Esgrima La Plata durante la peor crisis deportiva e institucional del club, consiguiendo el retorno a la primera división durante el primer año de su mandato. Fue reelegido cinco veces presidente y una como vicepresidente, siendo a la fecha el presidente más longevo en la historia del Club.

En el año 1979, en reconocimiento a su activa colaboración con la colectividad italiana, la República de Italiana lo distinguió como Cavaliere dell’ Ordine al Merito della Repubblica Italiana. Años más tarde, en 2016, fue declarado Ciudadano Ilustre de la ciudad de La Plata. Falleció en La Plata en octubre del 2020 luego de contraer COVID-19.”

En el interior del libro de López, a modo preliminar, se pueden leer palabras de Marcelo Delmar, hijo del dirigente: “A medida que fueron pasando los años pude conciencia de la magnitud de los logros de mi abuelo Julio Delmar, y de mi padre, Héctor Delmar, ambos acompañados por mujeres excepcionales que le permitieron sobresalir, mi abuela, Pascuala Matelicani, y madre, María Nélida Amado".

"Sentí entonces la necesidad imperiosa de que toda esta historia fuese documentada para que no se perdiera en el tiempo, y mucho luego que, en 2016, Cacho fuera declarado Ciudadano Ilustre de La Plata. Fue así como logré convencerlo, ya en sus últimos años de vida, de que empezara a volcar sus memorias, aunque nunca pude conseguir que se abocara a la tarea de una forma sistemática y ordenada", se lee en el prólogo.

"Luego, en 2017, comenzaron sus problemas de salud, entonces opté por encomendar una crónica al periodista Gabriel López. Tras el fallecimiento de Cacho, en octubre de 2020, se profundizó el deseo de concretar este libro, que por suerte hoy podemos ver hecho realidad. He impulsado esta obra, en primer lugar, pensando en que mis hijos puedan conocer la historia de su familia y los esfuerzos que hicieron sus antecesores por su porvenir. Estas páginas también están destinadas al pueblo gimnasista, como testimonio de su propia historia, y a mi querida ciudad de La Plata, a cuyo esplendor mis antecesores hicieron un valioso aporte", concluyó Marcelo Delmar.

Por último, entre los capítulos del libro está el que narra el ascenso del Lobo, donde se relatan los momentos previos y la asunción como presidente de Gimnasia de Delmar.

“Es el atardecer del lunes 7 de noviembre de 1983. Héctor Delmar, de 56 años, lleva un traje hecho a medida de shantung de seda natural italiana combinado con una corbata a rayas. No va a un desfile sino a inaugurar su gestión como presidente de Gimnasia y Esgrima La Plata en la sede de calle 4, donde medio siglo atrás entró de la mano de su padre para inscribirse en la colonia de verano. Sube con impulso entusiasmo las escaleras que conducen a las oficinas del primer piso donde, pese a su acostumbrada puntualidad, ya lo esperan varios miembros de la Comisión Directiva. Hay saludos efusivos y presentaciones entre algunos integrantes de la nueva conducción que no se conocen entre sí", relata López.

“Apenas entré les dije: ‘Aquí hay que poner el hombro todos los días, hay que venir a trabajar por el club. Si no ganamos el ascenso en el primer año, estamos muertos’. Esa fue la condición”, contó alguna vez el propio Delmar.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias