miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº -1911

Política | 28 nov 2023

El ajuste que anunció Milei ya "derrama" en la Provincia de Buenos Aires y en La Plata

Además, el presidente del Concejo Deliberante local está involucrado en un juicio vinculado a los feriantes del Parque Saavedra.


Por: Nicolás Harispe

En La Plata, y en todos los distritos ubicados desde Usuahia hasta La Quiaca, los jefes comunales y los gobernadores no paran de hacer cuentas. Los gastos previstos de cara al año 2024 desbordan el marco de lo pensado tras el mileiazo del 19 de noviembre pasado.

Para peor, la caída de la actividad económica que se registra por la estampida inflacionaria postelectoral (que, por otra parte, venía tomando carrera desde hacía varios años y de la que poco se habla) presagian menos recaudación en las provincias y los municipios de toda la Argentina.

Sumado a ese panorama de altísima inflación, aparece en el horizonte el ajuste de 15 puntos del PBI que prometió para el presupuesto de la Nación 2024 el presidente electo, Javier Milei. Ese tijeretazo solo es posible si las provincias y los municipios reducen sus propios gastos, como ya empezaron a hacerlo.

En el entorno de Julio Alak el hermetismo es fuerte y se extiende a todos los funcionarios que se están preparando para asumir. Fuentes vinculadas al líder del peronismo platense admiten que todavía no está cerrado en forma completa el gabinete local. Pero reconocen que será un año tremendo en materia de ingresos.

La gestión saliente no muestra señales de alarmas. Los más optimistas esperan cerrar el año dejando una deuda "aceptable" en términos políticos.

Julio Garro lo necesita no solo para despedirse con buena imagen, sino también con vistas a su futuro político, indisolublemente ligado al balance sobre su administración que haga la sociedad platense.

Darío Ganduglia, su mano derecha y hasta el 10 de diciembre, presidente del Concejo Deliberante, este viernes deberá declarar en una causa que lo tiene como protagonista: el juicio que se desarrolla contra feriantes que fueron, según denuncian, torturados salvajemente.

Atención con ese caso, que puede presagiar un verano muy tórrido para Ganduglia y sus ex colaboradores en la secretaría de Seguridad local. Además, todavía tiene cuentas del año 2022 sin pagar y proveedores agotados de gestionar el cobro en las oficinas que ocupaba en el primer piso del Palacio Municipal.

El recuerdo que dejó el ex intendente Pablo Bruera alcanza para demostrar que también en el plano municipal la historia la escriben los que ganan. La inundación lo conminó a quedar en las peores páginas de la política platense, pero los problemas de esa gestión también estuvieron ligadas al desborde y al desorden de las cuentas del municipio. Y a la corrupción también, indudablemente.

 

Kicillof, por su parte, hoy tuvo que reunirse con Sergio Massa para conseguir ayuda con el fin de afrontar el pago del aguinaldo de los trabajadores estatales. Además, la asistencia económica y financiera que la Provincia recibió de la Nación (en reiteradas veces y en diferentes mandatos) quedará estos cuatro años que vienen en el arcón de los recuerdos. "No hay plata", repite Milei, y menos va a haber para que el gobernador opositor más importante cierre el año 2023 con las cuentas más o menos al día.

 

¿Tienen los gobiernos provinciales formas de sortear a la motosierra? Expertos en Economía y Derecho miran hacia atrás y toman registro de lo que Carlos Ruckauf (insospechado de marxista hasta por los antimarxistas que nunca leyeron ni una línea de Carlos Marx) hizo sobre el final de la Convertibilidad, justo en la previa del estallido de diciembre de 2001 cuando emitió moneda propia. Solo a modo de ejemplo lo mencionan, pero habría que dejar puntos suspensivos en esa cuestión. Es una posibilidad que parece improbable, aunque el agravamiento de la crisis económica y social no dejan nada afuera del marco de lo posible. Esto es Argentina, además.

En Ensenada Mario Secco tiene un margen más amplio que sus pares de la Región Capital. La proporción entre habitantes y empresas con alto poder contributivo hicieron, junto a una buena administración comunal, que ese distrito avanzara sin pausa desde el año 2003. Son dos décadas de crecimiento para la ciudad ribereña, y Secco en los últimos comicios ratificó que, por ahora, es muy poco cuestionado y tiene un importante apoyo popular. Allí sí hay algo de margen para equilibrar gastos e ingresos.

Por el contrario, el intendente de Berisso, Fabián Cagliardi deberá poner a su presupuesto en línea con la caída de la recaudación que todos los analistas prevén, pero al mismo tiempo no puede ajustar el presupuesto en un municipio donde ya es insuficiente.

Este efecto dominó del control del gasto, o ajuste en todos los niveles, promete capítulos hasta ahora desconocidos en la Argentina. Los más perjudicados serán los excluidos, como ocurre en este país desde la fundación de esta Nación. Nunca fue la política la que pagó algún ajuste, las relaciones de poder siempre cargaron los costos sobre los más débiles.

Por otra parte, la macrización del gobierno casi - casi libertario destroza el relato anticasta y renovador de Javier Milei. La reorganización y el orden de las cuentas públicas son una necesidad ineludible, pero no de cualquier manera, ni a cualquier costo.

Lo que en estos días se presenta como revolucionario, es una simple restauración de lo viejo, esta vez con jóvenes libertarios entusiastas, pero que tiene la conocida receta de la ortodoxia ultraliberal. Una economía y una formación social en la que, sin Estado, o con un Estado mínimo, el hombre es el lobo del hombre.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias