Entrevista a Guillermo Garaventta
“Argentina sigue exportando carbonato de litio con una declaración jurada”, advirtió un investigador de la UNLP

Info Blanco

Investigador del Centro de Tecnología Aeroespacial.

 

Por Martín Mazzoleni

 

“Argentina sigue exportando carbonato de litio con una declaración jurada”, advirtió un investigador de la UNLP que desde hace años está al frente de diferentes desarrollos de baterías y vehículos eléctricos que realiza la casa de altos estudios.

En diálogo con Info Blanco Sobre Negro, Guillermo Garaventta aseguró: “En Argentina, por algún motivo, se discuten cosas obvias como lo que sucede actualmente con el Río Paraná. El litio es nuestro, vale fortuna y no sé qué estamos esperando para fabricar pilas. No se entiende por qué Bolivia lo pudo lograr y nosotros no, cuando tenemos la ciencia más avanzada del continente”.

“Se siguen llevando el carbonato de litio con una declaración jurada y además se llevan un montón de supuestos desechos como el cobre, el hierro y el oro, minerales que están dentro de la salmuera. Nos están tratando de boludos. No podemos seguir regalando nuestros recursos”, reprochó el ingeniero.

El último desarrollo que tuvo como protagonista a Garaventta y su equipo de trabajo fueron las baterías satelitales que permitirían a Argentina ahorrar millones de dólares en los próximos proyectos espaciales. También avanzan en la conversión de colectivos de pasajeros urbanos de motores a diesel a otros 100 por ciento eléctricos.

“Hay posturas de traición. Cuando Bolivia se planteó hacer una fábrica de baterías de litio en 2009, yo hablé con dirigentes que estuvieron en ese proceso y me contaron que un ministro chino les había planteado que no les convenía hacer baterías, que no era rentable. El funcionario boliviano le contestó que era muy raro que ellos hicieran negocio con algo que no conviene”, relató el investigador.

 

Lo que el litio toca se convierte en oro

El especialista entrevistado por este medio también señaló: “La realidad es que todo lo que el litio toca se convierte en oro. La segunda guerra mundial se ganó gracias a la grasa de litio, el aluminio enriquecido con litio se usa en aeronáutica y vale 20 veces más, si se lo convierte en un isótopo 6 o 7 se convierte en un producto que vale 50 mil dólares el kilo y se usa en los reactores nucleares. Poniendo litio en determinadas estructuras cristalinas se hacen los filtros que usan los aviones y las naves espaciales”.

“Nosotros lo seguimos vendiendo como carbonato de litio a través de una declaración jurada. Lo único que producimos es conocimiento científico que usufructúa el mundo en forma gratuita gracias a las publicaciones en las grandes revistas internacionales que dan prestigio a cambio de regalar conocimiento. Una vez que publicás en esas revistas, el 50% de las patentes pasa a ser propiedad del editor”, aseguró.

De todos modos, Garaventta reconoció las dificultades coyunturales actuales para poder avanzar con proyectos como el desarrollo industrial del litio. “Hay algunas intenciones pero con el Covid el foco está puesto en otro lado”, expresó.

El científico además opinó que el principal problema son “las oscilaciones del país que hacen que todo sea muy complicado”, y recordó: “Durante el macrismo me reclamaban que hiciera más publicaciones, mientras que antes me pedían que me enfocara en la transferencia de tecnología. Las dos cosas la pedían la misma gente como el caso de Lino Barañao”.

“Hay que tener una estrategia de país, si no sabemos lo que queremos vamos a ir siempre para cualquier lado. Necesitamos tener un horizonte más allá de quienes gobiernen. Hay muchos grupos intentando hacer cosas pero a este gobierno con la pandemia y la deuda es difícil pedirle demasiado”, expresó.

De todos modos, Garaventta consideró que no todas las medidas necesarias incluyen una inversión, sino que hay algunas medidas que son puramente políticas.

“Sería importante que el litio sea declarado recurso estratégico. Los países desarrollados que tienen la capacidad de hacer lo que quieran con el litio no lo tienen, por lo que eso los hace vulnerables”, aseguró.

 

 Argentina quiere quintuplicar la exportación del carbonato de litio

Argentina, Bolivia y Chile poseen el 85% del litio de salmuera del mundo. Hasta el momento, el único país que avanzó en un proyecto de industrialización del recurso es Bolivia a través de un acuerdo con China que incluye la transferencia de tecnología.

Recientemente, se conoció que Argentina pretende quintuplicar la producción anual de carbonato de litio a más de 230 mil toneladas para fines de 2022.

“Argentina necesita fortalecer proyectos que conduzcan a exportaciones, y la minería es parte de esa solución”, aseguró el ministro de Planificación, Matías Kulfas, luego de una reunión con empresarios del sector.

Por su parte, el secretario de minería de la Nación, Alberto Hensel, les prometió que el gobierno analizaría mayores incentivos a la inversión, incluida una posible exención para la repatriación de ganancias. “Debemos garantizar que las empresas tengan acceso a los ingresos por exportaciones”, aseguró.

También sugirió que Argentina podría imponer un sistema de impuestos a la exportación “progresivos” para cobrar tasas más bajas al comienzo de un nuevo desarrollo y así garantizar que las empresas puedan obtener un retorno de su inversión inicial más rápidamente. Actualmente, el litio paga un impuesto a la exportación del 8%.

 

 



Comentá desde Facebook
Next Post

El viernes se cumple un año sin Facundo Astudillo Castro y hay demasiadas preguntas sin respuestas

El expediente ya tiene 33 cuerpos y más de 6.500 fojas.