jueves 21 de octubre de 2021 - Edición Nº 29.188

Cultura | 23 jun 2021

Entrevista

Claudio Poizon: "En el rap no hay diferencias, están todos compartiendo música"

El freestyle rap, o ''rap estilo libre'', es un fenómeno en ascenso también en La Plata.


 
Por Federico García @federicogarciaps_lp
  En La Plata hay un fenómeno cultural que circula de plaza en plaza, y va sumando jóvenes semana a semana. Dialogamos con un referente de la expresión musical que es el centro de esa experiencia en ascenso:  el freestyle rap, o en nuestro idioma, "rap estilo libre". Claudio Poizon tiene 30 años, es técnico en reparación de aire acondicionado y rapero. Se reúne con otros pibes y pibas a compartir su pasión en distintas plazas de la ciudad. La mayoría tiene entre 18 y 20 años. "Siempre ondeamos por el centro para que le quede cómodo a todos”, dijo en la charla con Info Blanco Sobre Negro. Claudio estuvo a cargo de un Taller de Rap en Villa Argüello, otro en Ensenada, otro en el Centro Cultural Olga Vázquez. Sus referentes son Nach y Gladiadores del Verso. Los orígenes de este ritmo o estilo musical pueden hallarse en los Estados Unidos, en los años 90. Quien improvisa se llama rapero, MC, freestyler o gallo. En la Argentina, como en otros países, hay competencias y la más conocida es Red Bull Batalla de los Gallos. La Plata no es la excepción y, al atardecer, en algunas plazas se pueden observar gran cantidad de chicos y chicas mirando de cerca “las batallas” entre diferentes competidores. Hace ya varios años que ocurren este tipo de eventos en la ciudad, y también en los barrios de la periferia platense. Durante una de las competencias en Plaza Azcuénaga, antes de la pandemia, llegaron a formar 40 equipos de tres personas cada uno. Y se sumaron como espectadores 20 ó 30 personas más, unas 150 personas, aproximadamente, en total. Es que el rap es un fenómeno que está hace años está en la Argentina, pero en los últimos años tuvo una explosión muy grande.     Al respecto, Claudio Poizon dijo que las competencias “son como picaditos, donde se juntan los pibes a batallar, a competir” con la intención, en algunos casos, de ir a las "peleas" en Capital Federal, que son las más importantes. Entre ellas destaca El Quinto Escalón. Hay "batallas" de freestyle rap que establecen una temática y reglas estrictas, pero en el caso de La Plata, donde muchas son más “under”,  las reglas no son tantas y son más flexibles. Hay dos raperos y un minuto para batallar, cada uno tiene diez segundos en un ida y vuelta de discusión improvisada, para la que hay técnicas de rimado. “Se cruzan distintas clases sociales, pibes de barrio con pibes del centro, y son discusiones en base a eso, a los principios de cada uno, la moral de cada uno, sus vivencias, se mezcla todo”, señaló Claudio Poizon, y agregó: “Ves grupos reunidos donde no hay diferencias, están todos compartiendo música y eso es lo mejor de todo”. Como en cualquier competencia también hay un jurado, son tres personas las que deciden. Cada jurado tiene un punto y el ganador se consagra solamente por el criterio de ellos y, a veces, se generan algunas polémicas.  

Sucre: La competencia más importante de rap en La Plata

Actualmente no se hace más pero, antes de la pandemia, esa competencia, según Claudio Poizon “muy bien armada”, juntaba 120 personas aproximadamente, de La Plata y otros lugares. “La Sucre fue una motivación para todos los pibes porque se podían sumar puntos para lo que es la FMS Argentina (Freestyle Master Series, la competencia más importante del país). La mayoría apunta a eso, además de los que rapean desde hace más tiempo, que van a disfrutar”, graficó Poizon. A través de las competencias regionales, como Sucre, se suman puntos para ir a las competencias nacionales pero también están las barriales o las de ciudad, que no suman puntos pero se gana el dinero recaudado y a veces se ofrecen premios como una remera, una gorrita, un corte de pelo o un tatuaje. “Yo lo comparo con el potrero, hay gente que juega todos los días y aspira a estar en un club, y hay otros que van solamente para jugar un picado”, aclaró el entrevistado. “Sucre era muy polémico porque parecía que había cierto favoritismo de ciertas personas a las que se les hacía más fácil pasar, terminaba una batalla y la votación era dudosa; y se entiende por qué hay competencias que buscan resaltar”, manifestó Poizon. “Si yo soy organizador de una batalla y puedo sacar a alguien con un perfil FMS, por ahí mi competencia se vuelve reconocida. Por lo menos lo que nos pasó a nosotros fue eso, que la única competencia buena que había era Sucre pero perdió mucha credibilidad y después entre nosotros hubo que empezar a organizar y a movernos”, agregó el entrevistado. Claudio continuó su relato: “En La Plata nos organizamos entre nosotros, alguno consigue algún jurado, la mayoría también raperos, convocamos por redes sociales y  con el 'boca en boca' aunque ya casi no se usa porque publicás algo en Instagram y lo van compartiendo”.   -Info Blanco Sobre Negro: ¿Sobre qué temas rapeás y cómo te preparás? Claudio Poizon: Uno comparte todo lo que es. Lo que tiene el rap o el freestyle es que si bien hay reglas para seguir un ritmo, hay un compás que hay que respetar, un tiempo que no te tenés que pasar, tiene el idioma propio de cada uno, que quiere expresar lo que siente. Hay competidores que entran y tiran chistes como un “descanso” a otro, y del otro lado por ahí le “tiran” una frase filosófica. En un Taller de Rap le decía a los pibes que la clave era expresarse cada uno en su lenguaje, en sus creencias y vivencias, no había barreras ni ideologías que les marquen una línea ni nada y creo que los pibes siempre van a respetar eso, siempre van a ver cuando haya otra intención. Hay un tipo de improvisación que se enfoca en lo que es batallar contra el otro, y también está la otra cara de la moneda, que es un freestyle más libre, más pensativo e inteligente. Lo que está bueno es que hay muchos pibes que tienen otra energía por haber conocido el rap, por tener algo a que apuntar, tener un lugar de pertenencia en un grupo, he conocido casos de pibes que rapean muy bien y han pasado malos momentos en su vida.   -Info Blanco Sobre Negro: ¿Qué es lo que más te gusta del freestyle? Claudio Poizon: Me apasiona el freestyle y las batallas por el tema de que no tenés tiempo y tenés que hacer dos cosas al mismo tiempo, estar hablando o rapeando y, a la vez, pensando en lo que le vas a decir, pensando en como vas a cerrar la rima. El gran desafío es hacer dos o tres cosas en una milésima de segundo.      
                   
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias